Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


La muerte de José Miguel: violencia estructural e infanticidio en La Guajira, Colombia

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

José Antonio Gutiérrez D.(…) un número significativo de niños y niñas, en su mayor parte del pueblo Wayúu, ha muerto en el departamento de La Guajira durante los últimos meses por causas perfectamente evitables; hechos que deben avergonzar a toda la sociedad y, en particular, a quienes hacemos parte del poder público y a quienes ejecutan políticas públicas dirigidas a esta población en particular”.

(Jorge Armando Otálora Gómez, Crisis Humanitaria en La Guajira 2014, Informe Ejecutivo, p.5) 

A medida que avanzamos en la procesión fúnebre, en medio de la polvareda, rodeados por la sequedad de La Guajira, se me acerca el padre del niño recién fallecido junto a otro hombre. “Estaba débil, tenía vómitos, estaba enfermo. No podía levantarse. No sabíamos qué le pasaba. Lo llevamos al hospital, le pusieron suero y allí duró un día. Nos dijeron después que estaba bien, que lo podían dar de alta. Apenas saliendo empezó a llorar y luego empezó con el vómito de nuevo. A las pocas horas ya estaba muerto”. Así relata el indígena Wayúu Miguel Uriana, a través de un traductor, el sensible fallecimiento de su hijo de cuatro años, que se produjo el sábado 13 de diciembre del 2014 a las 1,50 am.  El niño se llamaba José Miguel Uriana Epinayu y era el segundo de cuatro hijos. Su hermanita menor, Valery, de apenas 18 meses, estaba sufriendo de los mismos síntomas que él. Según la gente de la comunidad de Uyatpana, comunidad a la que pertenecía José Miguel, él era el niño número 47 en morir en el último trimestre del año pasado en el municipio de Riohacha. Una cifra escalofriante que revela la escala de la tragedia social que se vive en La Guajira, la cual fue expuesta a la luz pública por la movilización del mismo pueblo guajiro, quienes se declararon en paro cívico departamental los días 11 y 12 de Agosto del pasado año.

Hermana y made de Jose MiguelBis

Valery la hermanita menor de José Miguel en brazos de su madre

Durante el paro, gatillado por una sequía que acabó con 23.000 cabezas de ganado, se articuló una serie de sencillas demandas que el gobierno de Santos se comprometió a atender: mejoras en la provisión de servicios e infraestructura, que el 20% de las regalías que genera el departamento se queden para financiar la inversión social, apoyo a proyectos productivos sostenibles –principalmente de carácter agropecuario y turístico-, mayor planificación en la utilización de los recursos naturales y creación de un fondo especial para pagar la deuda social del gobierno con el departamento. Como es ya tradicional cuando una tragedia se pone de moda, los medios colombianos se llenaron de indignados artículos sobre la crisis de La Guajira por un par de semanas, todos condenaron a viva voz la situación de este departamento, para que luego la noticia se volviera añeja y La Guajira cayera así nuevamente en el olvido tanto de la opinión pública como de las autoridades.

Hasta la fecha, no se ha cumplido nada ni se ha hecho ningún esfuerzo serio por comenzar a trabajar en esa dirección. Las autoridades nacionales siguen inmersas en su tradicional autismo, las autoridades locales siguen enmarañadas en las pegajosas redes del clientelismo y los guajiros, indígenas y no indígenas, siguen sumergidos en una miseria tanto más oprobiosa y paradójica por cuanto están rodeados de riqueza: la Chevron saca el gas a gusto y desde el Cerrejón salen trenes con incontables vagones cargados de carbón varias veces al día. Mientras tanto, los niños Wayúu siguen muriendo de hambre, de sed, de diarrea, de fiebre, en fin, por pobres. En Colombia hay muchas formas de matar y en la Guajira, el hambre mata más personas que las balas. 

Lo único tangible que de ese paro cívico ha salido, es un informe de la Defensoría del Pueblo que no hace sino confirmar lo que los guajiros vienen tratando de decir desde hace ya rato: que la crisis social en La Guajira, microcosmos en el cual se concentran todas las violencias, todas las contradicciones, todas las exclusiones del actual modelo de desarrollo neoliberal-extractivista, es profunda e insostenible. La presentación del informe no puede ser más claro, “La constante del departamento de La Guajira es el sufrimiento: Sufren las madres que han perdido a sus hijos e hijas; sufren los niños y las niñas que caminan bajo el ardiente sol en busca de agua; sufren los habitantes de los quince municipios del departamento que jamás han visto plenamente satisfechas sus necesidades básicas; sufre el pueblo Wayúu acorralado por el hambre, la violencia y la corrupción; sufren los hombres privados de su libertad en una cárcel que niega su dignidad humana”. Según este informe, el departamento de La Guajira se lleva el primer lugar en el índice de desnutrición, con una prevalencia del 11%, mientras que 28% de los niños menores de 5 años sufren de desnutrición crónica y un 39% de anemia; casi el 60% de los hogares se encuentran en riesgo de hambre; también se lleva el primer lugar en mortandad materna; la tasa de mortalidad en menores de 5 años, de 32 por 1.000 (en el primer semestre del 2014 los menores de 1 año representaban el 53% del total de muertes registradas, y sabemos que esta cifra es un sub-registro); la mayoría de la población carece de acceso a agua potable y la mitad de las muertes de niños se deben a diarrea; a medida que aumentan las inversiones extranjeras en recursos minero-extractivos, aumenta la pobreza, pasando de un 37% en el 2005 a un 48% en el 2009, y a un 56% en el 2013; el 65% de la población del departamento tiene sus necesidades básicas insatisfechas y en el caso de la población rural, esta cifra llega al 92%; más del 60% de la población carece de alcantarillado, electricidad y acueducto; el analfabetismo es del 32%.

Nina  WayuuBis

Los Wayúu somos invisibles para el gobierno, mueren y mueren niños y no pasa nada, no hay agua y no pasa nada”, me dice un asistente al funeral. Mostrándome la carabina que, al igual que muchos otros hombres, trae al hombro, para dar tiros al aire después del entierro como señal de duelo, me confiesa “somos gente muy paciente, no usamos estas armas contra ellos, aunque ellos sí nos matan”. Hay conciencia de que este no es un niño que simplemente murió: lo mató la negligencia de todo el sistema hacia la población. Matilde López Arpushana, ganadora del Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos 2014, llamaba a esta situación un infanticidio. Ella tuvo que pelear con uñas y dientes para llamar la atención sobre la grave crisis de La Guajira. Se ganó enemigos no solamente entre las autoridades del gobierno local, sino además de algunas autoridades indígenas. Ella nos explica que lo peor que ha ocurrido es “la cooptación de un sector importante de las autoridades indígenas que no escuchan, que no ven. Nunca he estado en Uribia, y allá, en la capital indígena de Colombia hay quienes me declararon la guerra por denunciar lo que estaba pasando. En el actual sistema, muchas autoridades están en arreglo con las autoridades políticas, reciben sus comisiones, dan votos y todo queda tranquilo. También ocurre que muchos mayores, que son gente que sabe mucho de la cultura, pero que no saben cómo es el sistema en que vivimos, los invitan las empresas, a veces ni siquiera saben hablar español, les presentan los proyectos y dicen después que sí hubo consulta previa. Pero es como si a mí me invitaran, me dieran una charla en inglés y después me dijeran que si estoy de acuerdo”.

Si bien las autoridades no han atendido a los niños con hambre, si han utilizado las pobres políticas de bienestar social como un arma en contra de esta dirigente social: “yo he adoptado a un niño de una comunidad que se estaba muriendo de hambre, me lo traje esquelético, y ahora el niño está bien alimentado y atendido. Pero resulta y pasa que como con todo el problema de la denuncia de lo que estaba ocurriendo me tocaba andar mucho por la calle, entonces ahí sí que Bienestar Familiar se acordó de este niño, y aunque nunca hicieron nada cuando estaba desnutrido, ahora sí que me amenazaban con quitármelo que porque no le estaba prestando suficiente atención”.

ataud Jose MiguelBis


entierro de José Miguel1Bis

El pequeño féretro de José Miguel fue rodeado entonces de mujeres y de hombres que, según la usanza Wayúu, lloraban con la cara tapada con un trapo. Solamente lloran cuando tienen la cara cubierta. Pero cuando lloran, se les arranca el alma por la boca en un lúgubre e hipnótico llanto que, en todas las tonalidades, llena el espacio. Alrededor, el dolor se siente en la piel: unos toman chirrinche, otros escupen el polvo, cada cual a su manera, trata de sacudirse esa pena tan tremenda. Finalmente, el féretro es colocado en el nicho y en medio de llantos y chirrinche, los ladrillos son colocados uno tras otro en la tumba con un sonido seco. La impotencia de ver a sus hijos morirse así y pasar a formar parte de unas estadísticas que para el mundo no significan mucho, es indescriptible. José Miguel fue no más de los 37.000 niños Wayúu desnutridos que se muere; uno más entre 5.000 ó 14.000 niños de esa etnia asesinados por el hambre y la sed, sin que nadie siquiera sepa el número exacto… vaya qué escandalosa muestra del desinterés oficial en la tragedia de La Guajira. Esas son las paradojas de Colombia: que en medio de tanta riqueza, miles de niños mueran de hambre. Que se venda a La Guajira como un paraíso turístico, y que ahí mismo, bajo las narices de los turistas, se esconda esa sorda tragedia. Ahora que todos llevan la “paz” a flor de labios, que se recuerde a quienes a capa y espada defienden el status quo, a los que dicen que el “modelo  no se negocia”, que la violencia estructural, esa que condena a unos al hambre mientras otros comen a plato lleno, es la principal asesina en La Guajira.  Y quizás en todo Colombia.  

José Antonio Gutiérrez D.   para La Pluma, 9 de Junio, 2015

Imágenes del funeral de José Miguel, de su hermana Valery en brazos de su madre, el jaguey de la comunidad.

Artículos de José Antonio Gutiérrez D. publicados en La Pluma:

Colombia: ¿Caguanazo a las FARC-EP?

Colombia: Bajo Cuembí, Putumayo: un ejemplo a seguir en la lucha por el cese al fuego bilateral

Colombia, el peligro de ser ambientalista (...y sindicalista, feminista, de izquierda, campesino, pobre, etc., etc., etc.)

Negociando la derrota política, militar y moral de la insurgencia

Eduardo Galeano, la conciencia latinoamericana

Colombia: Resistencia en medio del malestar: la lucha obrera en el ingenio Risaralda

El gringo y la paz

La Europa de la represión golpea la protesta social en Irlanda

Una derrota digna: se aprueba el TLC UE-Colombia en Irlanda

Syriza: Terremoto en Europa

Je ne suis pas Charlie (Yo no soy Charlie)

Colombia: Parlamentarios en Irlanda llaman a reanudar el diálogo y a un cese al fuego bilateral.

La solidaridad

Víctimas y víctimas ( Audio)

Colombia: Paros cívicos y conflicto social

La esquizofrenia de Santos: negociación y confrontación

Con Fuerza hacia el Foro Regional Ambiental de Tolima

Colombia: Y con el EPL… ¿entonces qué?

Colombia: Santos, el gran encantador de serpientes

Colombia: Presidente habemus: mandato por la paz con injusticia social

Colombia: ¿Tiene Santos las llaves de la paz?

El proceso de paz ¿secuestrado por el miedo?

Uno, dos, cien Buenaventuras por toda Colombia…

Colombia: Obreros de Cristar SAS, Buga (Valle del Cauca): 900 días en resistencia

Colombia: Reseña del IV Encuentro de Mujeres Campesinas y Luchadoras (El Cabuyal, Palmira, Valle del Cauca. 30 de Marzo, 2014)

¿En qué quedamos? ¿Las FARC-EP van ganando o perdiendo?

Zozobra y terror en Pradera, Valle del Cauca

Lo que no dice el artículo del Washington Post (I Parte)

Colombia: “Estar presos así, tan inocentemente”: Sobre los cuatro soldados de La Marina acusados de rebelión

El loco Ordóñez y las llaves de la paz

Colombia: Proceso de paz: ¿de las puertas abiertas al portazo en la cara?

Nueva audiencia por el caso del campesino José Norbey Lugo Caballero, afiliado a Astracatol-Fensuagro (5 de Noviembre)

Asesinado dirigente campesino que se opuso a mina La Colosa (Cajamarca, Tolima

Colombia: Entrevista a Marco Reinerio Montealegre, dirigente cafetero de Tolima "La fuerza campesina es determinante para transformar nuestro país"

Colombia: Los paros agrarios y la lectura de su impacto político. Contribución para un debate necesario

Gobierno de Irlanda muestra preocupación por represión durante el Paro Nacional Agrario y Popular

La vía democrática al socialismo 40 años después de Allende

El paro agrario y popular, síntoma de algo nuevo que nace en Colombia

El gobierno colombiano siembra el terror: los casos de Cajamarca y Castilla (Tolima))

Protesta social recibe tratamiento militar en Colombia. Grave situación humanitaria en el Cauca

Colombia: Municipio de Piedras (Tolima) dice no a la megaminería

Catatumbo: que Santos renuncie a la violencia para hacer política

¡Presos de la Marina, 7 libres, 1 por liberar!

Solidaridad desde Irlanda con el Catatumbo

Pereira, aterradoramente limpia

Catatumbo

Santos, el "pacificador" de Colombia

Entrevista a Guillermo Cano, dirigente detenido de Astracatol “Se está dando una persecución contra la organización sindical campesina”

Marcha Carnaval en Tolima contra La Colosa: Desde Dublín pronunciamos nuestra solidaridad con las Comunidades de Cajamarca, Tolima, en su resistencia contra la Colosa

Lo que faltaba: macartismo indigenista

James Petras: “En Colombia la lucha por la tierra, por la justicia social, constituyen el eje del conflicto y de su eventual solución” . Con Eliecer Jimenez Julio

Falsos positivos, ejecuciones extrajudiciales y derechos humanos

Libertad a los presos de La Marina!

Reflexiones sobre el asesinato de Giovanni Díaz: guerrillero, campesino, colombiano

Colombia - La sombra de la Colosa sobre Cajamarca, Tolima: Megaminería, el nuevo delirio del Dorado

Sobre la retención ilegal de los dirigentes campesinos tolimenses Maribel Oviedo, Onán Cortez, Osiel Giraldo

Colombia - La sombra de la Colosa sobre Cajamarca, Tolima: Megaminería, el nuevo delirio del Dorado

Tras dura represión y amenazas de masacrar campesinos, se llega a acuerdo con los cafeteros

Amargo café, amargo cacao: violenta represión a la protesta de campesinos cafeteros y cacaoteros en Colombia

Colombia: Continúa la Guerra Sucia en La Marina (Chaparral, Tolima): Amenazas del Ejército contra la familia Díaz

Colombia: Para los de ruana, la arbitrariedad y la injusticia: sobre los presos de La Marina (Tolima) Colombia: Se consolida la represión y el terror de Estado en la Marina, Chaparral (Tolima)

El terrorismo de Estado se pasea a sus anchas en Europa

¿Dar la cara a las víctimas?

Masacre de Santa Rosa de Osos, ¿qué nos dice del paramilitarismo en Colombia?

Empezamos maluco: Negociación de paz y el cuento chino de la “democracia” asediada

Representación Política, Legitimidad e Insurgencia

En Ituango, en Caloto, en todo el territorio… que cese la represión contra el pueblo organizado

Si el río suena… ¿significa paz a la vista?

El juego de "divide y reinarás" de Santos en el Cauca y la apuesta por la unidad de los que luchan

Memoria selectiva : sembrar cizaña para dividir , José Antonio Gutierrez y Jaime Jimenez

El Cauca, síntoma del agotamiento de la Unidad Nacional y desafío para el movimiento popula

Atentado a dos Londoños: la estridencia y el silencio

Entrevista con Franklin Castañeda, abogado defensor de derechos humanos: “se dice que no hay presos políticos en Colombia, pero hay presos claramente discriminados por razones políticas”

A raíz del Caso Langlois: Medios y Conflicto en Colombia

Colombia empalada

Colombia: Para la paz es necesario: voluntad, levantar calificativo de terroristas y reconocimiento del derecho a la rebelión. Conclusiones Seminario conflicto y paz en Dubín

La Geopolítica de la Paz y los Conflictos: Colombia, Kurdistán, Sri Lanka e Irlanda del Norte

¡Para hablar de Paz hay que hablar de Guerra! (1a parte)

Las cárceles convertidas en trinchera de lucha

Hablemos del conflicto social y armado colombiano

El paro armado de los Urabeños: ¿Cría cuervos y te sacarán los ojos?

La reforma a la justicia es más grave que el caso del ladrón detrás del juez

El significado del asesinato de Alfonso Cano, líder de las FARC-EP

Santos: luz verde para la guerra sucia en Colombia

Colombia no es Porto Alegre: Boaventura de Sousa Santos y la socialdemocracia

La otra guerra de Uribe: los estudiantes y las universidades públicas por CILEP.

¿Quién mató a Facundo Cabral?


 

Palabras clave:Colombia  Guajora  Wayúus  crisis humanitaria  José Miguel Uriana Epinayu  Paro civico  dignidad  hambruna  desalojos  paramilitarismo  “apartheid institucional”  solidaridad  caos social y político  revueltas lógicas  multinacionales  Carbones del Cerrejón Limited  Billiton Anglo American Xstrata-Glencore Ecopetrol Chevron Texaco  José Antonio Gutiérrez D.  

Actualizado ( Jueves, 23 de Julio de 2015 22:33 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy6645
mod_vvisit_counterAyer78485
mod_vvisit_counterEsta semana304643
mod_vvisit_counterSemana precedente512365
mod_vvisit_counterEste mes1291318
mod_vvisit_counterMes precedente2045571

We have: 769 guests, 11 bots online
Tu IP es: 54.81.71.187
 , 
Hoy es el 20 de Abr de 2018