Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Colombia: Bajo Cuembí, Putumayo: un ejemplo a seguir en la lucha por el cese al fuego bilateral

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

José Antonio Gutiérrez D.El día sábado 18 de Abril, a las 6 de la mañana, un grupo de militares adscritos a la Brigada de Selva No 27, de la Sexta División del Ejército, se instalan en la caseta comunitaria de la vereda Bajo Cuembí, Putumayo, perteneciente a la Zona de Reserva Campesina “La Perla Amazónica”.

La comunidad se movilizó y logró que se retiraran de su local comunitario, no sin antes haber sido hostigados algunos jóvenes con los interrogatorios que los militares frecuentemente hacen a la población [1]. Pero se fueron. Tras haber irrumpido en medio de la comunidad, sin que nadie los llamara, asentándose en el centro comunitario, posando de “defensores” mientras usan a la población como escudo humano tras el cual desarrollar labores contra-insurgentes.

Von Clausewitz, general prusiano del siglo XIX, decía que la guerra era la continuación de la política por otros medios. De igual manera, podría decirse que la negociación política es una continuación de la guerra por otros medios o, a veces, combinando los medios. La negociación política que adelanta el gobierno colombiano con las FARC-EP no es la excepción. Mientras las FARC-EP han decretado un cese al fuego unilateral, el Ejército arrecia la ofensiva militar por tierra y aire, y se aprovecha de él para pasar a la ofensiva, como quedó en evidencia cuando en la vereda La Esperanza, Buenos Aires, Cauca, una unidad militar en operaciones contra-guerrilla fue atacada por insurgentes[2]. Desde un primer momento, el Ejército ha aumentado los operativos para capturar y matar insurgentes aprovechándose del cese al fuego. De eso, los mismos guerrilleros han dado cuenta en varios comunicados y a diario se leen partes militares en los que denuncian nuevas capturas y muertes de insurgentes. Ahora quieren acelerar el desminado y, en ausencia de un cese al fuego, levantar así una de las pocas defensas efectivas que los insurgentes mantienen ante el incremento de operativos contra-guerrilleros. Si se avanza en el desminado en las actuales condiciones, podemos esperar un baño de sangre para la guerrilla –y así, el gobierno podrá negociar ante un enemigo extremadamente debilitado la paz exprés e imponer sin dificultades sus condiciones. Cierto es que la mesa de negociaciones fue un triunfo del pueblo, pero la oligarquía buscará convertirla en una victoria política para ellos. También es cierto que las FARC-EP no llegaron a la mesa de negociaciones derrotadas, pero la oligarquía no ha renunciado a derrotarlos. De hecho, la mesa de negociaciones es un aspecto más de la ofensiva contra-insurgente del Estado. La guinda de la torta, como alguna vez lo dijo Santos.

En esas circunstancias, no es fácil que los guerrilleros se queden quietos y esperen resignados a que los militares los masacren. La precariedad de esta situación la señala León Valencia, quien, a su momento, declaró que las FARC-EP “no pueden dejar pasar mucho tiempo después de concentrar la mayoría de sus principales líderes en La Habana y decretar un cese unilateral indefinido de sus acciones ofensivas. Una guerrilla que no combate y tiene a sus jefes lejos de la tropa tiende a descomponerse y a presentar un blanco fácil para los enemigos” [3]. Esto es un escenario que genera múltiples dificultades en el marco del proceso de paz, como también lo señala una editorial de revista Semana: “Adelantarse con un cese unilateral para presionar a la contraparte, como lo hicieron las FARC, sin negar que es un gesto de buena voluntad, también resultó ser un error de cálculo. (…) las acciones armadas de las FARC han disminuido sustancialmente, (…) el cumplimiento del cese se acerca al 95 por ciento. Sin embargo, la ofensiva militar del Ejército no ha bajado. (…) En esas circunstancias ellos mismos [las FARC-EP] no tienen cómo pedirles a los guerrilleros que aguanten la ofensiva por mucho tiempo, sin disparar. (…) El cese unilateral también tiene el problema de que cualquier violación que ocurra, por aislada que sea, es leída como una inaceptable traición a su palabra.”[4]

Cualquier gesto unilateral de la insurgencia la oligarquía lo lee en clave de debilidad. Y ante un enemigo débil ¿para qué negociar? Mejor aniquilarlo o debilitarlo hasta que deba firmar su virtual rendición. Así es cómo razona esta oligarquía y sus socios en Washington: El general del Comando Sur, John F. Kelly señala que las FARC-EP están paralizadas gracias a la acción del Ejército más que a una decisión unilateral [5]. Los gestos unilaterales de la insurgencia, no le mejoran su imagen ante los medios de comunicación de masas, y no le generan tampoco una situación que propicie acciones recíprocas por parte del Estado. Los gestos unilaterales de la insurgencia, independientemente de sus deseos, alimentan las peores tendencias guerreristas y fascistas de la oligarquía.

Ya la insurgencia ha demostrado, más allá de cualquier duda razonable, su voluntad de negociar la salida política al conflicto armado. Han seguido negociando aún sobre el cadáver del arquitecto del actual proceso de paz, el comandante Alfonso Cano. Quienes realmente tienen un compromiso con la paz con justicia social ya no deberían seguir exigiendo más gestos unilaterales de la insurgencia o poniendo más presión sobre ésta, pues esta posición fortalece la estrategia militarista de la oligarquía. Es la hora de luchar a fondo por las medidas bilaterales, por el cese al fuego bilateral. Esta es la única garantía de que una negociación política ponga fin al conflicto armado en términos medianamente favorables para las organizaciones populares o que las reformas que ha exigido por décadas el pueblo sean, finalmente escuchadas. La oligarquía, por voluntad propia, no hará nada. O hará lo que ya sabemos: firmará acuerdos para inmediatamente promover leyes e implementar políticas que van en el espíritu contrario a éstos.

Mientras el gobierno se niega tercamente a cualquier medida bilateral para desescalar el conflicto, la posición adoptada por los campesinos del Bajo Cuembí es un ejemplo a seguir. Este ejemplo demuestra que, más allá de seguir suplicando un cese al fuego bilateral a un gobierno autista, que no demuestra la menor preocupación por las mayorías empobrecidas del país pero que se desvela por satisfacer a la minoría de los súper-ricos, se pueden tomar acciones concretas, de carácter directo, para avanzar en la desmilitarización de los territorios. Tal cual lo demostraron hace unos años los campesinos en Miranda, cuyo ejemplo fue después seguido por los indígenas en el Cerro Berlín, y tal cual lo demuestran los campesinos del Bajo Cuembí, la lucha por el cese al fuego bilateral y la desmilitarización de los territorios puede comenzar mediante la movilización activa, sin esperar dádivas ni un cambio de corazón en Santos. Para ello, es posible echar mano a los métodos de lucha tradicionales de las clases populares: acción directa y desobediencia civil. El gobierno nunca ha escuchado a las razones del pueblo; solamente escucha cuando el pueblo recurre a las llamadas “vías de hecho”  No queda de otra ante un gobierno que no cumple su palabra y que no atiende otro lenguaje que la fuerza, en este caso, la fuerza organizada del pueblo.

José Antonio Gutiérrez D. para La Pluma,13 de Mayo, 2015

[1] http://justiciaypazcolombia.com/Comunidad-logra-el-retiro-de

[2] http://www.contagioradio.com/la-noche-de-la-muerte-de-11-soldados-en-cauca-hubo-enfrentamientos-segun-testimonios-articulo-7451/

[3] http://www.semana.com/opinion/articulo/leon-valencia-preguntas-sobre-el-2015/413727-3

[4] http://www.semana.com/nacion/articulo/por-que-el-ataque-de-las-farc/424537-3

[5] http://www.miamiherald.com/opinion/op-ed/article20047503.html


Artículos de José Antonio Gutiérrez D. publicados en La Pluma:

Colombia, el peligro de ser ambientalista (...y sindicalista, feminista, de izquierda, campesino, pobre, etc., etc., etc.)

Negociando la derrota política, militar y moral de la insurgencia

Eduardo Galeano, la conciencia latinoamericana

Colombia: Resistencia en medio del malestar: la lucha obrera en el ingenio Risaralda

El gringo y la paz

La Europa de la represión golpea la protesta social en Irlanda

Una derrota digna: se aprueba el TLC UE-Colombia en Irlanda

Syriza: Terremoto en Europa

Je ne suis pas Charlie (Yo no soy Charlie)

Colombia: Parlamentarios en Irlanda llaman a reanudar el diálogo y a un cese al fuego bilateral.

La solidaridad

Víctimas y víctimas ( Audio)

Colombia: Paros cívicos y conflicto social

La esquizofrenia de Santos: negociación y confrontación

Con Fuerza hacia el Foro Regional Ambiental de Tolima

Colombia: Y con el EPL… ¿entonces qué?

Colombia: Santos, el gran encantador de serpientes

Colombia: Presidente habemus: mandato por la paz con injusticia social

Colombia: ¿Tiene Santos las llaves de la paz?

El proceso de paz ¿secuestrado por el miedo?

Uno, dos, cien Buenaventuras por toda Colombia…

Colombia: Obreros de Cristar SAS, Buga (Valle del Cauca): 900 días en resistencia

Colombia: Reseña del IV Encuentro de Mujeres Campesinas y Luchadoras (El Cabuyal, Palmira, Valle del Cauca. 30 de Marzo, 2014)

¿En qué quedamos? ¿Las FARC-EP van ganando o perdiendo?

Zozobra y terror en Pradera, Valle del Cauca

Lo que no dice el artículo del Washington Post (I Parte)

Colombia: “Estar presos así, tan inocentemente”: Sobre los cuatro soldados de La Marina acusados de rebelión

El loco Ordóñez y las llaves de la paz

Colombia: Proceso de paz: ¿de las puertas abiertas al portazo en la cara?

Nueva audiencia por el caso del campesino José Norbey Lugo Caballero, afiliado a Astracatol-Fensuagro (5 de Noviembre)

Asesinado dirigente campesino que se opuso a mina La Colosa (Cajamarca, Tolima

Colombia: Entrevista a Marco Reinerio Montealegre, dirigente cafetero de Tolima "La fuerza campesina es determinante para transformar nuestro país"

Colombia: Los paros agrarios y la lectura de su impacto político. Contribución para un debate necesario

Gobierno de Irlanda muestra preocupación por represión durante el Paro Nacional Agrario y Popular

La vía democrática al socialismo 40 años después de Allende

El paro agrario y popular, síntoma de algo nuevo que nace en Colombia

El gobierno colombiano siembra el terror: los casos de Cajamarca y Castilla (Tolima))

Protesta social recibe tratamiento militar en Colombia. Grave situación humanitaria en el Cauca

Colombia: Municipio de Piedras (Tolima) dice no a la megaminería

Catatumbo: que Santos renuncie a la violencia para hacer política

¡Presos de la Marina, 7 libres, 1 por liberar!

Solidaridad desde Irlanda con el Catatumbo

Pereira, aterradoramente limpia

Catatumbo

Santos, el "pacificador" de Colombia

Entrevista a Guillermo Cano, dirigente detenido de Astracatol “Se está dando una persecución contra la organización sindical campesina”

Marcha Carnaval en Tolima contra La Colosa: Desde Dublín pronunciamos nuestra solidaridad con las Comunidades de Cajamarca, Tolima, en su resistencia contra la Colosa

Lo que faltaba: macartismo indigenista

James Petras: “En Colombia la lucha por la tierra, por la justicia social, constituyen el eje del conflicto y de su eventual solución” . Con Eliecer Jimenez Julio

Falsos positivos, ejecuciones extrajudiciales y derechos humanos

Libertad a los presos de La Marina!

Reflexiones sobre el asesinato de Giovanni Díaz: guerrillero, campesino, colombiano

Colombia - La sombra de la Colosa sobre Cajamarca, Tolima: Megaminería, el nuevo delirio del Dorado

Sobre la retención ilegal de los dirigentes campesinos tolimenses Maribel Oviedo, Onán Cortez, Osiel Giraldo

Colombia - La sombra de la Colosa sobre Cajamarca, Tolima: Megaminería, el nuevo delirio del Dorado

Tras dura represión y amenazas de masacrar campesinos, se llega a acuerdo con los cafeteros

Amargo café, amargo cacao: violenta represión a la protesta de campesinos cafeteros y cacaoteros en Colombia

Colombia: Continúa la Guerra Sucia en La Marina (Chaparral, Tolima): Amenazas del Ejército contra la familia Díaz

Colombia: Para los de ruana, la arbitrariedad y la injusticia: sobre los presos de La Marina (Tolima) Colombia: Se consolida la represión y el terror de Estado en la Marina, Chaparral (Tolima)

El terrorismo de Estado se pasea a sus anchas en Europa

¿Dar la cara a las víctimas?

Masacre de Santa Rosa de Osos, ¿qué nos dice del paramilitarismo en Colombia?

Empezamos maluco: Negociación de paz y el cuento chino de la “democracia” asediada

Representación Política, Legitimidad e Insurgencia

En Ituango, en Caloto, en todo el territorio… que cese la represión contra el pueblo organizado

Si el río suena… ¿significa paz a la vista?

El juego de "divide y reinarás" de Santos en el Cauca y la apuesta por la unidad de los que luchan

Memoria selectiva : sembrar cizaña para dividir , José Antonio Gutierrez y Jaime Jimenez

El Cauca, síntoma del agotamiento de la Unidad Nacional y desafío para el movimiento popula

Atentado a dos Londoños: la estridencia y el silencio

Entrevista con Franklin Castañeda, abogado defensor de derechos humanos: “se dice que no hay presos políticos en Colombia, pero hay presos claramente discriminados por razones políticas”

A raíz del Caso Langlois: Medios y Conflicto en Colombia

Colombia empalada

Colombia: Para la paz es necesario: voluntad, levantar calificativo de terroristas y reconocimiento del derecho a la rebelión. Conclusiones Seminario conflicto y paz en Dubín

La Geopolítica de la Paz y los Conflictos: Colombia, Kurdistán, Sri Lanka e Irlanda del Norte

¡Para hablar de Paz hay que hablar de Guerra! (1a parte)

Las cárceles convertidas en trinchera de lucha

Hablemos del conflicto social y armado colombiano

El paro armado de los Urabeños: ¿Cría cuervos y te sacarán los ojos?

La reforma a la justicia es más grave que el caso del ladrón detrás del juez

El significado del asesinato de Alfonso Cano, líder de las FARC-EP

Santos: luz verde para la guerra sucia en Colombia

Colombia no es Porto Alegre: Boaventura de Sousa Santos y la socialdemocracia

La otra guerra de Uribe: los estudiantes y las universidades públicas por CILEP.

¿Quién mató a Facundo Cabral?

 

Palabras clave:Colombia  Putumayo  Bajo Cuembí  ejército  goberno  FARC-EP  diálogos de La Habana  negociación política  cese el fuego unilateral  ofensiva militar  paz con justicia social  zona de reserva camesina  José Antonio Gutiérrez D.  

 

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy37408
mod_vvisit_counterAyer75008
mod_vvisit_counterEsta semana175858
mod_vvisit_counterSemana precedente480170
mod_vvisit_counterEste mes1746120
mod_vvisit_counterMes precedente2043764

We have: 671 guests, 3 bots online
Tu IP es: 54.226.41.91
 , 
Hoy es el 23 de Ene de 2018