La pluma dice lo que el hombre calla...

Ecuador: una década entre libros, pasiones y opiniones PDF Imprimir E-mail
Escrito por Juan J. Paz-y-Miño Cepeda para La Pluma   
Lunes, 17 de Septiembre de 2018 23:39

JuanPazYMinoBisDesde hace varios años sigo la literatura publicada sobre la década del gobierno de Rafael Correa Delgado (2007-2017). Imposible reseñar o referirlo todo, de modo que me limito a realizar algunos señalamientos, que podrán dar la idea sobre el espacio en el cual se han movido distintos autores. Anticipo que mis propios artículos y obras están en las páginas de Historia y Presente, y del Taller de Historia Económica

Palabras clave:Ecuador  Juan J. Paz-y-Miño Cepeda  

 
Ultra violento: Crónica de una funa al rodeo en el corazón de la chilenidad PDF Imprimir E-mail
Escrito por Daniel Labbé Yáñez, Politika   
Viernes, 21 de Septiembre de 2018 01:16

aut_6213BisLa idea es derribar a los chicos que han saltado a la medialuna, ponerlos contra la pared, como a los novillos. Es la razón contra la fuerza bruta. Los insultos, principalmente hacia las mujeres, consiguen a ratos opacar la alocución que realiza el sujeto de los altoparlantes, quien le pide disculpas a los asistentes por el “bochornoso espectáculo” que están brindando los animalistas.

Palabras clave:Rodeo  Abolicionistas  Chile  Abya Yala  Daniel Labbé Yáñez  

 
Puentes derrumbados y puentes bombardeados PDF Imprimir E-mail
Escrito por Manlio Dinucci Μάνλιο Ντινούτσι مانليو دينوتشي, Votairenet/La Pluma   
Miércoles, 19 de Septiembre de 2018 18:08

aut_1522BisEl arte de la guerra             

El puente Morandi, importante viaducto de Génova administrado por una empresa privada, se derrumbó el 14 de agosto de 2018, con un saldo de más de 40 muertos. La causa más probable es un deterioro de la estructura misma del puente, deterioro cuyos indicios fueron ignorados durante años


«La imagen es verdaderamente apocalíptica. Como si hubiera caído una bomba en esa importantísima arteria.» Así describía un periodista la catástrofe del puente Morandi, que acababa de derrumbarse en Génova, segando las vidas de varias decenas de personas.

Esa descripción trae a la mente otras imágenes, las de unos 40 puentes destruidos en Serbia por los bombardeos de la OTAN, en 1999. Entre ellos estaba el puente sobre el río conocido como Morava del Sur. Dos misiles alcanzaron un tren que cruzaba aquel puente, destruyéndolo y provocando una verdadera masacre. Durante 78 días, 1 100 aviones efectuaron 38 000 bombardeos aéreos, utilizando contra Serbia 23 000 bombas y misiles y despegando principalmente de las bases italianas que el gobierno del entonces primer ministro Massimo D’Alema puso a la disposición de la OTAN.

En aquellos bombardeos aéreos, que dejaron miles de víctimas civiles, participaron 54 aviones de guerra italianos que realizaron 1 378 misiones de bombardeo, atacando los objetivos designados por el mando estadounidense. «En relación con el número de aviones fuimos segundos, sólo por detrás de Estados Unidos. Italia es un gran país y nadie debe sorprenderse del compromiso mostrado en esta guerra», declaró entonces D’Alema.

Aquel mismo año, mientras participaba en la destrucción del Estado yugoslavo, el gobierno del primer ministro D’Alema privatizaba la Societa Autostrade (la misma que administraba hasta hace semanas el puente Morandi) cediendo parte de esa empresa a un grupo de accionistas privados y poniendo en venta las acciones restantes. El puente Morandi se derrumbó sobre todo a causa de un sistema basado en la ganancia, el mismo sistema que sustenta los poderosos intereses representados en la OTAN.

Dedos apuntando, por Arend van Dam, Países Bajos

La relación entre las imágenes de la catástrofe del puente Morandi y los puentes serbios bombardeados puede parecer a primera vista poco evidente o forzada. Pero es muy real.

En primer lugar, las víctimas que hallaron la muerte en el derrumbe del puente Morandi deberían hacernos pensar en la horrible realidad de la guerra, que los grandes medios de difusión nos presentan a menudo bajo el aspecto de los juegos informáticos donde el piloto apunta al puente y la bomba teledirigida lo hace volar en pedazos [sin que veamos una sola víctima].

En segundo lugar, deberíamos recordar que la Comisión Europea presentó, el 28 de marzo de 2018, un plan de acción destinado a mejorar las infraestructuras en los países de la Unión Europea, pero no para que las carreteras y puentes sean más seguros para los civiles que transitan por ellos sino para adaptarlos a las necesidades de movilidad de tropas y material de guerra [2].

Ese plan fue decidido, en realidad, por el Pentágono y la OTAN, que exigieron a la Unión Europea «mejorar las infraestructuras civiles para adaptarlas a las exigencias militares» y poder así desplazar más rápidamente tanques, cañones autopropulsados y otros tipos de material militar pesado de un país europeo a otro para enfrentar «la agresión rusa». Por ejemplo, un puente que no sea capaz de soportar el paso de una columna de tanques tendrá que ser reforzado o reconstruido.

Seguramente usted está pensando que, en ese caso, el puente será también más seguro para los vehículos civiles. La cosa no es tan simple.

Esas modificaciones se harán únicamente en los tramos más importantes para la movilidad militar y el enorme gasto que implicarán correrá por cuenta del país en cuestión, que tendrá entonces que sustraer recursos al mantenimiento del resto de la infraestructura.

La Unión Europea aportará 6 500 millones de euros pero, precisó la responsable de la «política de seguridad» de la UE, Federica Mogherini, sólo para «garantizar que infraestructuras de importancia estratégica sean adaptadas a las exigencias militares».

El tiempo apremia. El Consejo Europeo debe tener para septiembre –por orden de la OTAN– la lista de infraestructuras que habrá que adaptar a la movilidad militar. ¿Estará en esa lista el puente Morandi, para que los tanques de Estados Unidos y de la OTAN puedan transitar con rapidez por encima de las cabezas de los genoveses?

Manlio Dinucci Μάνλιο Ντινούτσι مانليو دينوتشي

Editado por Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

Original: Ponti crollati e ponti bombardati

Traductions disponibles : Français  English  Türkçe  Deutsch  Português/Galego

Fuente : Voltairenet

Artículos de Manlio Dinucci publicados por La Pluma


   

Palabras clave:Punte Morandi  Neolibéralismo asesino  Logica del beneficio  Guerra OTAN Yougoslavia 1999  OTAN-UE  UEropa  Italietta  

Última actualización el Miércoles, 19 de Septiembre de 2018 19:40
 
Cuando la batalla de Idlib haya terminado, ¿a dónde irán los combatientes que han jurado no rendirse nunca? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Robert Fisk, La Pluma/Tlaxcala   
Martes, 18 de Septiembre de 2018 01:48

aut_1046BisSi el ejército sirio fue entrenado para combatir en terrenos montañosos es para poner fin a la ocupación israelí de los Altos del Golán y no para acabar con  la de Idlib por Al Nosra. ¿Después de Idlib, el Golán?

El resultado de las guerras es difícil de predecir. Bajo el sol blanco, la vasta llanura bajo el campo de batalla de Idlib arde silenciosamente, por no hablar de la batería siria de cuatro cañones de 130 mm desplegada en las alturas del monte Akrad y que apunta sobre los campos tórridos y los pueblos desiertos ocupados por los islamistas en el este. En los uadis húmedos que se unen al río más abajo, manadas de vacas blancas y negras se refugian bajo los árboles. Cerca de la carretera principal, los soldados sirios descansan bajo los arbustos. Allí hay varios tanques T-72, cuyas cajas están enterradas y cubiertas de ramas

Palabras clave:Batalla de Idlib  Guerra siriana  Siria  Robert Fisk  

Última actualización el Martes, 18 de Septiembre de 2018 16:50
 
Colombia: El desarrollo de Córdoba. Experiencias a tener en cuenta PDF Imprimir E-mail
Escrito por Víctor Negrete Barrera para La Pluma   
Domingo, 16 de Septiembre de 2018 19:07

Vctor_Negrete_BarreraBis

Víctor Negrete Barrera

Universidad del Sinú

Centro de Estudios Sociales y Políticos/ Facultad de Ciencias Jurídicas, Sociales y Educación. Revista n°15; Año 2018

Palabras clave:Colombia  Córdoba  Empresas  Haciendas  Misiones evangélicas  propuesta desatrrollo  encuentros  desarrollo  paz  cambios  Montería urbana  Abya Yala  Víctor Negrete Barrera  

Última actualización el Lunes, 17 de Septiembre de 2018 14:08
 
El firewall monopólico contra la comunicación democrática en América Latina y el Caribe PDF Imprimir E-mail
Escrito por Javier Tolcachier, Pressenza/La Pluma   
Miércoles, 19 de Septiembre de 2018 22:50

JavierTolcachierBisCompartimos con nuestros lectores el texto de la ponencia presentada por Javier Tolcachier, en el evento “Desenredando las Redes Sociales Digitales”, realizado en Quito los días 29, 30 y 31 de agosto, convocado por ALAI, FLACSO y CIESPAL.

Nos hemos convertido en seres mediáticos, vivimos online, conectados, somos entre medios y muy poco de lo que hacemos no tiene que ver con ellos. Además, la comunicación ha superado hoy los límites del tiempo y del espacio. El mundo digital de la comunicación va suplantando al viejo mundo analógico. Todo es inmediato y cercano. Los bits de información se nos introducen por todos los poros. 55% de las personas en el planeta ya tiene acceso a internet. Ya terminó aquel corto tiempo en que Internet parecía ser lo que prometía, una fabulosa red de intercambio de conocimiento. Hoy a través de la red viaja cada vez más basura. No podía ser de otro modo.

El firewall monopólico contra la comunicación democrática en América Latina y el Caribe

Imagen de CC0

 

El conocimiento es poder y el poder no quiere compartirse, por eso impide que el conocimiento sea democratizado.

El control del conocimiento es un hecho histórico. El antiguo rol de las tradiciones, los reyes y los sacerdotes hoy ha sido asumido por las corporaciones. Hablando sólo del mundo occidental, hoy en descenso pero aún condicionante, las cinco principales corporaciones en internet Alphabet-Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft, pero también las productoras de contenido Disney, Time Warner, Comcast las propietarias de los sistemas de comunicación AT&T, Verizon, por sólo citar algunas, configuran gran parte de casi todo lo que ves – y por supuesto, de lo que no debes ver. Estas corporaciones a su vez son controladas por fondos de inversión. Siempre a la cabeza están los inversores institucionales Vanguard, BlackRock y State Street Global Advisors, manejando trillones de dólares, los mismos que son principales accionistas del 90% de las empresas listadas en el índice SP500.

O sea, los monopolios están monopolizados y el control de las empresas más grandes de comunicación del planeta, están bajo control del capital financiero a través del poder de voto que otorgan los paquetes accionarios de unos pocos fondos de inversión, cuya única lógica es la expansión de los negocios.
La ganancia de los inversionistas llega a través de dividendos y del valor de las acciones, que dependen a su vez de las ganancias de todas estas empresas. En su gran mayoría, estas ganancias y el valor de mercado dependen del número de usuarios. Por ello la lógica de las empresas es arrebatar usuarios a la competencia, hasta liquidarla. La de los inversores es invertir proporcionalmente en todas, para no perder nunca. La lógica del monopolio es la del negocio y la lógica del negocio, es el monopolio.

Esto devela por completa la mentira de la “libre competencia”, el “libre mercado” o el “libre comercio”, patrañas, ficciones sobre la cual está basada toda la ideología capitalista, la que en realidad, en su propio fundamento, es absolutamente monopólica.

En lo que solemos llamar NuestrAmérica – que nunca ha sido y no es todavía “nuestra” – los grupos de medios, aquellos que controlan la mayor parte de los medios y la opinión pública son más provincianos, aunque ya se vislumbra la tendencia de un aumento de participación extranjera. En muchos de ellos, Clarín, Globo, Cisneros, Santo Domingo-Valorem, González o Telmex, la mayoría accionaria es familiar. Las pocas excepciones son Televisa (61% controlada por fondos de inversión y bancos) Grupo Prisa (con mayoría accionaria de un fondo buitre estadounidense, aunque antes con mayoría propietaria de la familia Polanco) o Telefónica (controlada por bancos y fondos de inversión). Aunque todos ellos difunden y utilizan los mismos canales y contenidos.

Ese es el orden a subvertir. Ese es el firewall, la muralla a derribar para que la comunicación sea democrática, hecha por todos y para todos.

Ellos tienen las licencias, la tecnología, los canales, las leyes, los periodistas canallas, el dinero inventado pero mortífero de la banca. Tienen la censura, las noticias y las historias falsas, tienen los algoritmos, la propaganda y la confusión. Son los dueños de la mentira, pero también los dueños de la verdad, como ya dijimos, para no perder nunca.

¿Y nosotros? ¿Cómo vamos a derribar la muralla?

Ante todo, tenemos que tener claras tres posibles acciones frente al diluvio ácido de la manipulación y el control del monopolio.

1) Consumo. Leemos, miramos, escuchamos, consumir información es – en mayor o menor medida – la principal acción que realizamos a diario. Pero, dónde lo hacemos es otra cosa. El monopolio quiere que lo hagamos en sus millones de sucursales. Nosotros podemos elegir consumir en otros lugares. Cuantos más medios “nuestros” consumamos, menos consumimos los de ellos. Está claro que esto tiene sus límites, pero es imprescindible variar la proporción, hacer el vacío a la estupidez, joderles el negocio en parte, negando nuestra colaboración.
Otro aspecto del consumo a conversar es ¿qué miramos, leemos, escuchamos y para qué?

El monopolio ofrece entretenernos, aunque la repetición lo vuelve aburrido. Ya todos sabemos que el protagonista rico se va a enamorar de la sirvienta y que aparecerá algún hijo ilegítimo, alguna bruja malvada y así siguiendo. Todo previsible. En cuanto a la información, ésta se ocupa de lo que quieren los que pagan. Por eso es desinformación. Incluso la crítica a sus agendas es bienvenida por ellos porque las instala.
Por último, ¿cómo miramos? Hay que mirar la intención, eso es lo primario y no el contenido, que es secundario. Ejercitar una mirada atenta frente a lo que se mira o escucha, ver quién lo dice y para qué lo dice, es un buen anticuerpo contra la manipulación.

Hoy la consigna es “los medios del monopolio son el opio del pueblo”, Nada con ellos! La mejor respuesta es el vacío a sus temas y modos de plantearlos. Hay que consumir agendas propias. ¿Y éstas, cuáles son? Los derechos humanos: la paz, la distribución del bienestar, la libertad, la equidad de géneros, la diversidad, por sólo mencionar los principales.

2) Reproducción: Ésta es la segunda acción en una escala cuantitativa. No sólo consumimos data, la reproducimos. Compartimos posteos, reenviamos fotografías y videos, conversamos de ciertas cosas. Y en esta reproducción también podemos ser colaboracionistas del régimen monopólico o revolucionarios de las causas de la democratización. Retransmitir agendas y fuentes propias marca la diferencia.

3) Producción: Esta es la parte más linda, la más creativa, la que permite que desaparezcan viejas barreras entre el trabajo intelectual y el manual, la que hace realidad el sueño del artista que hay en cada uno. La producción de contenidos nos convierte en actores, sujetos, protagonistas de la revolución. Las nuevas generaciones, nacidas en medio de la vorágine de la tecnología comunicacional, tienen a sus instrumentos como prótesis permanente.

Sin embargo, el sistema pondera positivamente la atomización, la producción individual, aislada y ocasional, eso no le hace daño y agrega datos y minutos a sus arcas. Para vencer al firewall, necesitamos producción organizada, articulada, permanente y en dirección revolucionaria.

Necesitamos crear y fortalecer radios, televisoras, agencias de noticias, sitios web y todo tipo de medios nuestros, que se constituyan en alternativa real al monopolio.
Para que eso sea posible, necesitamos alianzas de comunicación poderosas, articulaciones que puedan producir colaborativamente y compartir y difundir masivamente contenido.
El concepto es de unidad en la diversidad, para que cada medio influya en su área de impacto real y a su vez, podamos llegar a grandes números.

Necesitamos servir y servirnos del cambio político que apueste a prohibir la concentración de medios y ayude a abrir la puerta para un nuevo sistema, necesitamos que los militantes del cambio se sirvan de nuestros medios, en una alianza de reciprocidad.

Se critica nuestra endogenia, de hablar para los nuestros, para los convencidos, pero ni siquiera llegamos a ellos como llegan los otros.

Hablar de lo que queremos no es endógeno si es que fortalecemos su alcance y son cada vez más “los nuestros para quienes hablamos”. Para ello es preciso: cantidad, calidad, protagonismo masivo de les jóvenes (eso asegura estilos y narrativas acordes a la época), organización horizontal y democrática, producción en todos los soportes, perfeccionar la técnica, actuar en red mundialmente, capacitar. En definitiva, subvertir la idea de que el capitalismo voraz, que la competencia mortal son la única posibilidad de vida en común para la especie humana y proponer y vivir con la mayor coherencia posible las alternativas que planteamos.

Necesitamos esclarecer y llegar al 99% oprimido por un sistema de dominación enfermo, que prioriza al dinero como motor y objetivo de la vida. Avanzar sobre la mentira y exigir un nuevo modo de existencia. Crear un mundo nuevo es factible a partir de la utopía que se instala como imagen y posibilidad en la conciencia de millones de personas, sobre todo, de las y los jóvenes. A ello tenemos que contribuir, a crear y difundir la utopía como única salida a esta civilización decadente de compraventa.

Nuestros medios y su articulación creciente son el medio para hacerlo.

Javier Tolcachier, desde Ecuador

Editado por María Piedad Ossaba

Javier Tolcachier: Investigador del Centro de Estudios Humanistas de Córdoba, Argentina y miembro de su coordinación mundial. Periodista y conductor radial de la agencia internacional de paz y no violencia Pressenza.

Traducciones disponibles: Inglés, Griego

Fuente: Pressenza, 3 de septiembre de 2018

Artículos de Javier Tocachier publicados por la Pluma



Palabras clave:Derecho a la comunicación  internet  Nuevas Tecnologías de Comunicación  comunicación democrática  Firewall  monopolio  Abya Yala  Javier Tolcachier  

Última actualización el Sábado, 22 de Septiembre de 2018 01:15
 
Colombia: Criminalización de la protesta PDF Imprimir E-mail
Escrito por Reinaldo Spitaletta para La Pluma   
Martes, 18 de Septiembre de 2018 17:26

reinaldo-spitalettaBis

Las protestas sociales, tan reprimidas y satanizadas por el poder en Colombia, tienen una larga historia en la consecución de derechos y en la expresión de descontentos contra las injusticias y otras arbitrariedades. Ratifican, si se quiere, la sentencia de Martí al respecto: “Los derechos no se mendigan; se conquistan”. Y son parte de una larga lucha por la democracia y la participación política.

Palabras clave:Colombia  Guillermo Botero  criminalización protestas  sciales  estudiantiles  estigmatización  violación  habeas corpus  operaciones rastrillo  represión  cambios sociales/ políticos  democracia  cambios estructurales  Abya yala  Reinaldo Soitaletta  

Última actualización el Martes, 18 de Septiembre de 2018 21:27
 
Venezuela: El curioso caso de unos "refugiados" que piden a su gobierno que los regrese a su país PDF Imprimir E-mail
Escrito por Carlos E. Lippo para La Pluma   
Lunes, 17 de Septiembre de 2018 03:01

aut_5531Bis“Hoy estamos viviendo una tragedia con los desplazados que están hoy llegando a Colombia. Necesitamos la ayuda de la comunidad internacional.

En Venezuela hay de 4 a 5 millones de colombianos.

Si solamente se desplazan esos colombianos de nuevo a nuestro país, ya tenemos una tragedia como la que estamos viviendo”

Andrés Pastrana Arango, expresidente de Colombia

Palabras clave:Venezuela  Colombia  OIM  ONU  ACNUR  migraciones  desplazados  refugiados  desplazados internos  Abya Yala  Carlos E. Lippo  

Última actualización el Miércoles, 19 de Septiembre de 2018 14:09
 
Conoce a tu enemigo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Luis Britto García para La Pluma   
Domingo, 16 de Septiembre de 2018 22:52

aut_2044BisEn mis libros La Máscara del Poder y La lengua de la demagogia analicé cerca de medio siglo de discurso populista utilizando entre otros métodos el de los roles actanciales de Julien Algirdas Greimas.

 Postula Greimas que en todo texto, sea poema, narrativa o ensayo, figuran seis actantes o personajes definidos por sus roles: El Objeto del Deseo (o sea, lo que buscamos) el Sujeto Deseante (el que requiere o necesita), el Destinador (quien facilita el Objeto del Deseo)  el Destinatario (quien lo recibe) el Ayudante (el que apoya el logro del deseo) y el Oponente o Enemigo (el que se opone al logro del deseo).

Palabras clave:Venezuela  USA  Discurso político  guerra multiple  Económica  No Convencional  Cuarta-Quinta generación  agresión  bloqueo  calumnias  monopolios mediáticos  intimidación  dolar paralelo  condena  Luis Britto  

Última actualización el Martes, 18 de Septiembre de 2018 21:30
 


JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL