Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Naufragios

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Juan Diego GarcíaEl reciente naufragio de una barcaza en el Mediterráneo con la muerte de más de 900 inmigrantes africanos despertó la indignación de la opinión pública mundial. Por su parte, las autoridades de la Unión Europea se rasgan las vestiduras y prometen tomar medidas para evitar que el drama se repita. Pero no es la primera vez que esto sucede ni será la última pues las medidas prometidas no apuntan a las verdaderas causas del problema. En esta ocasión y ante la gravedad de lo acontecido inclusive se amenaza con acciones punitivas contra las barcazas y las mafias que las organizan.

 

gal_10028

El fenómeno de la emigración masiva no es nuevo aunque sin duda presenta hoy dimensiones catastróficas. Siempre hubo “espaldas mojadas” pero no en la dimensión actual; siempre hubo inmigrantes de las colonias que buscaban en las antiguas metrópolis una salida a la miseria en que quedaron sus países tras el fin formal del colonialismo. Fueron muchos los que en todo el mundo emigraron a Estados Unidos (muchas veces de manera ilegal) para alcanzar el “sueño americano”· Pero la dimensión de aquellas emigraciones no se pueden comparar con las actuales que movilizan en períodos muy cortos a millones de personas de la periferia pobre del planeta al Occidente desarrollado, al Japón y hasta en menor medida a las nuevas potencias emergentes como China.

 

El capitalismo genera estos fenómenos de manera espontánea, agudizados ahora por la estrategia neoliberal. El capitalismo en expansión provoca el desarraigo y obliga a millones de personas a buscar nuevos horizontes sacrificando todo y poniendo en riesgo inclusive su propia vida. Primero fue en Europa y luego en todo el planeta. Es el precio del “progreso” que favorece a unos pocos y sacrifica a millones, a civilizaciones enteras si hace falta. Desplazar a millones de seres humanos (o exterminarlos) no es entonces ajeno a la naturaleza misma del capitalismo.

En efecto, el libre comercio (y su versión moderna, el neoliberalismo) ha arrasado el tejido industrial/artesanal de muchos países o los somete a dependencias de nuevo tipo en las “maquilas”, destruyendo millones de puestos de trabajo pues las empresas locales cierran o se ven impelidas a funcionar como la parte menor de la cadena productiva de una empresa transnacional. La invasión de productos agrícolas subvencionados del Occidente rico con los cuales tampoco puede competir la agricultura local arroja a otros tantos millones al desempleo y el desarraigo. El caso de México resulta paradigmático para la región, como primer país del área que ha suscrito un tratado de libre comercio con Estados Unidos y experimenta una de las mayores sangrías de población rural que busca entonces el camino del norte como tabla de salvación. Similares procesos se producen en el resto del continente. El ex presidente Clinton reconocía cómo el arroz barato (y altamente subvencionado) de su país había arruinado a miles de pequeños cultivadores haitianos. No sorprende entonces que de esa isla caribeña salgan miles de balseros que huyen hacia Puerto Rico (y que también naufragan con frecuencia) y que otros tantos emigren a los Estados Unidos, en donde se aprovecha esta mano de obra barata para disminuir los salarios locales (igual sucede en Europa). Sin los millones de “ilegales” que recogen las cosechas en Estados Unidos, ¿podría ese sector tener las fabulosas ganancias que reporta? Y lo que es válido para la recolección de frutas vale para amplios sectores de los servicios y la industria que se nutren de esta mano de obra barata.

La pugna entre las potencias (tradicionales y emergentes) por mercados, suministros baratos de materias primas y zonas de influencia en todo el planeta deviene cada vez con mayor frecuencia en guerras que a su vez generan millones de emigrantes y desplazados. En África compiten ferozmente multinacionales que fomentan y financian estas guerras, cuando no son los propios estados metropolitanos como Francia o los Estados Unidos quienes intervienen directamente en ellas (caso de Libia). Millones de afectados prefieren entonces arriesgar sus vidas camino de la Europa rica antes que perderla en alguna guerra étnica o religiosa siempre vinculada a la explotación de alguna mina o al contr ol de ricos campos petrolíferos. Las actuales guerras en Siria, Pakistán, Yemen, Afganistán o Irak tienen como trasfondo la competencia de grandes compañías por el petróleo y el gas de la región y por el control de las rutas del transporte. No sorprende entonces que entre los miles que intentan llegar a Europa en improvisadas pateras se encuentren tantos africanos, sirios, libios o iraquíes.

El capitalismo está pues en la base del problema y será su desmantelamiento o al menos su regulación (si es posible) la única forma de dar solución al drama humano de la migración masiva. Poco resuelve la caridad (aunque esté inspirada en las mejores intenciones); menos aún las anunciadas medidas policiales de control de fronteras cuando hay tanto empresario ansioso por contratar mano de obra tan barata. Ya se encargará la policía de regular esos flujos según las necesidades de mano de obra de sus empresarios: expulsar masivamente cuando decae la actividad, hacer la vista gorda cuando se la requiere. Mientras se practique la guerra económica que supone el libre cambio o la guerra abierta -todavía lejos de las metrópolis- serán millones los desplazados que aún a riego de sus vidas buscarán llegar a las economías ricas en las que al menos no hay guerra, y a pesar de las duras condiciones de explotación a las que serán sometidos.

El desplazamiento, el desarraigo, la expulsión del suelo natal, la persecución masiva y la guerra son inherentes al sistema capitalista desde sus orígenes. Pero sin duda, el modelo neoliberal predominante hoy en el planeta lleva esas tendencias propias de la naturaleza del sistema a formas de escandalosa gravedad con costes humanos de enorme dramatismo. Y nada indica que eso vaya a cambiar, al menos a corto plazo. Habrá nuevas pateras hundidas en el Mediterráneo; habrá otros tantos miles de muertos en la frontera sur de los Estados Unidos, “espaldas mojadas” que arriesguen sus vidas en pos de un sueño quizás irrealizable. Habrá también solemnes promesas oficiales para buscar soluciones humanitarias que nunca se cumplen mientras en verdad se construyen nuevos muros, se erigen nuevas barreras de todo tipo y proliferan los “comandos ciudadanos” que como en el sur de Estados Unidos cazan a tiros a los inmigrantes o en Europa organizan batidas de “limpieza” contra los recién llegados

Juan Diego García para La Pluma, 30 de abril de 2015

Lea en La Pluma:

Crimen de Lesa Humanidad: la UE quiere las riquezas de África, pero a las personas no

Una "Europa fortaleza" no sólo para extracomunitarios : Crisis, deuda e inmigración. Parte 1

Crisis, deuda e inmigración: La mortífera política migratoria de la Unión Europea: Muros, cuchillas y sangre. Parte 2

Crisis, deuda e inmigración: España pasa de la inmigración a la emigración en cinco años de crisis. Parte 3

Juan Diego García (Cali, 1945). Doctor en sociología, Universidad de Frankfurt/RFA Reside en España desde hace varios años. Escribe una columna semanal que publican diversos medios. Corresponsal de La Pluma.net

Artículos de Juan Diego García publicados en La Pluma:

La Cumbre y el imperio

Colombia: Legalidad y legitimidad

La ofensiva

Grecia

Cría cuervos...

Cuba

El estado fallido

Colombia: Los riesgos del proceso de paz

El auge nacionalista

La crisis de un modelo

La nueva izquierda en Europa

Colombia: Balance (provisional) de un proceso

Las perspectivas para la paz en Colombia

Palestina

Guerras en curso

¿Entre la paz y la guerra?

La batalla de Venezuela

Colombia: El poder de los cuarteles

Colombia: Obstáculos al proceso de paz

Un proceso revelador

Colombia: Un avance considerable hacia la paz

Colombia: entre la ilusión y el pesimismo

El paro nacional del 19 A

Cuestión de legitimidad

Colombia: Arde Catatumbo

Colombia: La reforma política

Colombia: Santos el imprudente (¿?)

Proceso de paz y contexto internacional

9 de abril

Manipulación mediática y hechos irrefutables

Los diálogos estancados

Nuevos desafíos

Los límites de la indignación

Los diálogos de paz. Un balance y unas perspectivas

La batalla de Venezuela

Construyendo legitimidad

Abstención

¿Salidos del guión?

El volcán europeo

Colombia: Un proceso esperanzador

Horizontes de paz

La vieja maldición de la minería

Santos y los caminos de la paz

Paraguay

Las llaves de la paz

Extractivismo y desarrollo

La marcha patriótica

Obstáculos a la paz

Crisis y alternativas

Un toque final

Panorama de los Derechos humanos.

La CELAC

Sobre la educación y la ciencia

Alfonso Cano

Arrollados por el progreso

Los paramilitares secuestran, violan, descuartizan y desplazan a pobladores de Nariño y Cauca

Ofensiva neoliberal

Oslo

Reformismo y revolución

Tramacúa

El 15 M

Un nuevo proceso de paz.

El desarrollo de las fuerzas destructivas

Las nuevas guerras coloniales

La revuelta árabe

El Buen Vivir

La NEP cubana

Año borrascoso

Democracia en declive

 

Palabras clave:África  ES  Occidente  USA  Francia  México  Libia  Siria  Pakistán  Yemen  Afganistán o Irak  inmigrantes  emigración masiva  “espaldas mojadas”  saqueo  gran capital  estrategia neoliberal transnacional  libre comercio  guerras  desplazamiento forzado  desarraigo  expulsión  persecución masiva  Fortaleza Europea Europe de Schengen Refugiados demandantes de asilo Italie Union Europa crimen de Lesa Humanidad Cecilia Zamudio Juan Diego García  

Actualizado ( Jueves, 30 de Abril de 2015 21:15 )  

Dosieres de actualidad destacados

 

Editorial La Pluma n° 1: A tod@s

Tenemos enemigos. Algunos de ellos intentaron hacer desaparecer nuestro sitio el 27 de marzo. Ese ataque maligno fue rechazado por nuestros proveedores de servidor. Sin duda estos enemigos trataran de...

 

Colombia: Solicitud de suspensión de las aspersiones con glifosato

Petición para solicitar la inaplicación de la Resolución 001 de enero 2017, expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes  En el año 2015, la suspensión de las aspersiones con glifosa...

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net hace un llamado a los ciudadanos del mundo, a los medios alternativ...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net apoya irrestrictamente la Revolución Bolivariana, hace un llamado ...

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy49527
mod_vvisit_counterAyer64664
mod_vvisit_counterEsta semana114191
mod_vvisit_counterSemana precedente390448
mod_vvisit_counterEste mes883659
mod_vvisit_counterMes precedente2279838

We have: 586 guests, 39 bots online
Tu IP es: 54.198.77.35
 , 
Hoy es el 16 de Jul de 2018