Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Colombia: “No usemos la lengua para la guerra (…) sino para la paz” Camilo José Cela

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Fernanda Sánchez JaramilloEscuchar Audio version PDF

Si el lenguaje es el vestido del pensamiento, como dijo Samuel Johnson, los negociadores en la Habana han dado muestras de que el suyo, a veces, está en harapos.

A dos años de iniciados los Diálogos de Paz entre las Farc y el gobierno colombiano urge moderar el tono y el lenguaje. Negociar sin cese al fuego bilateral es ya muy doloroso, especialmente en el campo, como para extender la guerra a la palabra.

Informaciones de las partes negociadoras, en forma de videos, comunicados, noticias de prensa, provocan hastío en quienes no asumen como propio el vocabulario militarista.

Acusaciones constantes y descalificaciones de las partes, que justifican sus críticas en la acción emprendida primero por el otro contra sus miembros, son muestras claras de la pobreza en el uso del lenguaje.

Y esto no es algo insignificante porque el lenguaje crea imaginarios culturales. El vocabulario utilizado por los negociadores indica claramente que en esta negociación de paz el “desarme mental” no ha ocurrido.

Entonces surge una pregunta: ¿cómo enamorar a una sociedad con los diálogos de paz de la Habana si los protagonistas del mismo no usan de manera pedagógica la palabra?
¿Por qué teniendo un idioma tan rico como el “nuestro”, las únicas metáforas posibles y recurrentes son propias del campo de batalla? Es tiempo de emplear creativamente la lengua para reconfortar a este país cansado de la guerra.

Además es imprescindible eliminar esa jerga anacrónica de la Guerra Fría para definir y, en el peor de los casos, descalificar al contrario. Los adjetivos peyorativos deshumanizan al destinatario de ellos, pero también a quien los usa.

No inspira confianza ni simpatía una negociación en la cual el tono amenazante, y su justificación, son más frecuentes que las informaciones y mensajes tranquilizadores.

De igual manera la denigración al otro con el objetivo de desenmascarar sus contradicciones, y hacer evidentes sus errores, no genera adhesión a la causa de la paz, que está “en sus manos” -por ser negociadores directos- ¡pero que también es nuestra!

La sociedad reclama un lenguaje a la altura del momento histórico que vive Colombia con miras a un posible acuerdo que concluya, de manera satisfactoria, un capítulo nefasto de nuestra historia.

Se requiere -como nunca- de la palabra esperanzadora, sincera y dignificante para generar entusiasmo por estos diálogos de paz y los que se prevén con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Abonar el camino de la reconciliación exige un discurso coherente, sin dobleces ni cambios abruptos de tono y contenido, por parte de los negociadores en la Habana, para creer que el pos-acuerdo llegará a buen término.

El tono utilizado ha provocado animadversión entre quienes escuchan y leen sorprendidos la crudeza de las informaciones. Por eso es crucial proteger los diálogos, con palabras que seduzcan y acciones que convenzan.

¡Por favor señores negociadores no usen la lengua para la guerra sino para la Paz!

Fernanda Sánchez Jaramillo, Bogotá, Colombia, 10 de septiembre de 2014

Fernanda Sánchez Jaramillo, periodista, maestra en relaciones internacionales y trabajadora comunitaria. Colaboradora de La Pluma

Fuente: Contagio Radio, 10 de septiembre de 2014

Artículos de Fernanda Sánchez Jaramillo publicados por La Pluma:

El peso de ser la hermana de “Pablo Catatumbo”

Colombia: Leiderman Ortíz Berrío periodista amenazado pero no amordazo en el Bajo Cauca”

Colombia: “Una masculinidad alternativa garantizaría que los procesos de reconciliación sean efectivos y que no haya repetición”, Javier Ómar Ruiz

Entrevista a los Comandantes Jesús Santrich, Andrés París y Rubén Zamora miembros y voceros de la delegación de paz de las Farc-EP sobre Comisión de la Verdad, Foros de Víctimas, y Medios de Comunicación y Paz

Parte 1 de 3: Colombia: “No se puede seguir instrumentalizando, ni manipulando de manera utilitarista y simplista, el concepto de la paz”, Jesús Santrich

Parte 2 de 3: Colombia: “De lo que nunca hemos hablado es de indeminzaciones materiales para nadie”, Andrés Parí

Parte 3 de 3: Colombia: “De lo que nunca hemos hablado es de indeminzaciones materiales para nadie”, Andrés París

Colombia-Buenaventura: Genocidio “invisible” ante nuestros ojos

Carta desde Colombia: Saludo para Mario González y todos los prisioneros políticos (+Audio)

Colombia: Foros de víctimas con sabor agridulce

En Colombia se aplica el derecho penal del enemigo contra prisioneros políticos

Colombia: Gustavo Bocanegra fue declarado inocente y absuelto del cargo de rebelión

Colombia: Pre-Constituyentes de Víctimas del Nororiente por la Paz con Justicia Social

Colombia Foro Regional de Víctimas : Multinacionales también deben responder: víctimas

Colombia: Foro Regional de Víctimas (Día 2)

Colombia: Foro Regional de Víctimas (Día 1)

Colombia: Por un periodismo provocador… (+ Audio)

Colombia: Deconstruyendo el liderazgo prefabricado (+ Audio)

Colombia: De la violencia lingüística

Desenmascarando las intenciones de las ONG canadienses

Colombia: Entrevista a René Nariño, prisionero de guerra y prisionero político, recluido en Eron Picota y antes en la cárcel Modelo

En Primera Persona apoyo a la paz

Presos Políticos Colombianos: la batalla contra la aniquilación del pensamiento crítico

Resistencia lingüística mapuche en la voz de una lideresa: entrevista a Elisa Loncon Antileo. Mapuce zomo weycafe igkanielu mapuzugu

 

Palabras clave:Colombia  Gobierno  FARC-EP  Proceso de paz  La Habana  Cuba  Conflicto social  politico y armado  Negociaciones  lenguaje  Diálogos de paz  imaginarios culturales  reconciliación  discurso coherente  Fernanda Sánchez Jaramillo  

Actualizado ( Domingo, 21 de Septiembre de 2014 08:58 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy32931
mod_vvisit_counterAyer57878
mod_vvisit_counterEsta semana90809
mod_vvisit_counterSemana precedente497911
mod_vvisit_counterEste mes1987819
mod_vvisit_counterMes precedente2540693

We have: 659 guests, 7 bots online
Tu IP es: 54.81.71.219
 , 
Hoy es el 25 de Jun de 2018