La pluma dice lo que el hombre calla...

21 noviembre 2017 - 17:40
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Túnez tiene un nuevo Presidente. ¿Y ahora qué?

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

El 21 de diciembre de 2014, los tunecinos eligieron a Béji Caïd Essebsi, de 88 años, presidente de la República. Veamos en primer lugar las cifras, que hablan por sí solas.

Población total: 10’4982.754

Población en edad de votar: 7'569.825

Electores inscritos: 5’308. 354

Votantes en la primera vuelta: 3’ 339. 666 (Abstenciones: 37,09%)

Votantes en la segunda vuelta: 3’189. 672 (Abstenciones: 40,92%)
Votos en blanco y nulos: 79.340
Mohamed Beji Caïd Essebsi: 1 731 529 votos (55.68%)
Mohamed Moncef Marzouki: 1 378 513 votos (44.32%).


essebsi-president

 

Béji Caïd Essebsi vencedor de la elección presidencial

El Presidente electo representa el 15,77% de la población total y el 32,67% de los votantes inscritos. Esto es lo que se llama democracia representativa. No es diferente en las "viejas democracias". En Francia, François Hollande fue elegido presidente por 18 millones de votantes, de los 43 millones de inscritos en las listas electorales, que representa el 28% de la población total y el 40% de los votantes inscritos. En USA, Obama fue elegido por 66 millones de electores, es decir el 20% de la población total y un cuarto de la población en edad de votar.

Cacofonía

 Cacofonía entre el sueño del elector y el del candidato, por Tawfik Omrane.

A la derecha el sueño del elector: Trabajo; Libertad; Dignidad.

A la izquierda, el sueño del candidato: la silla

Estas cifras deberían relativizar las pasiones desencadenadas por esta elección presidencial, "la primera elección presidencial democrática y transparente" en la historia de Túnez, que vio la victoria del "campeón de la laicidad", el "único capaz de impedir una dictadura islamista y traer de vuelta a los inversores". La realidad que le espera al pueblo de Túnez es lamentablemente menos entusiasmante.

El nuevo Presidente, cuyo partido, vencedor en las elecciones legislativas de octubre, no dispone de una mayoría parlamentaria estable, tendrá que ponerse a trabajar para poner en práctica las condiciones establecidas por el FMI y el Banco Mundial para el préstamo de 1.750 millones de dólares (1.300 millones de euros) en dos años - reembolsables en cinco años - incluyendo los 1.150 que ya han sido entregados a Túnez desde junio de 2013, a los que se añade la deuda externa heredada del régimen de Ben Ali, que asciende a 13 mil millones de euros (sobre los 18 del total de la deuda pública tunecina).

Las condiciones establecidas en Washington para este préstamo son clásicas: recortes de presupuesto, congelación de la contratación de funcionarios, disminución de los impuestos a las sociedades, privatización de los bancos y lo que pueden provocar y hacer saltar el polvorín, la supresión de los subsidios estatales a los productos de primera necesidad: harina, sémola, azúcar, gasolina, electricidad, cemento. La última vez que un gobierno tunecino aumentó el precio del pan por orden del Banco Mundial, en 1984, Bourguiba tuvo que cancelar la medida después de varios días de disturbios que dejaron cientos de muertos.

Esta vez, un aumento drástico de los precios del combustible, provocando la subida de los precios del transporte público y privado, puede hacer explotar la cólera popular, a diferencia de Egipto, donde el aumento del 50% de los precios del combustible en julio pasado fue forzosamente aceptado por los egipcios, que saben que la única respuesta a una rebelión por parte del régimen del mariscal Sissi sería disparos de balas reales. El "nuevo Túnez democrático" podrá difícilmente recurrir al mismo tipo de respuestas.

El zorro se encuentra ahora en el gallinero y debe encontrar un medio "democrático" para comerse las gallinas. Tendrá que tener mucha imaginación. Las gallinas lo vigilan.

Fausto Giudice especial para La Pluma, 25 de diciembre de 2014

Fausto Giudice, escritor, traductor y editor

Original: La Tunisie a un nouveau président. Et maintenant ?

Traducido por María Piedad Ossaba

Palabras clave:La Pluma| Especial balance 2014| Túnez| Béji Caïd Essebsi| elecciones presidenciales| FMI| Banco Mundial  

Actualizado ( Domingo, 28 de Diciembre de 2014 14:41 )