Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Luchas y Resistencias Las comunidades en resistencias


Argentina: Feminismo organizado, ni una menos ¿Y el Estado?

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

La CalderaBisNi una menos es la consigna más instalada en los medios de comunicación y redes sociales en estas últimas semanas. Ante el número alarmante de femicidios durante el 2014 (277 registrados) y la seguidilla de casos de femicidio (más de 20 registrados), abusos, violaciones, mujeres prendidas fuego o en situación de violencia de género, en lo que va del 2015, la consigna #NIUNAMENOS llega tarde.

maingraphic

Por un lado, tenemos a sectores de profesionales, periodistas y famosos, cercanos al gobierno de Cristina Fernández, que impulsaron una convocatoria para decir basta a los femicidios, invitando a salir a las calles ante tanta violencia machista. Dichos sectores reclaman a la sociedad que pare de matar mujeres, jóvenes y niñas. Sin embargo, cabe preguntarse cuál sería la responsabilidad del Estado en la garantía de la seguridad de dichas mujeres, que en muchos casos ya habían dado intervención a la justicia sobre su situación. ¿Cuál es la respuesta práctica y de largo plazo que se les da a estas mujeres en situación de violencia?

Por el otro, los sectores organizados de mujeres, y espacios de géneros y feministas, se organizan y participan en cada jornada de lucha y ayuda para las mujeres que sobrevivieron y sus familiares. Lo hacen con el propósito de acompañar y visibilizar la ausencia del estado y la complicidad judicial ante estos casos, lamentablemente numerosos, y con un denominador común: la denuncia y la falta de respuestas.

Es esta misma fuerza organizada la que, por medio de la lucha incansable, obliga a sectores de las clases dominantes a lavarse la cara con un cartel, cuando son lxs principales reproductores de mandatos y estereotipos que refuerzan la estructura patriarcal a partir de la difusión de una cultura sexista y homolesbotransbifobica.

La respuesta del Estado, más allá de un discurso progresista y marketinero de amplios sectores, sigue siendo la no implementación de la Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales- Ley 26.485 - sancionada hace ya seis años.

La falta de voluntad política en su aplicación, se expresa en el magro presupuesto asignado a políticas públicas que garanticen una mínima asistencia y respuesta ante las situación de violencia que las mujeres vivimos cotidianamente en nuestras casas, lugares de trabajo, en la calle, las cárceles e instituciones estatales.

La falta de presupuesto y políticas publicas acordes ante la situación alarmante que sufrimos las mujeres a nivel nacional no es una novedad para nadie.   Cientos de casos de abuso y femicidio y la respuesta del Estado es la complicidad de los poderes judicial y ejecutivo con la Iglesia, el vaciamiento y la nula voluntad política de frenar esta avanzada de las expresiones mas extremas del patriarcado: mujeres muertas por femicidios, mujeres secuestradas por redes de trata, mujeres muertas por abortos clandestinos .

cartelera argentinaBisPero la respuesta de los sectores en lucha permanente es la garantía de que estos hechos no queden impunes. Es por eso que cuando se difundió la noticia del fallo de Piombo - Sal Llangués, donde redujeron la pena a un dirigente de un club de fútbol infantil, condenado por abuso probado a un niño de seis años, con el argumento de que la víctima tenía una "orientación sexual homosexual" y que estaba habituado a ese accionar pues había sido abusado en su hogar, las organizaciones y el pueblo en general salieron a denunciar este hecho no sólo por ser un fallo machista y homofóbico, sino por que desconoce todas las convenciones que protegen los derechos de lxs niñxs.

Con este fallo y su repudio enérgico, estamos discutiendo el rol de la justicia y sus concepciones patriarcales y de clase que la constituyen. Esa justicia que con la excusa de tecnicismos esconde su propósito, el de proteger y cuidar a los violadores y femicidas, cuestionando a la víctima que en muchos casos ya no tiene voz para defenderse.

En mi cuerpo decido yo.

Este 28 de mayo se cumple una década de la fundación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Esta campaña se organizó a través de los años con mujeres de amplios sectores y edades en los Encuentros Nacionales de Mujeres, logrando por medio de un objetivo claro, unir fuerzas y luchas día a día por el derecho a decidir.

Hoy en día la situación de las mujeres en la Argentina respecto a la posibilidad de decidir sobre las maternidades es preocupante. Cada año mueren un centenar de mujeres por realizarse aborto en condiciones de clandestinidad. Es decir, condiciones de insalubridad, sin insumos ni personal especializado, gastando dinero que no se posee, pues la gran mayoría pertenecen a los sectores de la clase empobrecidos. Esta condición de clandestinidad también abarca a las clínicas privadas o consultorios que, recibiendo también mucho diner,o realizan abortos a aquellas mujeres que pudiendo decidir y poseyendo el dinero pueden garantizarse la interrupción de un embarazo en condiciones debidas, pero con el peso de haber cometido un delito, al decidir sobre su propio cuerpo.

catolicas-por-el-derecho-a-decidir-4N

La ilegalidad y la penalización no puede esconder que más de medio millón de mujeres realizan estas prácticas, que en condiciones de salubridad y garantizadas por los Estados Nacional, Provinciales y locales, evitaría cientos de muertes.

Es una práctica que reconoce el derecho de las mujeres sobre su propio cuerpo, de las parejas de cuando desean ser madre o padres, pero sobre todo, es un derecho que pone en jaque el rol social de las mujeres como “las creadoras de vida” quienes deben llevar adelante la crianza y el mantenimiento de los hogares, lugar donde se realizan muchos trabajos todos ellos productivos pero no pagos. Se cuestiona el propósito de la procreación, el rol de las materno-paternidades, abriendo un debate público, colectivo y político, algo que el capital y el patriarcado intenta presentar en términos individuales, privados y morales.

No es un enfermo, es un hijo sano del patriarcado.

¿Pero que hay por detrás de las miles de mujeres muertas por abortos clandestinos, por femicidios, violadas, desaparecidas y secuestradas por las redes de trata, criminalizadas por la “justicia”, silenciadas por el estado y los medios de comunicación?

Debemos reconocer las determinaciones del sistema patriarcal y su relación con el capitalismo, para poder analizar críticamente estos hechos que, a esta altura, nadie puede decir que son aislados, actos de locura cometidos por psicópatas, monstruos o enfermos, en tanto expresión más extrema de las relaciones de poder y dominación necesarias para la reproducción de la sociedad actual.

La relación y complicidad estructural que se genera entre el poder judicial, el aparato represivo y el poder político (sea legislativo o ejecutivo) es evidente. Los fallos de la justicia patriarcal, siempre a favor de abusadores y violentos, revictimizando a la víctima, se refuerza con manipulación de pruebas, encubrimiento policial, relaciones directas entre funcionarios, jueces y policías para archivar causas, mecanismos muy conocidos por quienes quieren hacer justicia y las organizaciones que acompañan y llevan a las calles estos reclamos.

En la calle, en las camas y en las plazas.

La lucha antipatriarcal no comienza ni termina el 28 de mayo, ni el 3 de junio. La lucha comenzó hace tiempo, y es un camino largo que fue recorrido por muchxs que se han encontrado tristemente con la violencia machista y patriarcal en algún momento. Pero no por triste y solitario el camino no puede volverse colectivo y de alegrías.

Sólo por medio de la solidaridad fraterna, sorora y disidente combatiremos la opresión heteropatriarcal en donde se encuentre: en las calles, en los trabajos, en las camas y en nuestras militancias. Será la organización de la clase, de las mujeres en sus múltiples formas, de lxs trans, lesbianas y putxs, la que logrará arrebatar al Estado el respeto a nuestros derechos.

Fuente: La Caldera, 28 de mayo de 2015

 

Artículos de La Caldera publicados por La Pluma:

La otra izquierda griega-Entrevista a Panagiotis Sotiris, de Antarsya

La lucha de las mujeres crece, desde abajo y a la izquierda

Argentina: 18F – 1M: No seguir huellas ajenas

Syriza en la cuerda floja

Grecia: Fase Uno. Entrevista a Stathis Kouvelakis.

 

 

Palabras clave:Argentina  Luchas de género  Ley de protección integral  patriarcado  violencia contra las mujeres  lucha antipatriarcal  abusos  violaciones feminismo  estereotipos  complicidad judicail  victimas  derecho al aborto  opresión heteropatriarcal  La Caldera  

Actualizado ( Domingo, 14 de Junio de 2015 00:40 )  

Dosieres de actualidad destacados

 

Editorial La Pluma n° 1: A tod@s

Tenemos enemigos. Algunos de ellos intentaron hacer desaparecer nuestro sitio el 27 de marzo. Ese ataque maligno fue rechazado por nuestros proveedores de servidor. Sin duda estos enemigos trataran de...

 

Colombia: Solicitud de suspensión de las aspersiones con glifosato

Petición para solicitar la inaplicación de la Resolución 001 de enero 2017, expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes  En el año 2015, la suspensión de las aspersiones con glifosa...

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net hace un llamado a los ciudadanos del mundo, a los medios alternativ...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net apoya irrestrictamente la Revolución Bolivariana, hace un llamado ...

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy46552
mod_vvisit_counterAyer59920
mod_vvisit_counterEsta semana171136
mod_vvisit_counterSemana precedente390448
mod_vvisit_counterEste mes940604
mod_vvisit_counterMes precedente2279838

We have: 925 guests, 30 bots online
Tu IP es: 54.224.103.239
 , 
Hoy es el 17 de Jul de 2018