Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Argentina- Macri: ajuste, herencia y expectativas /Queriendo a mi enemigo

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

CELAG-3Bis

Gisela Brito: El oficialismo corre una carrera contra el tiempo. La tan mentada llegada del "segundo semestre" previsiblemente no traerá el alivio económico prometido por el gobierno de Mauricio Macri.

Mariana Fernández: En la construcción de los enemigos políticos vale todo. Es un club de la pelea discursivo en el que no hay límite marcado. La regla número uno parece ser: caracteriza a tu enemigo como representante de lo inaceptable.

Macri: ajuste, herencia y expectativas

Gisela BritoBisEl oficialismo corre una carrera contra el tiempo. La tan mentada llegada del “segundo semestre” previsiblemente no traerá el alivio económico prometido por el gobierno de Mauricio Macri. Las cifras oficiales indican que al contrario de la recuperación esperada, la economía entró en recesión luego de acumular tres trimestres de contracción. El ministro Prat Gay admitió que la inflación anual a junio se ubica en 42%, lejos de la meta del 25% fijada inicialmente. Eso puede generar cortocircuitos en un futuro próximo. El componente económico tiene un lugar central en la popularidad de un gobierno. Existe una relación entre la evolución de la intención del voto y la coyuntura económica extensamente estudiada en la investigación electoral. Los electores tienden a premiar con su voto a quienes gobiernan en periodos de bonanza económica, y viceversa. A casi siete meses de haber asumido el poder tanto las variables objetivas (indicadores macroeconómicos, principalmente desempleo e inflación) como subjetivas (percepción de los ciudadanos) que conforman el componente económico de las funciones de popularidad presentan un panorama de complejidad creciente para el oficialismo. Pero no todo son malos augurios para Cambiemos. Existe en una porción importante del electorado un clima de optimismo y expectativas positivas sobre el futuro. ¿Un revival 2.0 del estamos mal pero vamos bien

Macri: ajuste, herencia y expectativas (por Gisela Brito)

Vayamos por partes. Macri inició su mandato con un fuerte caudal de capital político. A pesar de la radicalidad del ajuste económico implementado desde el día uno, los primeros tres meses de gestión el gobierno transitó una exitosa “luna de miel” con el electorado que se tradujo en altísimos índices de aprobación (en torno al 70%) tanto de la gestión como de la figura presidencial. Partiendo de esa base, la estrategia comunicacional se estructuró a dos bandas. En primer lugar, instalar la idea de que la responsabilidad de las políticas de ajuste es atribuible a la situación heredada del gobierno anterior: la “pesada herencia” populista hacía imperioso el “sinceramiento de la economía”. En segundo lugar, el clásico argumento neoliberal: es necesario un sacrificio presente para alcanzar un futuro promisorio donde todos estaremos mejor. Las expectativas se situaron en el “segundo semestre” (que luego se fue retrasando) en el cual comenzarían a notarse los efectos positivos del cambio en el modelo económico. Todas las experiencias políticas recientes (tanto en Europa como en Latinoamérica) demuestran que cuando se implementan políticas económicas de ajuste el futuro prometido nunca llega. No obstante, hoy por hoy las expectativas positivas son el punto más fuerte del oficialismo.

Diversos sondeos de opinión indican que a pesar de que la gran mayoría de los ciudadanos evalúan de manera negativa la situación económica actual, existe en una porción muy importante del electorado un clima de optimismo en el futuro económico. Según Ibarómetro [1], 72,1% cree que la situación del país es mala o muy mala (casi veinte puntos más que en diciembre de 2015), mientras que 54% evalúa de la misma manera su propia situación económica. Las preocupaciones socioeconómicas (inflación, desempleo y pobreza) son el principal tema de preocupación para el 48% de los consultados, superando ampliamente a la inseguridad y la corrupción. A ello se suma un fuerte deterioro de la imagen del gobierno. Entre diciembre y junio la imagen positiva cae de 65,6% a 51,4% (Ibarómetro) y de 71% a 56% (Poliarquía [2]). La imagen negativa creció en el mismo periodo alrededor de veinte puntos, pasando de 25,3% a 45,1% según Ibarómetro y de 25% a 43% según Poliarquía.

Estamos mal pero estaremos mejor. A pesar de la evaluación negativa de la situación actual, hay un clima mayoritariamente optimista respecto al futuro del país y un voto de confianza depositado en el oficialismo. El 58% de los encuestados por Poliarquía y el 50% de Ibarómetro creen que la situación económica mejorará dentro de un año. El 54% está de acuerdo con la afirmación de que “el gobierno ha tomado medidas difíciles pero tendrán resultados positivos más adelante”, y casi el 63% cree que “el gobierno busca una política más honesta y transparente” y “una sociedad con más diálogo y tolerancia”. En cuanto a la “pesada herencia”, el 50% de la población cree que la responsabilidad de la situación económica actual corresponde al gobierno anterior. Para Poliarquía, entre quienes consideran la situación económica actual como “regular” (39% de los encuestados), el 73% lo atribuye a la herencia recibida.

Estos datos indican que en el primer semestre Cambiemos obtuvo resultados positivos en la batalla de expectativas. Consiguió instalar en el imaginario de una parte considerable del electorado el relato que Macri delineó en la apertura del año legislativo: impugnación del proyecto político anterior en el terreno económico y generación de un clima de optimismo y confianza en el futuro. La dificultad central de aquí en adelante radica en que estos dos pivotes de la estrategia comunicacional comparten como debilidad estructural su fecha de caducidad. Sirven para solventar el futuro inmediato pero no son sostenibles en el mediano y largo plazo. No solo de promesas vive el electorado. Tarde o temprano, la responsabilidad de la situación económica dejará de ser atribuida a la gestión anterior y recaerá exclusivamente en el gobierno actual. Tampoco es posible diferir ad infinitum las expectativas de mejora económica. En otras palabras, el gobierno mantiene un alto nivel de confianza pero se trata de una creencia asociada directamente a la expectativa de resultados concretos, es decir frágil. Si los electores no perciben resultados en su cotidianeidad, en el mediano plazo el boomerang puede volverse en contra para el oficialismo. Cambiemos deberá renovar y oxigenar el argumentario con una nueva apuesta política. Para morigerar las previsibles dificultades cuenta con dos puntos a favor: 1) un evidente blindaje mediático que protege al gobierno invisibilizando los efectos sociales del ajuste y los casos de corrupción que tocan a altos funcionarios, y 2) el proceso de erosión y fragmentación interna que atraviesa el kirchnerismo deja a su principal adversario político muy debilitado. El macrismo por ahora juega al solitario. En los próximos meses se librará una batalla abierta entre la subjetividad y el bolsillo. De ello dependerá en parte el futuro político de Cambiemos.

Gisela Brito

Notas

[1] http://www.ibarometro.com/newsite/wp-content/uploads/2016/06/6-meses-de-gesti%C3%B3n-Monitor-Nacional-de-OP-Junio.pdf

[2] http://www.lanacion.com.ar/1912747-baja-la-aprobacion-a-macri-pero-se-mantiene-el-optimismo

Fuente: CELAG, 4 de julio de 2016

Gisela Brito: Licenciada en Sociología por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Investigadora del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini (Argentina) adscripto a la red CLACSO. Actualmente cursa el máster en Análisis Político de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Sus áreas de interés académico dentro del campo de las Ciencias Sociales son los procesos históricos latinoamericanos, las discusiones en torno a la democracia, el Estado, el poder y la construcción de hegemonía en los procesos políticos.

_________________

Queriendo a mi enemigo

En la construcción de los enemigos políticos vale todo. Es un club de la pelea discursivo en el que no hay límite marcado. La regla número uno parece ser: caracteriza a tu enemigo como representante de lo inaceptable. Y lo inaceptable va variando en función de la coyuntura.

 Se retira por ahora la idea de “la muerte del kirchnerismo”, porque todavía es necesario mantenerlo vivo.

Se retira por ahora la idea de "la muerte del kirchnerismo", porque todavía es necesario mantenerlo vivo. | Foto: EFE

Durante el debate pre-electoral, el macrismo encontró eco en la situación económica: criticó la inflación y aseguró que sería el problema más fácil de resolver. Fail. Hoy Prat Gay admitió que venimos contando un 42% anual. Lejos de la promesa del 25%.

Entonces, fue necesario construir otro inaceptable: la crítica a la “pesada herencia”, a la “fiesta kirchnerista” del empleado medio y a las tarifas accesibles en los servicios básicos abrieron camino eficazmente al viejo y conocido “ajuste inevitable”. Esa tarea está en curso (Michetti advirtió que los tarifazos en los servicios recién comienzan) y goza de legitimidad porque también es inaceptable la corrupción asociada a la obra pública. Báez, López, De Vido son tapa hace varios meses.

Pero el macrismo también sabe que apelar a la corrupción como lo inaceptable es un arma de doble filo: el conflicto de intereses por las acciones que el Ministro de Energía posee en la firma Shell; el ocultamiento mediático que invisibilizó el caso de Panamá Papers que involucra a Macri y a buena parte de su gabinete, entre otros aspectos no-tan-transparentes, fue evidente. Mejor no hablar de ciertas cosas. Por otro lado, el gobierno avisó que la promesa de un segundo semestre de resultados está cada vez más lejos. Y como, al parecer, la corrupción no saca el hambre, hace falta un enemigo más potente, más subido de tono. Incuestionable.

Se movilizan recursos simbólicos que permiten caracterizar al kirchnerismo como una oposición viva. Se retira por ahora la idea de “la muerte del kirchnerismo”, porque todavía es necesario mantenerlo vivo, aunque golpeado y desgranado, para que funcione como oponente. De otro modo, la realidad social tomaría relevancia en la agenda mass media. Y así es como las voces oficiales y los mediáticos oficialistas van construyendo paralelamente una nueva y más oscura idea de lo inaceptable. Va tomando protagonismo en los discursos la construcción de un “cristinismo violento”, desestabilizante, que ficciona, inventa o manipula realidades y alienta a sectores vulnerables a movilizarse. “Un foquismo desde las villas del conurbano bonaerense”, dice Morales Solá. Ese enemigo es muy potente. Anticipa que cualquier iniciativa de transformación del kirchnerismo será, a priori, un intento por desestabilizar. Por otra parte, deja el camino allanado para legitimar la represión de la protesta social como si ésta se tratara de una escena montada. Se desplaza el relato de lo inaceptable: las consecuencias de las decisiones políticas del gobierno actual pasan a ser maniobras rencorosas del kirchnerismo.

El kirchnerismo tiene entonces el desafío de seducir y reconquistar para seguir siendo. Conservar y aumentar el poder en este ring es un desafío que requiere una cintura política superior para poder esquivar los golpes y no morir en el intento. Prudencia. Pero no silencio. Es necesario que la palabra autorizada se ponga en juego en el club de la pelea.

Mariana Fernández

Fuente : CELAG, 27 de junio de 2016

#OPINIÓN por  Mariana Fernández/Celag | Queriendo a mi enemigo https://t.co/hGANxbPPu0


Palabras clave:Argentina  Mauricio Macri  Cambiemos  estrategia comunicacional  la pesada herencia  modelo económico  neoliberalismo  inflación  desempleo y pobreza  blindaje mediático  construcción enemigos políticos  lo inacptable  fiesta kirchnerista  ajuste inevitable Gisela Brito  Mariana Fernández  

Actualizado ( Miércoles, 06 de Julio de 2016 14:45 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy37988
mod_vvisit_counterAyer57878
mod_vvisit_counterEsta semana95866
mod_vvisit_counterSemana precedente497911
mod_vvisit_counterEste mes1992876
mod_vvisit_counterMes precedente2540693

We have: 665 guests, 3 bots online
Tu IP es: 54.162.224.176
 , 
Hoy es el 25 de Jun de 2018