Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Cultura Literatura


Count Basie, un pianista con mucho swing

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

reinaldo-spitalettaBisWilliam Count (el Conde) Basie, el hombre que iba a ser uno de los más tremendos directores de una orquesta de jazz, y uno de los paradigmas de las grandes bandas de los tiempos del Swing, comenzó a recibir clases de piano de su madre, una lavandera enamorada de la música, y de una profesora particular.

Count BasieNacido el 21 de agosto de 1904, en Red Bank, New Jersey, se marchó a Nueva York en 1923 a involucrarse en el ambiente de los pianistas como Willie Smith y Fats Wallers. Este, precisamente, fue uno de sus profesores de órgano. Y mientras avanzaba en su intenso aprendizaje obtuvo su primer trabajo profesional de importancia: lo contrataron en el grupo que acompañaba a la cantante y bailarina Katie Krippen.

Después, integró la orquesta de June Clark e Ilmer Snowden, y acompañó a las cantantes de blues Maggie Jones y Clara Smith. En la fiebre musical de la Nueva York de entonces participó en compañías de vaudeville, especializadas en letras picarescas, promovidas por el sindicato de empresarios de espectáculos para negros en los Estados Unidos, el Theatre Owners Booking Association (TOBA). El joven Basie ampliaba su actividad de rebusque económico tocando piano en salas de cine mudo.

En 1929, en Kansas City, adonde se marchó tras quedarse sin trabajo en Nueva York, se sumó a una de las bandas más conocidas de entonces, la del pianista Benny Moten, de la cual, al poco tiempo, se convirtió en su pianista titular. A la muerte de Moten, la agrupación se disolvió, pero a Basie lo contrataron en el Reno Club de esa ciudad y es desde allí donde comenzó a exportar el sonido que lo iba a hacer célebre en todo el orbe. En el club se ganaba poco pero había un aliciente: la posibilidad de que esos sonidos se escucharan en otras partes gracias a las transmisiones radiales que desde allí se emitían. Una noche de diciembre de 1935, a la orquesta de Basie, a quien un presentador ya había apodado Count, la escuchó el promotor neoyorquino John Hammond. Su sorpresa por la manera de tocar, por el swing, fue tanta y arrobadora que Hammond decidió presentarla en Chicago y Nueva York.

La denominada migración musical que, dentro del género, hubo de Chicago a Nueva York marcó la génesis del estilo Swing a partir de 1930, poco después de la gran crisis del capitalismo, que estalló un año antes. Surgió la formación de grandes orquestas o big bands, que ya, por ejemplo, tenía raíces en la mencionada de Moten, en Kansas City, y se amplía con la de Basie y el “estilo riff”, que es una aplicación a las grandes orquestas jazzísticas del antiguo esquema del “call and response”, la forma del llamado y la respuesta propia de la música africana. Consistía en un diálogo musical entre las maderas y los metales. Las grandes orquestas, como la de Benny Goodman, por ejemplo, inauguraron un nuevo estilo dentro del jazz, caracterizado por la intensidad rítmica, propia para el baile en un tiempo de penas y desazones económicas. Era un sonido suave, lleno, sólido, con organización y arreglos especiales.

Dentro de ese complejo paisaje musical está la presencia de William Basie, con un estilo que, en aquellos años, era de unas pocas notas o acordes incisivos, con mucho brillo en la mano derecha. Entre tanto, la orquesta del Conde rebosaba de riqueza rítmica. Unas semanas después del “descubrimiento” de Hammond, Basie firmó un contrato discográfico con la compañía Decca. Sin embargo, sus presentaciones decepcionaron en Nueva York y Pittsburg. Pero cuando incluyó en sus filas a la cantante Billie Holiday el espectáculo se fue arriba y con ella y el vocalista Jimmy Rushing, la orquesta de Basie comenzó a ganar popularidad, en especial en Harlem.

En 1938 la formación de Basie salió triunfante de un pintoresco “duelo” con la de Chick Webb, en el famoso Savoy del barrio Harlem, y se consagró como una de las mejores del estilo Swing. Estaba integrada por Buck Claypton, Harry Edison, Benny Morton, Dicky Wells, Lester Young, Herschel Evans, Earl Warren, Freddie Green, Walter Page y Jo Jones. En aquel periodo sonaron con énfasis sus grabaciones One O’Clock Jump, Topsy, Every Tub, Sent for you yesterday, Blue and Sentimental, Tickle Toe y Panassie Stomp.

Hacia finales de la década del treinta, el Swing, que tenía danzando a todos los norteamericanos, se convirtió en el “negocio musical más grande de todos los tiempos”. La palabra swing se tornó etiqueta de diversos productos, como figuritas de porcelana, cigarrillos, prendas femeninas, en un boom comercial que luego afectó a las orquestas y, a su vez, produjo un despertar de otros estilos, como el Be Bop, que alcanzó su apogeo después de la Segunda Guerra.

Los avatares de la confrontación bélica, precisamente, influyeron en la formación y, en algunos casos, en la disolución de orquestas. Así, la banda de Basie, con excelsos solistas como Lester Young, Hershel Evans, Buck Clayton o Harry Edison, vivió una época de transición que, al terminar el conflicto, explotó de nuevo. Norman Granz, famoso productor, contrata al Conde para su sello Verve Records en 1952 y el pianista resurge como un ave fénix, con un concepto musical maduro y cambios en la orquestación: amplía la banda con cuatro trompetas, tres trombones, cinco saxos y cuatro en la parte rítmica. Aumentó, por supuesto, el volumen sonoro y el sonido ya era “más trabajado”.

En 1954, Count Basie eligió su lema, con la grabación Sixteen men swinging, que, según los teóricos y críticos del género, es la definición más precisa de la convivencia musical que hizo de la orquesta una institución siempre inspirada y siempre en la búsqueda de un modelo de unidad y espíritu de cuerpo. Los sesenta hallarían una orquesta del Conde llena de talento, que viaja por todo el mundo. Lo mismo en los setentas. Con una particularidad: siempre tuvo la voz humana como un estandarte. Por ahí, con su formación de fondo, pasaron Ella Fitzgerald, Sarah Vaugham, Tony Bennet, Nat King Cole, Joe Turner y Frank Sinatra.

Basie era un músico que siempre insistió en subrayar la incidencia de la vida urbana en la improvisación negro-americana, tal como lo demuestra en piezas como Tickle Toe o Nagasaki. Fue un músico clave (un genio para muchos) en el desarrollo del jazz, y su estilo duro y metálico, pero, al mismo tiempo, pleno de matices brillantes, hace que a más de treinta años de su muerte y a más de una centuria de su nacimiento, todavía se le recuerde y escuche con emoción. Murió el 26 de abril de 1984.

COUNT_BASIE____by_Leonidafremov

Count Basie por Leonida Fremov

Reinaldo Spitaletta para La Pluma, 17 de abril de 2015

 

Artículos y crónicas de Reinaldo Spitaleta publicados por La Pluma

La última tinta de Günter Grass

La Chispa, un bar de la revolución

Diciembre le canta a Buitrago (Crónica con el Grito vagabundo del juglar de Cienaga)


Palabras clave:Conde  Count Basie  jazz  Nueva York  Swing  Reinaldo Spitaletta  

Actualizado ( Martes, 21 de Abril de 2015 15:05 )  

Dosieres de actualidad destacados

 

Editorial La Pluma n° 1: A tod@s

Tenemos enemigos. Algunos de ellos intentaron hacer desaparecer nuestro sitio el 27 de marzo. Ese ataque maligno fue rechazado por nuestros proveedores de servidor. Sin duda estos enemigos trataran de...

 

Colombia: Solicitud de suspensión de las aspersiones con glifosato

Petición para solicitar la inaplicación de la Resolución 001 de enero 2017, expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes  En el año 2015, la suspensión de las aspersiones con glifosa...

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net hace un llamado a los ciudadanos del mundo, a los medios alternativ...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net apoya irrestrictamente la Revolución Bolivariana, hace un llamado ...

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...

Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy34100
mod_vvisit_counterAyer52905
mod_vvisit_counterEsta semana186915
mod_vvisit_counterSemana precedente247482
mod_vvisit_counterEste mes601261
mod_vvisit_counterMes precedente1463694

We have: 666 guests, 1 members, 6 bots online
Tu IP es: 54.196.5.6
 , 
Hoy es el 16 de Ago de 2018