La pluma dice lo que el hombre calla...

20 septiembre 2018 - 01:58
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Construyendo memoria en Colombia… El 6 de septiembre de 1952 o la fiesta de los pirómanos

E-mail Imprimir PDF

Sí, como dice Carlos Lleras de la Fuente al final de su artículo en El País,publicado hace cinco días, aquel 6 de septiembre de 1952 fue la fiesta de los pirómanos. El columnista criticaba a El Tiempo por reimprimir el 20 de agosto pasado un viejo artículo de Alberto Lleras que elogiaba al ex presidente conservador Roberto Urdaneta Arbeláez.

"Yo no puedo creer que la Junta Directiva de la Casa Editorial, que tiene varios Santos como miembros, fuera consciente, y eso los hace ver pequeños, irresponsables o torpes, de que en el año en que deberían conmemorar los 60 de los incendios del 6 de septiembre de 1952, a los cuales seguirá vinculado el presidente encargado Roberto Urdaneta Arbeláez, culpable de ellos por acción u omisión, hayan aprovechado para desenterrar un viejo artículo de Alberto Lleras (1947) en el cual alababa a esa nefasta figura”, se dolía Carlos Lleras de la Fuente.

Por su parte Alberto Donadío, en su columna de El Espectador del 24 de agosto, hacia lo propio. ”El incienso de El Tiempo se enciende ahora para enaltecer el cuadragésimo aniversario de la muerte de Urdaneta en 1972. ¿De cuándo acá es este un suceso para evocar? ¿Qué genuflexión prepara El Tiempo para el 20 de febrero, cuando se cumplirá el glorioso natalicio 124 de Laureano Gómez?”.

Cuando los pájaros se tomaron a Bogotá

Ese 6 de septiembre de 1952, una turba de pájaros, los paramilitares de la época, aupada por el presidente conservador Urdaneta Arbeláez, quien había remplazado al presidente Laureano Gómez por enfermedad de éste, incendió, en menos de seis hora, los edificios de El Tiempo y El Espectador, las casas del expresidente Alfonso López Pumarejo y del jefe liberal Carlos Lleras, y no saciada con su propio horror, la sede de la Dirección Nacional Liberal.

Eran los tiempos de La Violencia iniciada en 1946 por el régimen derechista de Ospina Pérez y que tuvieron el más amargo momento con el asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán en el imborrable 9 de abril de 1948.

El pueblo gaitanista, que sufría un genocidio, se levantó en armas en defensa de la vida. Miles de campesinos se agruparon en los Llanos, Boyacá, el Valle, Santanderes, Caldas y Tolima contra los chulavitas y pájaros que desde el gobierno dieron curso al terrorismo de Estado para liquidar todo lo que oliera a progreso. El partido comunista había sido declarado fuera de la ley.

Surgieron, entonces, las guerrillas liberales que ganaban cada vez más influencia, unidad de mando, y sobre todo, una línea programática que apuntaba a los cambios que exigía un sistema causante de las miserias del pueblo.

El movimiento insurgente liberal golpeaba sin cesar a las tropas oficiales. El 4 de septiembre de 1952, un comando guerrillero atacó a la policía en Rovira, Tolima, matando a cinco agentes.

Dos días dspués, el 6 de septiembre, tuvo lugar en Bogotá el sepelio de los caídos en la iglesia de San Diego con la asistencia de Urdaneta Arbeláez.

El recorrido siniestro

Apenas se marchó el presidente Urdaneta, varios camiones repletos de pájaros y policías chulavitas, armados de machetes y fusiles, se dirigieron a la Avenida Jiménez con Séptima. Primero apedrearon las oficinas de El Tiempo para luego incendiar sus instalaciones a lo gritos de “abajo los bandoleros liberales”. La misma dosis contra las instalaciones de este diario de la carrera 17 con 13.

De inmediato la horda subió por la Jiménez y en la carrera quinta, asaltaron El Espectador que fue presa de las llamas también. Otra vez en los camiones, tomaron por la Séptima y en la tercera con 24 quemaron sin contemplación alguna, la casa del ex presidente liberal Alfonso López Pumarejo.

Frente al Parque Santander, a media cuadra de la Séptima, las bandas sicariales asaltaron la sede de la Dirección Nacional Liberal y le prendieron fuego.

Luego tomaron hacia el norte para arrasar con dinamita y fuego, la residencia de Carlos Lleras Restrepo, situada en la calle 70 con Séptima.

La policía o el ejército jamás aparecieron en estas seis horas de afrenta. Los carros de bomberos nunca pudieron llegar a los sitios de las conflagraciones pues la turba impidió su paso como lo presencié a las cinco de la tarde frente a la casa de Lleras en un hecho que comenzó, desde mi infancia, a mostrarme desde entonces que no hemos vivido un solo día de paz en Colombia.

Las excusas de Laureano

Laureano Gómez diría un año después, desde su exilo en Nueva York, que “los sucesos del 6 de septiembre y la manera como se manejaron sus consecuencias, pugnan con mi concepto del buen gobierno. Tuvieron lugar porque se aprovechó la ausencia de la ciudad del Designado (Urdaneta) y de los principales funcionarios.”

Urdaneta también escurría el bulto de su infamia. Rafael, su hijo, lo llamó al radioteléfono del coche presidencial. Avisado, Urdaneta regresó. Pero fue tarde. También estaban ausentes los ministros de Gobierno y de Guerra y el comandante general de las Fuerzas Militares, recordó en una nota el periodista conservador Alberto Dangond, tratando en vano de ampararlo.

Alfonso López y Carlos Lleras se asilaron en la Embajada de Venezuela y el 29 de septiembre viajaron a México. Desde el exilio ordenaron la desmovilización de las guerrillas liberales y cortar todo el apoyo escaso que recibían.

Se trataba de los más agudos enfrentamientos, incluso a sangre y fuego, entre los propios mandos del establecimiento, jamás vistos por las clases dominantes en el siglo pasado.Estos solo se atenuarían con el régimen del Frente Nacional y como si nada hubiera pasado, no hubo reparación a las víctimas. Por desgracia más de 300 mil colombianos pagaron con su vida estas contradicciones en las alturas cuando las dos facciones, como el 6 de septiembre, incendiaron todo el país.

María Isabel Rueda, periodista laureanista escribió en su libro Casi toda la verdad, que “el incendio de El Tiempo se le atribuye históricamente a una consigna de Laureano Gómez. Sea cierto o no, se volvió una verdad irreversible”.

Laureano, cuando pretendía retomar el mando en la mañana del 13 de junio de 1953, cayó tras el golpe de Estado de Rojas Pinilla el mismo día en la noche. El general fue saludado por el partido liberal y la facción ospinista del conservatismo como “el segundo Libertador”. Sería también defenestrado tras la gran movilización popular, pero dirigida por los dos partidos tradicionales, el 10 de mayo de 1957, hace 35 años y tras una secuela de violencia.

Durante su mandato, refrendó la declaratoria de fuera de la ley al comunismo.

Urdaneta se concilió con los liberales, apoyó el golpe de Rojas y todos sus crímenes quedaron en la impunidad, incluidos los incendios del 6 de septiembre, aquella jornada en que la violencia del campo se tomó por un día toda la capital.

Roberto Romero Ospina

Fuente: Portal Centro de Memoria, 6 de septiembre de 2012

Palabras clave:Colombia  Conflicto colombiano  Proceso de Paz  diálogos de Paz  Memoria  Roberto Romero Ospina  

Actualizado ( Sábado, 08 de Septiembre de 2012 19:42 )  

Dosieres de actualidad destacados

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=...

Otros artículos relacionados

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1674
mod_vvisit_counterAyer25265
mod_vvisit_counterEsta semana117080
mod_vvisit_counterSemana precedente161906
mod_vvisit_counterEste mes453072
mod_vvisit_counterMes precedente1136529

We have: 146 guests, 12 bots online
Tu IP es: 54.166.141.69
 , 
Hoy es el 20 de Sep de 2018