La pluma dice lo que el hombre calla...

21 febrero 2018 - 05:02
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


El proceso de paz ¿secuestrado por el miedo?

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Colombia: Ahí están pintados, toditicosNo deja de sorprenderme la poca capacidad que tenemos de aprender de nuestra experiencia y de nuestra historia. A una semana de las elecciones y en medio de encuestas amañadas (como siempre son amañadas las encuestas en Colombia) que dan una victoria técnica a Zuluaga, candidato de la derecha belicosa y ultramontana, muchos son presas del pánico y corren, de buenas o malas, a respaldar a Santos, candidato de la derecha neoliberal que hoy negocia en medio de los bombardeos, pero que ayer fue responsable político de los falsos positivos y mañana… puede ser cualquier cosa.

Porque si ha habido un camaleón en la política colombiana es Santos, que se ha paseado en los últimos veinticinco años por las oficinas de todos los gobiernos que ha habido. Fue el más uribista de los uribistas por la mayor parte del negro período 2002-2010. No olvidemos que llegó al poder como el mismísimo ungido de Uribe Vélez y negoció con la insurgencia porque era la mejor alternativa que tenía en medio de un escenario ascendente de luchas populares, una guerrilla que había asimilado los golpes del Plan Colombia y que comenzaba a golpear más duro que nunca, y de la necesidad de pacificar al país para la implementación de su Plan de Desarrollo Nacional.

Santos no es un convencido de la paz, ni con justicia ni con injusticia social. Sencillamente persigue los intereses de la clase social a la que representa. Si el día de mañana le conviene nuevamente más la estrategia militarista, él mismo lo ha dicho: patea la mesa y vuelta a la guerra como si nada. Por eso es que no le pone el bozal al ministro Pinzón que no para de ladrar contra el proceso de paz.

No está de más recordar, una vez más, que el proceso de paz no es, ni ahora ni ayer, una concesión benevolente de la oligarquía. La instalación de la mesa de negociaciones es un triunfo de la lucha del pueblo colombiano, de los sectores que no se amedrentaron ante la guerra total del régimen y que resistieron la imposición de su modelo a sangre y fuego; de quienes han insistido que el conflicto social y armado colombiano tiene causas estructurales y que son esas causas las que deben resolverse para poder superarlo. Precisamente todo aquello que el establecimiento y sus obsecuentes medios negaron a rajatabla durante el período de Uribe en el poder, y que hoy aceptan con muchos peros y a regañadientes. Porque les toca aceptarlo, porque el pueblo colombiano está empezando a hablar fuerte y claro.

Aun así, la tesis del mal menor se impone una vez más. Sectores populares, engatusados por el liberal-samperismo y espantados por el supuesto aumento de intención de voto de Zuluaga, correrán a votar por Santos porque así al menos el proceso de paz sigue. A veces articulan un lenguaje progresista, socialdemocrático, para decir que les une con Santos el supremo interés por la paz -sin profundizar mucho qué diantres se entiende por paz. El alcalde de Bogotá Gustavo Petro, que hasta hace poco fustigaba al país político, cual Gaitán postmoderno, desde el balcón de la alcaldía -de la cual había sido depuesto por una arbitraria intervención del procurador-, ha corrido también a sumarse a la re-elección de Santos. Cambalache, tú me das y yo te doy; reinstálame en la alcaldía que yo te haré presidente. El voltearepista Petro ha hecho lo único que sabe hacer: ofrecerse al mejor postor. Tal vez algún día se arrepienta tanto de su voto a Santos como hoy se debe estar arrepintiendo de su voto a Ordoñez. Mediante el clientelismo y la mermelada se va recomponiendo la Unidad Nacional como partido único del “país político”. De manera mucho más honesta y sin asomo de oportunismo, Antonio Caballero dice en su última columna que terminará votando, sin entusiasmo, por Santos. Por resignación y por miedo[1].

http://www.anarkismo.net/attachments/nov2013/paz.jpg

Pero es que es hora de ir perdiendo el miedo. Esa es la gran lección que nos ha quedado del ciclo de luchas populares abierto el 2008 y que aún no ha agotado todo su potencial creativo. No es admisible, que desde la izquierda, hoy haya quienes intentan volver a utilizar el miedo como un instrumento en la contienda política por definir los destinos de Colombia. Y si vamos a hablar de miedo, pues en lo personal, tanto miedo como Zuluaga me produce Santos. Ambos han demostrado en sus respectivas trayectorias políticas que son capaces de atrocidades y bajezas; en sus personas se sintetizan dos siglos de cloaca republicana. Ambos pertenecen a la misma tolda bajo la cual se han cobijado ganaderos, traquetos, paracos y fascistas. Ambos representan al régimen bajo el cual se practica la “limpieza social”, se asesina sindicalistas y se despoja al campesino. Así no habrá paz.

Lo único que puede hacer avanzar el proceso de diálogo de La Habana hacia la anhelada paz con justicia social, hacia esas reformas estructurales profundas represadas por más de seis décadas de terrorismo de Estado, es la lucha del pueblo. Ni más ni menos. El destino de los diálogos en La Habana no se decide en la “isla”, ni en los palacios del gobierno, sino que en las calles y los campos de Colombia. Solamente la lucha popular evitará que Santos o Zuluaga, o el que sea, pateen la mesa. Porque lo que ahí se negocia es el programa de transformaciones que el pueblo ha demandado por medio siglo. Y como lo demostró el reciente paro agrario, aquello que el gobierno no quiere negociar en La Habana, sí lo puede negociar el pueblo movilizado[2]. Lo que nos confirma, una vez más, que lo que salga de ese mesa, nos guste o no, será sencillamente una radiografía del equilibrio en la lucha de clases en Colombia. Por eso digo que, mientras quede pueblo organizado, movilizado y en pie de lucha, no hay por qué temer. Es la lucha popular, no tal o cual candidato, la garantía real de que no haya quien se atreva a tocar ese proceso de paz.

No se trata de subestimar las fuerzas del adversario. Se trata de no subestimar las fuerzas propias.

José Antonio Gutiérrez D. para La Pluma, 20 de Mayo, 2014

Notas:

[1] http://www.semana.com/opinion/articulo/antonio-caballero-resignacion-miedo/387943-3

[2] http://lasillavacia.com/historia/la-formula-para-desactivar-el-paro-un-complemento-la-habana-47358

Lea en La Pluma:

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños... 

Artículos de José Antonio Gutiérrez D. publicados en La Pluma:

Uno, dos, cien Buenaventuras por toda Colombia…

Colombia: Obreros de Cristar SAS, Buga (Valle del Cauca): 900 días en resistencia Colombia: Reseña del IV Encuentro de Mujeres Campesinas y Luchadoras (El Cabuyal, Palmira, Valle del Cauca. 30 de Marzo, 2014)

¿En qué quedamos? ¿Las FARC-EP van ganando o perdiendo?

Zozobra y terror en Pradera, Valle del Cauca

Lo que no dice el artículo del Washington Post (I Parte)

Colombia: “Estar presos así, tan inocentemente”: Sobre los cuatro soldados de La Marina acusados de rebelión

El loco Ordóñez y las llaves de la paz

Colombia: Proceso de paz: ¿de las puertas abiertas al portazo en la cara?

Nueva audiencia por el caso del campesino José Norbey Lugo Caballero, afiliado a Astracatol-Fensuagro (5 de Noviembre)

Asesinado dirigente campesino que se opuso a mina La Colosa (Cajamarca, Tolima

Colombia: Entrevista a Marco Reinerio Montealegre, dirigente cafetero de Tolima "La fuerza campesina es determinante para transformar nuestro país"

Colombia: Los paros agrarios y la lectura de su impacto político. Contribución para un debate necesario

Gobierno de Irlanda muestra preocupación por represión durante el Paro Nacional Agrario y Popular

La vía democrática al socialismo 40 años después de Allende

El paro agrario y popular, síntoma de algo nuevo que nace en Colombia

El gobierno colombiano siembra el terror: los casos de Cajamarca y Castilla (Tolima))

Protesta social recibe tratamiento militar en Colombia. Grave situación humanitaria en el Cauca

Colombia: Municipio de Piedras (Tolima) dice no a la megaminería

Catatumbo: que Santos renuncie a la violencia para hacer política

¡Presos de la Marina, 7 libres, 1 por liberar!

Solidaridad desde Irlanda con el Catatumbo

Pereira, aterradoramente limpia

Catatumbo

Santos, el "pacificador" de Colombia

Entrevista a Guillermo Cano, dirigente detenido de Astracatol “Se está dando una persecución contra la organización sindical campesina”

Marcha Carnaval en Tolima contra La Colosa: Desde Dublín pronunciamos nuestra solidaridad con las Comunidades de Cajamarca, Tolima, en su resistencia contra la Colosa

Lo que faltaba: macartismo indigenista

James Petras: “En Colombia la lucha por la tierra, por la justicia social, constituyen el eje del conflicto y de su eventual solución” . Con Eliecer Jimenez Julio

Falsos positivos, ejecuciones extrajudiciales y derechos humanos

Libertad a los presos de La Marina!

Reflexiones sobre el asesinato de Giovanni Díaz: guerrillero, campesino, colombiano

Colombia - La sombra de la Colosa sobre Cajamarca, Tolima: Megaminería, el nuevo delirio del Dorado

Sobre la retención ilegal de los dirigentes campesinos tolimenses Maribel Oviedo, Onán Cortez, Osiel Giraldo

Tras dura represión y amenazas de masacrar campesinos, se llega a acuerdo con los cafeteros

Amargo café, amargo cacao: violenta represión a la protesta de campesinos cafeteros y cacaoteros en Colombia

Colombia: Continúa la Guerra Sucia en La Marina (Chaparral, Tolima): Amenazas del Ejército contra la familia Díaz

Colombia: Para los de ruana, la arbitrariedad y la injusticia: sobre los presos de La Marina (Tolima) Colombia: Se consolida la represión y el terror de Estado en la Marina, Chaparral (Tolima)

El terrorismo de Estado se pasea a sus anchas en Europa

¿Dar la cara a las víctimas?

Masacre de Santa Rosa de Osos, ¿qué nos dice del paramilitarismo en Colombia?

Empezamos maluco: Negociación de paz y el cuento chino de la “democracia” asediada

Representación Política, Legitimidad e Insurgencia

En Ituango, en Caloto, en todo el territorio… que cese la represión contra el pueblo organizado

Si el río suena… ¿significa paz a la vista?

El juego de "divide y reinarás" de Santos en el Cauca y la apuesta por la unidad de los que luchan

Memoria selectiva : sembrar cizaña para dividir , José Antonio Gutierrez y Jaime Jimenez

El Cauca, síntoma del agotamiento de la Unidad Nacional y desafío para el movimiento popula

Atentado a dos Londoños: la estridencia y el silencio

Entrevista con Franklin Castañeda, abogado defensor de derechos humanos: “se dice que no hay presos políticos en Colombia, pero hay presos claramente discriminados por razones políticas”

A raíz del Caso Langlois: Medios y Conflicto en Colombia

Colombia empalada

Colombia: Para la paz es necesario: voluntad, levantar calificativo de terroristas y reconocimiento del derecho a la rebelión. Conclusiones Seminario conflicto y paz en Dubín

La Geopolítica de la Paz y los Conflictos: Colombia, Kurdistán, Sri Lanka e Irlanda del Norte

¡Para hablar de Paz hay que hablar de Guerra! (1a parte)

Las cárceles convertidas en trinchera de lucha

Hablemos del conflicto social y armado colombiano

El paro armado de los Urabeños: ¿Cría cuervos y te sacarán los ojos?

La reforma a la justicia es más grave que el caso del ladrón detrás del juez

El significado del asesinato de Alfonso Cano, líder de las FARC-EP

Santos: luz verde para la guerra sucia en Colombia

Colombia no es Porto Alegre: Boaventura de Sousa Santos y la socialdemocracia

La otra guerra de Uribe: los estudiantes y las universidades públicas por CILEP.

¿Quién mató a Facundo Cabral?

Chávez colabora con el linchamiento judicial de luchadores colombianos

Palabras clave:Colombia  Elecciones presidenciales  Partidos políticos  Guerra de Baja Intensidad  paramilitariqsmo  proselitismo electoral  terrorismo de estado  José Antonio Gutiérrez D.  

Actualizado ( Sábado, 24 de Mayo de 2014 15:10 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy22049
mod_vvisit_counterAyer74375
mod_vvisit_counterEsta semana235888
mod_vvisit_counterSemana precedente473194
mod_vvisit_counterEste mes1512875
mod_vvisit_counterMes precedente2282091

We have: 614 guests, 19 bots online
Tu IP es: 54.234.233.48
 , 
Hoy es el 21 de Feb de 2018