Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Masacre en París: ¿Un 11 de septiembre afrancesado?

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Mision verdadLa conmoción generada por el asesinato del equipo del medio de propaganda francés Charlie Hebdo es precisamente el resultado conseguido por quienes lo teledirigieron y efectuaron. Dicho evento no debe ser reducido, debe ser analizado en medio de la conmoción, pues marca el destino de posibles nuevas situaciones. Sobre eso hay varias consideraciones a saber:

Esta masacre es absolutamente repudiable y eso debe asumirse como tal sin discusiones. No hay heroísmo en quienes perpetran un asesinato a personas desarmadas, no hay estoicismo en esta masacre. Su móvil (si es que las caricaturas satíricas de Mahoma son el verdadero móvil), carece de pertinencia a las luchas reales y necesarias del pueblo oprimido en el Oriente Medio. Un crimen por intolerancias religiosas no es otra cosa que expresión del fanatismo.

charlie1

Repudiar este crimen no implica en esencia ser islamofóbicos. No hay que ser antihebreos para ser propalestinos (por nombrar un ejemplo). La religión islámica es la que más seguidores practicantes tiene en todo el mundo, y el 99% de los seguidores de esa fe son personas pacíficas que no apoyan ni toleran la violencia fundamentalista. Es cuestión de no confundir posturas. Muchos de los que apoyamos la causa palestina fuera del mundo árabe, seguramente somos cristianos o ateos, y entendemos que la Intifada palestina, aunque pueda tener consignas “en nombre de Alá”, no es otra cosa que la lucha por el restablecimiento del derecho de los palestinos a su territorio y dignidad, por el cese del genocidio sionista. Eso tampoco nos sitúa en una postura antijudía o antihebrea.

He allí que puede resultar peligroso que en medio de la mercadotecnia propagandística occidental sobre el caso de la masacre en París se reproduzca la islamofóbia, la discriminación, la estigmatización y demás males que en las sociedades occidentales se ha reproducido a sus anchas luego del 11 de septiembre de Nueva York. En estos tiempos en que los monstruos creados por Occidente hacen desastres en el Oriente Medio, en estos tiempos del Estado Islámico pretendiendo devolver a Irak y Siria a tiempos medievales de califatos, no debemos confundirnos. El problema no es el Islam, ni el gentilicio del mundo árabe. El problema radica en las condiciones que reproducen el fundamentalismo. En sus patrocinantes. En los interesados en crear enemigos públicos, para justificar aventuras militares, ocupaciones y sometimiento a pueblos. 

Charlie Hebdo durante años usó la sátira política, graciosa a veces, de estilo muy ácido otras veces, en ocasiones muy altisonantes. Algunas de sus publicaciones no fueron exclusivamente sobre el fundamentalismo islámico, o burlas a Mahoma, sino sobre la cuestión étnica, teniendo en ocasiones un sentido ofensivo hasta para quienes dentro del Islam no apoyan la violencia. Charlie Hebdo empleó la agresión simbólica de manera consistente, de manera teledirigida no contra un pequeño grupo de fanáticos islamistas, sino contra un gentilicio entero en el mundo islámico y que dentro de la comunidad francesa es una minoría étnica que ha crecido como clase marginada producto de las guerras, ocupaciones y crisis en el mundo árabe, el Magreb y el África subsahariana, donde la mayoría es islámica.

Emplearon recursos como el de los estereotipos y la islamofóbia para vender una insinuante sátira que irritó a muchos. Ahora bien, fijaron también posturas sobre otros temas de la vida política francesa, criticaron a la izquierda liberal europea, a la izquierda marxista, a los neoliberales, socialdemócratas, en fin, han sido un medio de propaganda cuya única militancia política definida fue el de la sátira y la desmitificación por sí misma. Considerar si su provocador estilo editorial justifica que asesinaran al equipo de ese medio, es absurdo. Su estilo editorial no justifica que se les asesine. En la trinchera de las ideas, las armas son las plumas, y sólo la consistencia de un discurso y de un argumento es capaz de derrumbar al otro. La propaganda se combate con propaganda, aunque a veces sea ofensiva, dura y ácida. En pleno siglo XXI, signado por la guerra de la información y opinión, sólo los fundamentalistas son capaces de querer traer de vuelta las armas del medioevo. Por ofensiva teledirigida, racista, colonial e intolerante que haya sido la propaganda de Charlie Hebdo, no debió combatirse con balas, sino con tinta.

Charlie Hebdo fue un medio de propaganda a cargo de un grupo de ateos, izquierdistas radicales, anarquistas y nihilistas. No fue un medio típico de la prensa liberal, aunque ésta hoy use este hecho para hacer propaganda y sensacionalismo. Son los mismos medios que callan ante el asesinato sostenido de periodistas en México y Colombia. Su postura no es creíble. No es consistente. Hay una campaña en medios y redes sociales en Francia que da cuenta de un estadio de conmoción social, como no se veía en años, por una acción terrorista en ese país. El festín mediático no deja espacios para reflexionar las cuestiones a fondo.

El problema radica en las condiciones que reproducen el fundamentalismo. En sus patrocinantes. En los interesados en crear enemigos públicos, para justificar aventuras militares, ocupaciones y sometimiento a pueblos

En Francia ha ganado espacio en los últimos años la derecha chauvinista que tiene posturas antiinmigrantes. Claramente marcados por el racismo, la islamofobia y la estigmatización de los inmigrantes (calificándolos de “carga pesada” para una Francia en crisis) ciertos liderazgos adquieren cuerpo. Una situación como esta en París sólo genera las condiciones favorables a estos poderosos grupos a la sombra de sujetos como Jean-Marie Le Pen y su hija Marine Le Pen, quienes de la mano del partido Frente Nacional tienen posibilidades de hacerse con el poder político en Francia.  

Como dice la frase: “Del tronco caído algunos hacen leña”, la campaña “Yo soy Charlie” con epicentro en Francia pero extensiva a varios países de Europa, ha pasado a ser una oportunidad política para las facciones del chauvinismo. Los restos mortales del equipo asesinado de Charlie Hebdo, han pasado a ser carroña de la politiquería derechista.

La cuestión de estos crímenes intolerantes contra Charlie Hebdo (insisto, si es que su móvil verdadero es ideológico y religioso), son una pequeña muestra de las consecuencias, léase bien, las consecuencias de la sostenida y sistemática ocupación militar y genocidio de Occidente en Oriente Medio. Es además un coletazo a políticas de Estado ciertamente intolerantes que ha tenido el Estado francés durante estos últimos años contra la población de origen árabe, magrebí, islámicos en su mayoría. La famosa prohibición en Francia de la burka (usada de manera voluntaria por mujeres islámicas), represión policial selectiva y una constante política chauvinista e intolerante desde el mismo Estado, son acelerantes de estos otros actos de intolerancia a manos de sujetos armados.

Apenas cruzando el Mediterráneo, Argelia continúa bajo la ocupación francesa, e ignorando tal cosa, la prensa casi invisiviliza el hecho de que Occidente tiene una cruzada en desarrollo en el Oriente Medio, y que la práctica colonial y el militarismo siguen vigentes. ¿Qué cosa podría esperar Francia si insiste en armar a los yihadistas que hacen la guerra en Siria? Las cruzadas de nuestro tiempo, de ejércitos regulares y mercenarios en Oriente Medio, de McDonald's, de industrias culturales y de saqueo de recursos, no pueden generar otra cosa que el odio. Cuando el odio es recíproco, la espiral se reproduce. Por cuestiones de la semántica y a veces por nuestras desviaciones políticas, no llamamos “terroristas” a quienes bajo la bandera de un país violan y asesinan a civiles inocentes en el Oriente Medio. Cosa que sucede casi rutinariamente y que no genera mayor indignación. Charlie Hebdo y no los asesinados por mercenarios en Siria, son noticia. Charlie Hebdo y no los asesinados por colaboración francesa en “bombardeos humanitarios” en Libia, son noticia. Eso se debe a que estamos en medio de una guerra de propaganda mediática y manejo de la opinión pública global.

¿Quiénes fueron los responsables de los hechos en París? Hasta el momento de redactar esta nota, se sabe que los tres autores materiales son franceses de origen árabe, dos de ellos son hermanos. Chérif Kouachi, uno de los hermanos presuntos autores del atentado en París había estado en la cárcel tras ser condenado por haber formado parte de una red de reclutamiento de yihadistas en París para enviarlos a Irak en la primera mitad de los años 2000. Tanto él como su hermano Said Kouachi habían estado vigilados por los servicios secretos franceses. Esta aclaratoria genera nuevas preguntas: ¿Son parte de alguna organización en Francia? Si Chérif Kouachi reclutaba jóvenes para meterlos al yihadismo en Irak, ¿para quiénes trabajaba?, ¿para el Estado Islámico? Si el Estado islámico es hoy la organización yihadista más poderosa, que fue creada por Occidente y que durante años se consolidó en Irak ¿No estamos ante uno de los coletazos de la política belicista y mercenaria de Occidente en el Oriente Medio? Esta pregunta puede llegar a ser escabrosa: si el Estado Islámico trabaja para Occidente, ¿podría ser posible que Chérif Kouachi aún trabaje para el yihadismo, el Estado Islámico, y en consecuencia, para Occidente? ¿Con qué propósito?

El caricaturista holandés Ruben L. Oppenheimer, haciendo lectura de este evento en Francia, ha insinuado una relación entre este atentado con los ataques del 11-S en Nueva York, con una viñeta en la que un avión se acerca a dos grandes lápices, que parecen las Torres Gemelas. Es muy probable que el ataque contra Charlie Hebdo sea empleado por los factores del poder en Francia, Europa y Estados Unidos, como fue empleada la conmoción pública del 11 de septiembre en Nueva York para crear una masa crítica que apoye nuevas cruzadas en el Oriente Medio, la política belicista de Occidente en esa parte del mundo, la injerencia y en consecuencia la reproducción continua de los causales, que a la larga han generado las condiciones del odio e intolerancia.

No nos debe extrañar si este hecho fue un ataque de bandera falsa, un hecho provocado, para generar conmoción y favorecer la política francesa, de seguir apoyando a la OTAN en Oriente Medio. Hasta hace 5 años Francia estaba deslindada de dicha alianza, y ese reingreso de Francia a la OTAN, de la mano de Nicolás Sarkozy, todavía tiene un débil respaldo de la población, pues, en una economía debilitada desde 2008 y sometida a recortes del presupuesto público, ampliar el gasto militar para financiar las aventuras de EEUU y la OTAN es seriamente cuestionada por el público francés.

Por otro lado, en Francia durante los últimos años ha recrudecido mucho la propaganda belicista gubernamental hacia el Oriente Medio. Los medios se colman de analistas conduciendo la opinión pública. El sensacionalismo, el uso del recurso de la “amenaza visible” islamista, la propaganda dirigida contra la “tiranía” en Siria, la “posibilidad” de un ataque del Estado islámico en París, se acentuaron desde la colaboración francesa en la invasión mercenaria en Libia, que fue un hecho que marcó el reingreso de Francia a la OTAN. Esta propaganda articulada sólo persigue un propósito visible: cohesionar a la sociedad francesa y europea en su conjunto, en la política estratégica de la OTAN, que aborda el Oriente Medio con consistencia en guerras por recursos, por posicionamiento geoestratégico y por sometimiento a naciones disidentes de su orden político.

Sin lugar a dudas estamos en el preámbulo de otro capítulo de la agenda global marcada desde la “Guerra internacional contra el terrorismo” que decretara George W. Bush. Parafraseando a Shakespeare: “Hay algo podrido en París”. Y no hablamos del material editorial de Charlie Hebdo, ni de los restos mortales de su equipo. Las fauces del poder político hieden. Algo con muy mal olor se está cocinando.

Franco Vielma

Franco Vielma es animador de radio y encargado de desarrollo en un organismo público venezolano

Lea en La Pluma:

Especial: « Enero negro » en París

Fuente : Misión Verdad, 9 de enero de 2015

Palabras clave:Francia  atentado  terrorismo  Charlie-Hebdo  sátira política  Occidente  UE  USA  OTAN  Washington  islamofobia  Jihadismo Terrorismo  Medio Oriente  Franco Vielma  

Actualizado ( Miércoles, 14 de Enero de 2015 01:10 )  

Dosieres de actualidad destacados

 

Editorial La Pluma n° 1: A tod@s

Tenemos enemigos. Algunos de ellos intentaron hacer desaparecer nuestro sitio el 27 de marzo. Ese ataque maligno fue rechazado por nuestros proveedores de servidor. Sin duda estos enemigos trataran de...

 

Colombia: Solicitud de suspensión de las aspersiones con glifosato

Petición para solicitar la inaplicación de la Resolución 001 de enero 2017, expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes  En el año 2015, la suspensión de las aspersiones con glifosa...

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net hace un llamado a los ciudadanos del mundo, a los medios alternativ...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net apoya irrestrictamente la Revolución Bolivariana, hace un llamado ...

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy21114
mod_vvisit_counterAyer57378
mod_vvisit_counterEsta semana271664
mod_vvisit_counterSemana precedente390448
mod_vvisit_counterEste mes1041132
mod_vvisit_counterMes precedente2279838

We have: 496 guests, 8 bots online
Tu IP es: 54.81.76.247
 , 
Hoy es el 19 de Jul de 2018