La pluma dice lo que el hombre calla...

01 noviembre 2014 - 08:55
Inicio Articulos Politica Mundo


El ciclón llega a España prosiguiendo su acción devastadora

E-mail Imprimir PDF

Todos los proyectores se vuelven hacia España y su sector bancario. ¿Después de Grecia, Irlanda y Portugal, los planes de rescate nos persiguen o es que sólo nos encontramos en medio de la tormenta? Es necesario ser lúcido y reconocer que la crisis bancaria y financiera tanto en Europa como en los Estados Unidos está lejos de terminarse.

Su impacto sobre el resto de la economía mundial, y en consecuencia, sobre las condiciones de vida de las poblaciones, serán duraderas. Sin embargo, en Europa, durante el primer trimestre de 2012, los grandes medios de comunicación hicieron eco a las declaraciones de los dirigentes europeos, de los representantes del BCE y de los bancos privados, tratando de convencer a la opinión pública de que la política puesta en ejecución había permitido estabilizar la situación del sector bancario.

De acuerdo con el discurso dominante la zozobra tiene su origen en el sobreendeudamiento de los Estados, la insolvencia (“défaut”) griega que contagió a España y a Italia. Del lado de los bancos, el saneamiento sigue su curso, el BCE tiene la situación controlada. Desde enero hasta comienzos de mayo de 2012 el mensaje repetido hasta la saciedad era más o menos el siguiente: “Gracias al préstamo de un billón de euros concedido por BCE a una tasa del 1% de interés, pagadero en tres años y recibido en dos etapas (el primero en diciembre de 2011 y el segundo en febrero de 2012), las instituciones financieras privadas tienen capacidad de hacerle frente a las dificultades de los Estados en materia de deuda soberana, los mercados financieros encontraron la tranquilidad y las bolsas, después de un año particularmente difícil, volvieron a subir. Gracias a la adopción generalizada de la Regla de Oro, que implica los esfuerzos de la reducción de los gastos del Estado, la reforma del mercado del trabajo para volverlo aun más flexible y a las reformas de las pensiones que permitirán reducir su carga, las finanzas públicas están saneándose. Aun hacen falta algunos esfuerzos pero ya empezamos a vislumbrar el final del túnel ¡La gente valiente puede dormir tranquila!

El mes de mayo trajo consigo un mordaz desmentido. Se hizo evidente que los bancos privados básicamente no habían saneado sus cuentas, ni cambiado su comportamiento de alto riesgo y sus dirigentes no habían perdido su apetito voraz por los bonos y las primas. Los banqueros creen que los poderes públicos estarán siempre allí para salvar sus especulaciones. Continúan los rescates bancarios con el dinero público. La depresión se prolonga. La deuda pública aumenta debido al efecto combinado de los rescates y de la depresión. El chantaje de los mercados financieros respecto a los eslabones más débiles de la zona euro se reanudan con más brío.

El sistema bancario se encuentra en el ojo del ciclón y continúa su ruta, golpeando uno tras otro   los grandes bancos privados y desdeñando fronteras. Al contrario del ciclón, un fenómeno natural bien conocido, la tormenta financiera no es natural: es el resultado de los ciclos del funcionamiento del capitalismo, amplificado por 30 años de desregularización neoliberal.

España en el punto de mira

El caso español es emblemático porque demuestra que la crisis no tuvo origen en la deuda pública provocada por un Estado social derrochador. En el 2007 cuando la crisis estalló en los Estados Unidos y antes de que España fuera arrastrada, la deuda pública sólo representaba el 36% del Producto Interno Bruto (PIB). En ese entonces España era uno de los mejores alumnos de la zona euro con un tasa de endeudamiento público claramente inferior al 60% determinado por el Tratado de Maastricht, con un equilibrio presupuestario positivo (+ 1.9% del PIB cuando Maastricht impuso un máximo del 3% de equilibrio negativo). La deuda pública española tan sólo representaba el 18% de la deuda total del país. Por consiguiente no es dicha deuda la responsable de la crisis, ya que la crisis que afecta a España fue directamente provocada por el sector privado: el sector inmobiliario y el de crédito.

En España en mayo de 2012, Bankia, el tercer banco español en términos de activos pidió una ayuda pública de un valor de 19.000 millones de euros (que fueron agregados a los 4.500 millones ya recibidos). El banco de España estima que el sistema bancario ibérico tiene activos tóxicos por un monto de 176 mil millones de euros. Algunos especialistas consideran que serían necesarios entre 40 y 200 mil millones de euros de inyección para recapitalizar los bancos españoles.

No es solo el sector financiero privado español quien es objeto de debate. El grupo bancario franco-belga luxemburgués Dexia fue rescatado de la bancarrota por segunda vez en octubre de 2011, reconoció  haber tenido pérdidas de 11 mil millones de euros durante el ejercicio 2011 y el problema todavía no ha acabado: de nuevo va a pedir ayuda a los poderes públicos para recapitalizarse (por lo menos 10 millones serán necesarios). El J.P Morgan uno de los principales bancos de inversión de los Estados Unidos, tuvo que reconocer en mayo de 2012 una pérdida de 2.000 millones de dólares (esta noticia provocó en pocos días , una caída de 25.000 millones de dólares de su capitalización bursátil) y se prevé perdidas mucho más altas en el futuro. Los bancos griegos se encuentran en una situación extrema, deben hacerle frente a los retiros masivos de dinero (en los que los dirigentes y accionistas participan activamente) y sobreviven de momento gracias a los préstamos de urgencia que el banco nacional de Grecia les concede día a día, por un monto de 100 mil millones de euros con la venia del Banco Central Europeo. |1|

Entre los 18 bancos europeos que pidieron préstamos al BCE, 1000 billones de euros, numerosas entidades (entre las cuales se encuentran los bancos más grandes), tienen o tendrán nuevamente problemas de liquidez y están ejerciendo presión sobre el BCE, para que les concedan el mismo tipo de préstamos con tasas de interés más bajos (inferiores a la inflación) y a largo plazo.

Mientras que toda la atención de la opinión pública está dirigida hacia la deuda pública acumulada por los Estados, la fuente principal de la crisis está constituida por el estado de los balances de los bancos privados (y de los grandes grupos de seguros). Quienes acumularon cantidades enormes de deuda |2|, con el fin de financiar operaciones de alto riesgo que producían con frecuencia pérdidas colosales. Dichas pérdidas ocurren a la medida que los contratos de los productos estructurados y otros activos tóxicos expiran (o se « flexibilizan » para usar la jerga del oficio).

La lección que podemos sacar, es que, hoy más que nunca, debemos exigir la expropiación de los bancos y su transferencia al sector público bajo control ciudadano. Es necesario rechazar los rescates costosos que sobrecargan aún más la deuda pública sin solucionar de manera duradera la crisis bancaria. Las expropiaciones deberán hacerse sin indemnizar a los grandes accionistas (pero si a los pequeños) y el coste del saneamiento de las cuentas de las instituciones expropiadas se debe recuperar mediante sus patrimonios totales (ya que poseen patrimonios allende a los bancos). Es necesario construir una relación de fuerzas que permitan conseguir el repudio de los poderes públicos de la parte ilegitima de la deuda|3|, con el fin de liberar recursos para la instauración de una política de pleno empleo e inversión pública en las actividades que mejoren las condiciones de vida de la población, que preserven el medio ambiente, que rompan con el capitalismo y el productivismo. Se trata de poner en práctica un sistema de políticas coherentes en términos de alternativas económicas y sociales, que permitan efectuar un gran viraje post neoliberal, post productivista y anticapitalista|4|. En el camino hacia el cambio radical, la auditoría ciudadana de la deuda es una herramienta de concienciación y movilización preciosa e indispensable |5|.

Notas

|1| Financial Times, 22 de mayo de 2012, «Secret €100bn assistance propping up Greek banks», p. 4.

|2| Deudas con respecto a los poderes públicos (el BCE, la Fed, los bancos centrales nacionales), deudas con respecto a los Money Market Funds, deudas con respecto a otros bancos privados, deudas bajo forma de bonos que se venden en los mercados financieros, deudas con respecto a sus clientes que depositan diariamente en una cuenta corriente su dinero disponible (por ejemplo su salario al comienzo de cada mes y también el dinero disponible de una empresa privada grande, pequeña o mediana) y sus ahorros.

|3| «Por qué hay que anular la deuda ilegítima » http://www.cadtm.org/Por-que-hay-que-anular-la-deuda

|4| Véase especialmente Eric Toussaint: «Ocho propuestas urgentes para otra Europa» http://www.cadtm.org/Ocho-propuestas-urgentes-para-otra

|5| Auditoría ciudadana de la deuda: ¿por qué y cómo? http://www.cadtm.org/Auditoria-ciudadana-de-la-deuda,7426 . Véase también: http://www.cadtm.org/Coordinan-esfuerzos-en-Europa-y-el

*Eric Toussaint

Artículo original: CADTM, 10 de junio de 2012

Traducido por: Griselda Piñero

Editado por:  María Piedad Ossaba

Original: Abordant l’Espagne, le cyclone poursuit sa route dévastatrice

Traductions disponibles : Português English

Palabras clave:España - Rescate bancario - báksters -BCE - Europa - Unión Europea - Deuda pública - duida odiosa  Eric Toussaint  

Actualizado ( Jueves, 01 de Agosto de 2013 12:40 )  

Enlaces favoritos - Clicar sobre la imagen

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

La ONU reconoce 57200 desapariciones forzadas en Colombia, la senadora Piedad Cordoba afirman que son mas de 250000...