La pluma dice lo que el hombre calla...

14 noviembre 2018 - 23:56
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Cultura Literatura


Trompeta para un barrio bohemio: Libreta de viaje (6)

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

reinaldo-spitalettaBisCrónica con balada en Queens, vitrales en San Patricio y un cuadro de Van Gogh

En el histórico Flushing Town Hall, un edificio de arquitectura germánica, con ventanales de arco redondo, construido en 1862, ahora sede de cultura y artes, en Queens, Nueva York, presentamos la novela Balada de un viejo adolescente. El periplo cultural, iniciado en esta antigua sede del ayuntamiento, y que se extendió una semana después por Los Ángeles, California, gozó de altas temperaturas de verano y diversas aventuras viajeras (*).

 

balada-de-un-viejo-adolescente

El recinto, sobre la Northern Boulevard, alberga salas de exposiciones, teatro y al Consejo de Cultura y Artes. Una exposición fotográfica sobre Louis Armstrong tornaba más interesante las paredes del zaguán de entrada y, más tarde, allí recalaron floridas silletas de Medellín para la realización del Festival de las flores, en julio. Con una asistencia notoria de latinos y de algunos gringos, las palabras de presentación y la tertulia posterior se prolongaron por más de una hora; después, en la conversación informal, con firma de ejemplares, hubo nuevas inquietudes de los concurrentes en torno a la temática y técnica literaria de la novela.

Después, en la misma programación cultural colombiana, se presentaron la soprano Delcy Yanet Estrada y la mezzosoprano Yenny Lorena Restrepo, ambas colombianas, acompañadas por el pianista argentino Emiliano Messiez, en un recital llamado Dos mujeres, una pasión, en el que, entre otras interpretaciones, cantaron a dúo, para cerrar, La flor de la canela, de Chabuca Granda. Después, la soprano medellinense vocalizó en español Caruso, pieza de Lucio Dalla que integra el nuevo álbum de la cantante.

Te voglio bene assaie
ma tanto tanto bene sai
è una catena ormai
che scioglie il sangue dint’e vene sai

Nueva York, ciudad cosmopolita y multicultural, tiene ángel para presentar novelas y cantar. Hoy, en buena parte del extenso condado de Queens, la presencia masiva de asiáticos es protuberante. Y por muchos lugares, incluidos los alrededores del mencionado Flushing, que también es como un templo del jazz, pululan chinos, coreanos, japoneses, vietnamitas, indios de la India, en una mezcla de lenguas y alfabetos, de avisos y bazares, colorida y simpática. Para llegar a la zona del Flushing desde Manhattan hay que tomar la línea 7, púrpura, del subway.

Queens, con más de dos millones de habitantes, tiene historias musicales a granel, como que allí vivieron Armstrong, Count Besie y Ella Fitzgerald; dos aeropuertos (el Kennedy y LaGuardia), un estadio de béisbol (el Shea de los Mets), la comunidad de colombianos más grande de Estados Unidos, así como un poblado de mayoría griega como es Astoria. En Queens, eso se dice, se hablan más de 130 idiomas.

En Queens, con tren, metro, museos, biblioteca pública, barriadas con bloques de cuatro pisos (como Jackson Heights, Jamaica, Corona, Forest Hill…), universidades, nacieron Donald Trump, Cyndi Lauper, raperos como Ja Rule y “primeras damas” como Nancy Reagan. No es este condado tan atractivo ni tan cultural y variopinto, como el de Manhattan, pero tiene entre sus habitantes mucha mano de obra. En Flushing, al norte de Queens, residencial y financiero, hay un enorme centro de comercio sobre la Main Street.

Queens podría decirse, a simple vista, que es más bien feo. Claro, si se le compara con Manhattan, que tiene todas las arquitecturas, los teatros, los museos más importantes, tres ríos como el Hudson, el East y el Harlem, y es el corazón de los centros culturales, financieros y comerciales del mundo.

Pintura de Van Gogh en el Moma de N.Y.

Capture_La_noche_estrellada_Van_Gogh

Vincent Van Gogh “La noche estrellada”, Óleo sobre tela, 73,7 cm × 92,2 cm
Saint-Rémy, Francia: junio, 1889

Así que, en una tarde de verano, cuando en Manhattan la gente es como un hormiguero infinito, uno puede estar, por ejemplo, haciendo una fila en el Museo de Arte Moderno (MoMA), con sus colecciones exuberantes, o en el Tenement, un recuerdo de los iniciales inmigrantes que llegaron a esta ciudad que parece un cuento de hadas góticas. O, claro, en el monumental Museo de Arte Metropolitano (uno de los diez museos más visitados del mundo), al cual, para medio ver sus muy bien dotadas colecciones y exhibiciones temporales hay que entrar durante una semana seguida.

Y si desea otras perspectivas, entonces puede entrar al Guggenheim, o al de historia natural, o al de cera para que se fotografíe con personajes insólitos, actrices, escritores, políticos… Y una tarde veraniega, de cielo despejado y muchos turistas en las calles, nos fuimos al MoMA, en el Midtown de Manhattan, cuando faltaba poco para que lo cerraran y entonces apenas se volvió un abrebocas de asombro cuando a la carrera se ven cuadros de Picasso (como el de Las Señoritas de Avignon), o la Noche estrellada de Van Gogh, o cuadros de Dalí, Magritte, Pollock, Warhol, Chagall, Matisse… o las colecciones de diseño gráfico, industrial, arquitectura, cine, fotografía.

Nueva York son tiendas descomunales y frontis de todas las formas. Y, como estás por esos lares, por ahí, por la Quinta Avenida, no podés dejar de entrar a San Patricio, catedral neogótica, con sus vitrales de luz mística, su altar descomunal, sus mármoles y peregrinos, con su Pietá que supera tres veces en tamaño a la de Miguel Ángel. San Patricio, santo patrón de Irlanda, está presente en este templo en el que caben cerca de tres mil personas.

 

En el East Village, histórico barrio neoyorquino, una huella de antiguos sanitarios públicos. Foto Reinaldo Spitaletta

Más allá de la estatua de la Libertad, de la isla Ellis, de las novelas y poemas neoyorquizadas, de las inexistentes torres gemelas y del puntiagudo Empire State, vos podés encontrar la soledad en una señora que, sentada esperando un bus articulado, te dice cuál tomar para Wall Street, a la que no llegarás porque ante tantas edificaciones, tantos parques y estatuas, tantas flores veraniegas, nada significa lo bancario, lo bursátil. La señora peliclara se ha subido al mismo autobús, en la parte delantera. Y, como no tenés destino, cualquier bajada siempre será una atracción.

Y en alguna manzana del East Village, un vecindario romántico, con fachadas avejentadas, con escaleras de incendio, te bajarás para caminar frente a bares, teatros, colegios, tiendas japonesas de juguetes, librerías de usados, o por el hospital Sinaí Beth Israel. Es un barrio de literatura y en su historia están los movimientos contraculturales y escritores de la Beat Generation, como Kerouac, Ginsberg y Burroughs.

La tarde se sube a los árboles y no se sabe por qué misterio comenzás a pensar en tantos inmigrantes que por estas geografías advinieron para quedarse y construir una vida lejos de sus recuerdos. Junto al edificio Fischer, sede de industrias musicales, tres muchachos, sentados a una banca de parque, esperan la noche.

(*) El viaje y presentación en Nueva York fue posible gracias al patrocinio  y gestión de la empresa cultural Ítaka (Medellín) y Luis Eduardo Acosta (Nueva York).

 

Calle neoyorquina en el verano de 2018. Foto Spitaletta

 

Detalle interior de la Catedral de San Patricio. Foto Spitaletta

 

Reinaldo Spitaletta para La Pluma, 30 de julio de 2018

 

Editado por María Piedad Ossaba

 

Artículos, ensayos y crónicas de Reinaldo Spittaleta publicados por La Pluma


Palabras clave:Queens  Nueva York  USA  Balada de un viejo adolescente  periplo cultural  San Patricio  Moma  Reinaldo Spitaletta  

Actualizado ( Domingo, 05 de Agosto de 2018 19:32 )  

Dosieres de actualidad destacados

 

Cultura de luto: alerta y movilización en Argentina

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » «La cultura está de luto» fue la consigna de la caravana y el abrazo simbóli...

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net hace un llamado a los ciudadanos del mundo, a los medios alternati...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net apoya irrestrictamente la Revolución Bolivariana, hace un llamado...

Otros artículos relacionados

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy591
mod_vvisit_counterAyer7000
mod_vvisit_counterEsta semana7631
mod_vvisit_counterSemana precedente150
mod_vvisit_counterEste mes7826
mod_vvisit_counterMes precedente15308

We have: 105 guests online
Tu IP es: 54.163.20.57
 , 
Hoy es el 15 de Nov de 2018