Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Tanatopolítica y negación del racismo

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

aut_939BisLas medidas migranticidas del gobierno italiano actual y de Salvini en particular hasta ahora han dejado al menos 450 víctimas. Hago obviamente referencia a la guerra abierta y sin escrúpulos realizada contra las ONG que realizan operaciones de búsqueda y rescate marítimo y a la prohibición hecha de atracar en puertos italianos a los buques que se atreven a salvar vidas de emigrantes: no sólo de los buques de ONG, sino también los de la Operación Sophia, un remolcador enarbolando pabellón italiano, e incluso un buque de nuestro servicio de guardacostas.

Vemos al ministro del interior arrogarse funciones que no son de su competencia, hasta el punto de amenazar con esposas a los supervivientes que se han rebelado contra la perspectiva de ser deportados hacia el infierno libio. En realidad, todo eso se inscribe en el contexto de lo que podría describirse, siguiendo las huellas de Michel Foucault, como una tanatopolíitica (política de muerte), diseñada por las opciones y acciones de una gran parte de las instituciones y los Estados de la Unión Europea.

Que baste con decir que en el momento en que escribo, desde el comienzo de este año, más de 1.422 personas desaparecieron durante la travesía del Mediterráneo, a las que hay que añadir 46, desaparecidos a lo largo de las carreteras terrestres europeas. Es una cifra aterradora si se considera la drástica disminución de las salidas y llegadas: a principios del mes de mayo habían disminuido de por lo menos un 75% con relación al año anterior, de modo que, según los datos del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas  para los Refugiados), si en 2017 hubo una víctima por ocho refugiados, en 2018 ya hay una por siete, a pesar de, lo repito, la fuerte reducción en los “flujos” (como se dice con una mala metáfora naturalista).

Sí, el Mediterráneo se ha convertido en un amplio cementerio marino y el canal de Sicilia ha «ganado» la siniestra primacía de la frontera más letal del mundo. No sólo la guerra contra las ONG, sino también el final de la Misión Mare Nostrum han contribuido a esta primacía, así como los actuales y repetidos intentos, practicados por el ministro del interior con un cinismo inhabitual, de obstaculizar las operaciones de rescate realizadas por la Guardia costera y la Marina militar, que en el pasado, habían salvado cientos de miles de vidas

Pero no hay que creer que sólo se perece haciéndose engullir por las aguas de la Mare Nostrum. Gracias a UNITED - una red «contra el nacionalismo, el racismo, el fascismo y en favor de los migrantes y refugiados», que agrupa no menos de 550 organizaciones de la sociedad civil de 48 países europeos - sabemos que la tanatopolíitica de la UE mata, directa o indirectamente, bajo las formas más diversas.

Gracias a un cuidadoso seguimiento en el tiempo, esta red compiló una lista, que abarca el período entre 1993 y 2018, de 34.361 muertes de refugiados y migrantes imputables a las «desastrosas políticas restrictivas de la Fortaleza Europa», a la «militarización de las fronteras, las leyes sobre el asilo, a las políticas de detención y deportación». Este catálogo es muy parcial, advierten sus autores, ya que « probablemente miles de víctimas nunca se han encontrado».

El siniestro inventario nos dice que se puede perder la vida al ser asesinado por la policía o la guardia fronteriza de tal o cual país, europeo u otro. A menudo se muere atropellado intencionalmente, por trenes o camiones, como ocurre como ocurre  cerca de Calais. Las personas mueren, a veces quemadas vivas, durante los ataques perpetrados por  grupos de extrema derecha contra centros de acogida. Una vez que usted ha alcanzado el suelo europeo deseado, puede sucumbir debido a la denegación de servicios médicos. En numerosos casos, fueron asesinados tan pronto pisaron el suelo de países  como Irak y Afganistán, de donde habían huido y hacia dónde fueron deportados. Un gran número de personas mueren también por suicidio cuando se enteran o temen con razón de que su solicitud de asilo será rechazada o debido a las condiciones de vida intolerables en el llamado centro de acogida.

Sería necesario tomarse la molestia- como lo hizo la abajo firmante - de leer un caso tras otro de esta lista (publicada, es su mérito, en Il Manifesto del pasado 22 de junio, en forma de suplemento), imaginar qué abismo de desesperación condujo alrededor de 450 personas, incluidos algunos menores, a suicidarse, después de haber enfrentado valerosamente viajes salpicados de toda clase de peligros, sufrimientos y horrores (basta con pensar en los campos libios).


El 22 de junio pasado, Il Manifesto, Der Tagesspiegel (Berlín) y The Guaridan han publicado la lista de 34.361 muertos que se puede encontrar aquí 

Sólo citaré algunos ejemplos, entre los más emblemáticos, trágicos y recientes de este extenso catálogo. El 22 de abril de 2018, en el centro para solicitantes de asilo de Eckolstädt, en Alemania, un eritreo de 19 años estrangula a su hijo de seis meses y se cuelga. Entre enero y febrero de 2017, cinco adolescentes se suicidaron en distintos centros para solicitantes de asilo en Suecia. El 25 de abril de 2016, es un maliense de 17 años, ilegalmente encarcelado en Loiret, en Francia. El 16 de enero de 2012, una srilankesa de 24 años prendió fuego a su habitación en el centro de refugiados de Førde, en Noruega, matándose y matando a su niño de dos años: su solicitud de asilo había sido rechazada. En realidad, entre  los “rechazados”, como se dice en la jerga burocrática, no son raros los que eligen la manera más atroz de suprimirse transformándose en antorcha humana: la autoinmolación, como lo sabemos, es por excelencia un acto extremo de protesta y/o rebelión (véase: A. Rivera, El fuego de la rebelión. Antorchas humanas de Magreb a Europa, a parecer en francés en las ediciones The Glocal Workshop/El Taller Glocal).

El hecho de que el suicidio es una de las consecuencias estructurales trágicas de la  tanatopolítica europea también está demostrado por un caso muy reciente. El 4 de julio, 69 afganos fueron deportados de Alemania hacia su país de origen. El ministro de interior, Horst Seehofer, una especie de versión teutónica de Salvini, se atreve a regocijarse públicamente que eso ocurra justo el día de su cumpleaños, como si se tratara de un regalo. Uno de los deportados se colgó a su llegada a Kabul. Tenía veintitrés años y, aunque vivió en Alemania desde el comienzo de la adolescencia, su solicitud de asilo  había sido rechazada definitivamente.

Informé estos casos para tratar de eludir  la indistinción,  la reducción a  una masa insignificante, si no la reificación, de las biografías de estos héroes trágicos de nuestro tiempo. Aunque insuficiente para romper el círculo vicioso del racismo, ahora extendido, el ejercicio de la empatía, si se practica por un buen número de ciudadanos, podría al menos contribuir a minarlo, este círculo vicioso que vincula el racismo institucional, mediático y «popular». Por supuesto, vivimos en una época desafortunada, donde incluso algunos acdémicos, ciertamente antirracistas, para la mayoría de tendencia post colonial, desprecian abiertamente la ética de la compasión, que, aunque comprendida en el sentido literal como participación en el sufrimiento de los otros, no sería, según ellos, nada más que una herencia del paternalismo colonial.

Para no hablar de otros que, en las columnas de un diario más bien de izquierda, colocándose involuntariamente a la sombra del viejo juicio dalemiano (de Massimo d’Alema, exlíder del ex PCI, NdT) sobre la Liga como una «costilla de izquierda», niegan o minimizan como un simple voto legítimo de protesta los votos obtenidos por Salvini & Co., obtenidos de votantes otrora de izquierda. Éstos expresan su protesta cómo pueden, son también víctimas, casi tanto como los emigrantes. También hay investigadores que, minimizando el papel de la inmigración y el racismo en los resultados electorales, llegan hasta sostener que la minoría italiana que teme vivir en un país fascista y racista sólo quisiera afirmar su propia «supremacía moral» exclusiva.

Sin embargo, dista mucho de ser arriesgado suponer, como lo hago desde hace algún tiempo, que estamos en la fase putrescente del neoliberalismo o, para decirlo de otro modo, del capitalismo financiero. Utilizo este calificativo en el sentido de lo que, aunque afectado por la putrefacción, sobrevive prefigurando una posible salida de tipo totalitaria. A este respecto, no es anacrónico citar a Hannah Arendt, que escribía en La Banalidad del Mal (1963): «Ciertamente, el fascismo ya fue derrotado una vez, pero estamos lejos de haber erradicado definitivamente este mal supremo de nuestro tiempo: sus raíces en realidad son profundas y se llaman antisemitismo, racismo, imperialismo».

Annamaria Rivera

Original: La tanatopolitica e la denegazione del razzismo

Traductions disponibles : Français 

Traducido por María Piedad Ossaba para La Pluma y Tlaxcala

Editado por Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

Artículos de Annamaria Rivera publicados por La Pluma

 

 

 

 

 

Palabras clave:Salvimaionesa  Racismo de Estado  Tanatopolítica  Italieta  Fortaleza Europa  Migrantes y refugiados  UEropa  Annamaria Rivera  

Actualizado ( Jueves, 26 de Julio de 2018 13:05 )  

Dosieres de actualidad destacados

 

Editorial La Pluma n° 1: A tod@s

Tenemos enemigos. Algunos de ellos intentaron hacer desaparecer nuestro sitio el 27 de marzo. Ese ataque maligno fue rechazado por nuestros proveedores de servidor. Sin duda estos enemigos trataran de...

 

Colombia: Solicitud de suspensión de las aspersiones con glifosato

Petición para solicitar la inaplicación de la Resolución 001 de enero 2017, expedida por el Consejo Nacional de Estupefacientes  En el año 2015, la suspensión de las aspersiones con glifosa...

 

Alerta: En Colombia, una nueva pacificación disfrazada de paz

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net hace un llamado a los ciudadanos del mundo, a los medios alternativ...

 

Venezuela: la palabra al Poder constituyente originario ¡El Pueblo!

« En el silencio no hay movimiento, el grito es por la libertad! Graffiti barrio San Antonio, Cali, Colombia » La Pluma.net apoya irrestrictamente la Revolución Bolivariana, hace un llamado ...

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy46441
mod_vvisit_counterAyer31119
mod_vvisit_counterEsta semana146351
mod_vvisit_counterSemana precedente247482
mod_vvisit_counterEste mes560697
mod_vvisit_counterMes precedente1463694

We have: 614 guests, 86 bots online
Tu IP es: 54.198.96.198
 , 
Hoy es el 15 de Ago de 2018