Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


España y su crisis

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Juan Diego GarcíaNunca antes en su historia reciente España se había visto sometida a una encrucijada política de tales dimensiones como la que se experimenta tras las recientes elecciones.

El bipartidismo de PP y PSOE sale seriamente afectado no solo porque ahora solo representa alrededor del 50% de los votos cuando siempre controlaba el 70% o más de los sufragios sino porque ambos partidos experimentan una grave crisis interna.

Su poder actual solo se debe a la dispersión del voto alternativo (a derecha e izquierda). Siguen siendo fuertes porque las fuerzas nuevas aún no han alcanzado dimensiones suficientemente grandes. Pero las perspectivas serían no obstante que estas nuevas fuerzas tiendan a crecer y consolidarse mientras todo augura que la crisis de los partidos tradicionales solo irá en aumento.

El Partido Popular ve reducida su clientela a los sectores más conservadores de la sociedad y ve crecer con mucha preocupación el ascenso de Ciudadanos, una agrupación de derecha ajena a los escándalos de corrupción que carcomen al PP. Son tan neoliberales como los “populares” pero dan la imagen de una fuerza nueva con un futuro prometedor, al menos para aprovechar la profundización de la crisis del PP y ocupar entonces su espacio social y político. Tienen el apoyo de la gran burguesía y de los centros de poder del capital en la Unión Europea, lo que no es poco. Es pues solo cuestión de tiempo para que se impongan como la nueva derecha.

El PSOE también arrastra algunos casos de corrupción aunque en mucha menor medida que el PP. Sus problemas son más bien de orden ideológico. Hace mucho tiempo que dejo de ser un partido socialista y su referencia a la clase obrera resulta solo una expresión de nostalgia por la identidad perdida. A su izquierda crecen alternativas (Podemos y otras iniciativas regionales) o las mismas agrupaciones comunistas que representa Izquierda Unida, que se mantiene a pesar de sus crisis permanentes. Las divisiones internas en el PSOE son de público conocimiento y en tantos casos, antes que divergencias ideológicas parecen expresar luchas intestinas por el poder. Los clamores de Felipe González y otros dirigentes “históricos” contra una alianza de las fuerzas de izquierda para desbancar del gobierno al PP muestran hasta dónde ha llegado la descomposición ideológica de este partido.

Podemos y las otras iniciativas a la izquierda en Valencia, Cataluña y Galicia no son precisamente fuerzas radicales (en el sentido exacto del término) pues solo plantean cambios al modelo neoliberal vigente pero siempre en la perspectiva de un orden capitalista reformado. Ni siquiera avanzan aún propuestas para retomar la idea original de la integración europea y desmantelar al actual modelo neoliberal de la UE impuesto por las grandes banqueros del continente, en especial los alemanes. No obstante la moderación real de esta nueva izquierda, despierta los rechazos histéricos del gran capital y sus voceros. Por otra parte, estas nuevas fuerzas de la izquierda reformista tampoco alcanzan aún la suficiente cohesión ni consiguen establecer posibles acuerdos con las agrupaciones separatistas en Cataluña en torno a su propuesta de un estado de tipo federal.

La izquierda tradicional, IU, aunque logra mantenerse tampoco escapa al drama de la falta de una cohesión suficiente y se ve afectada por un sistema electoral que la margina por completo: con un millón de votos solo consigue dos escaños en el Parlamento mientras otras fuerzas (sobre todo las separatistas) triplican esta representación con un tercio o menos de votos. De todas formas, su propuesta de un gobierno de izquierda amplio parece ser la más atinada aunque su influencia como agrupación resulte menor.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez ha recibido del Rey el visto bueno para formar gobierno, inaugurando un proceso de negociaciones sobre cuyo resultado nadie se atreve a vaticinar nada. Puede ser que Sánchez consiga formar ese gobierno de izquierda amplia; su actual propuesta no difiere substancialmente de las propuestas de la nueva izquierda e Izquierda Unida. Pero por eso mismo se vería enfrentado a la hostilidad de la derecha local y europea, no menos que a las presiones desde las propias filas de su partido. Sánchez tendría acaso la posibilidad no solo de reconducir el rumbo de las cosas en España sino de presentar una batalla por una Europa diferente en condiciones mejores que las que tuvo Grecia en su momento. Una evolución favorable del pacto de izquierdas en Portugal le ayudaría mucho en este propósito.

Pero es igualmente posible que movimientos internos (y la presión del gran capital nacional y europeo) lleven a Sánchez a terminan pactando con fuerzas de derecha (sobre todo Ciudadanos pero también con una parte al menos del PP). La suerte del PSOE sería entonces similar a la experimentada por la socialdemocracia alemana: verse diluido en un gobierno de coalición, borradas definitivamente las señas que aún conserva como partido socialista y convertido en socio menor que verá crecer entonces a las fuerzas de la izquierda emergente.

Pero ya sea una u otra la salida, nada permite pronosticar un gobierno sólido. Tampoco si Sánchez fracasa en su intento y a Mariano Rajoy le queda el campo libre para presentar su propia candidatura (con el apoyo abierto o soterrado del PSOE). Los negros pronósticos sobre la evolución de la economía en los próximos meses y un panorama político tan resquebrajado e incierto no auguran nada bueno para quien asuma el gobierno de España.

No solo son la economía y el tejido político los factores que ensombrecen el horizonte. Es mucho más grave la pérdida de legitimidad de casi todas las instituciones, empezando por la misma monarquía que se considera el factor que cohesiona todo el entramado social, que encarna la misma idea de país. El separatismo por su parte puede aumentar, también en Euskadi; el apoyo a la idea europea se sigue debilitando y la UE ya no es vista como un factor de seguridad y estabilidad sino como un patrón odioso que encarnan tan bien los banqueros alemanes y la misma señora Merkel. La corrupción, el nepotismo, la irresponsabilidad en la manejo de la cosa pública han llevado el desprestigio de las instituciones y de los políticos a niveles nunca antes vistos en la historia reciente del país. Los escándalos cotidianos de todo tipo, la superficialidad de los creadores de opinión, la política convertida en un espectáculo lamentable, la misma Iglesia Católica que ni aún con los nuevos aires del Papa Francisco consigue desprenderse de un tufillo de inmoralidad, hipocresía y abandono de todo principio cristiano; todos estos son factores negativos, retos a superar para quien asuma la dirección del país.

Queda eso sí la población como esperanza del cambio, esos millones de gente de trabajo que cada día emprenden la creación de riqueza con la ilusión de un mañana mejor. Este panorama desolador lleva a muchos a considerar que sus hijos ya ni siquiera pueden aspirar a tener el tipo de vida de sus padres si no es que se produce un cambio radical en este orden de cosas. Una gran coalición de fuerzas de izquierda (al menos a juzgar por su programa) sería sin duda la posibilidad de cambiar el curso de los acontecimientos. Sin embargo más que certezas predomina hoy la incertidumbre y tan solo queda la esperanza que se finca en ese espíritu de las gentes españolas que saben siempre afrontar con una pasión envidiable los retos más difíciles.

Juan Diego García para La Pluma, 3 de febrero de 2016

Juan Diego García (Cali, 1945). Doctor en sociología, Universidad de Frankfurt/RFA Reside en España desde hace varios años. Escribe una columna semanal que publican diversos medios. Corresponsal de La Pluma.net

Lea en La Pluma:

Casi medio millón de desahucios producto de una Ley Hipotecaria franquista

Artículos de Juan Diego García publicados en La Pluma:

La contraofensiva

La crisis del sistema

Grecia (y la UE) en la encrucijada

El conflicto colombiano

Grecia: Una victoria parcial

La batalla de Grecia

La democracia española

Naufragios

La Cumbre y el imperio

Colombia: Legalidad y legitimidad

La ofensiva

Grecia

Cría cuervos...

Cuba

El estado fallido

Colombia: Los riesgos del proceso de paz

El auge nacionalista

La crisis de un modelo

La nueva izquierda en Europa

Colombia: Balance (provisional) de un proceso

Las perspectivas para la paz en Colombia

Palestina

Guerras en curso

¿Entre la paz y la guerra?

La batalla de Venezuela

Colombia: El poder de los cuarteles

Colombia: Obstáculos al proceso de paz

Un proceso revelador

Colombia: Un avance considerable hacia la paz

Colombia: entre la ilusión y el pesimismo

El paro nacional del 19 A

Cuestión de legitimidad

Colombia: Arde Catatumbo

Colombia: La reforma política

Colombia: Santos el imprudente (¿?)

Proceso de paz y contexto internacional

9 de abril

Manipulación mediática y hechos irrefutables

Los diálogos estancados

Nuevos desafíos

Los límites de la indignación

Los diálogos de paz. Un balance y unas perspectivas

La batalla de Venezuela

Construyendo legitimidad

Abstención

¿Salidos del guión?

El volcán europeo

Colombia: Un proceso esperanzador

Horizontes de paz

La vieja maldición de la minería

Santos y los caminos de la paz

Paraguay

Las llaves de la paz

Extractivismo y desarrollo

La marcha patriótica

Obstáculos a la paz

Crisis y alternativas

Un toque final

Panorama de los Derechos humanos.

La CELAC

Sobre la educación y la ciencia

Alfonso Cano

Arrollados por el progreso

Los paramilitares secuestran, violan, descuartizan y desplazan a pobladores de Nariño y Cauca

Ofensiva neoliberal

Oslo

Reformismo y revolución

Tramacúa

El 15 M

Un nuevo proceso de paz.

El desarrollo de las fuerzas destructivas

Las nuevas guerras coloniales

La revuelta árabe

El Buen Vivir

La NEP cubana

Año borrascoso

Democracia en declive

 

 


Palabras clave:España  encrucijada  dispersión del voto alternativo  PP  PSOE  Ciudadanos  neoliberales  corrupción  nepotismo  irresponsabilidad  manejo de la cosa pública  desprestigio  instituciones políticos  superficialidad  política espectaculo  iglesia católica  creadores de opinion  liberales  populares  Podemos  orden capitalista reformado  modelo neoliberal  espacio social y político  centros de poder del capital  identidad perdida  UE Juan Diego García  

Actualizado ( Jueves, 04 de Febrero de 2016 13:38 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy46576
mod_vvisit_counterAyer65933
mod_vvisit_counterEsta semana470708
mod_vvisit_counterSemana precedente526066
mod_vvisit_counterEste mes1560800
mod_vvisit_counterMes precedente2043764

We have: 747 guests, 1 members, 8 bots online
Tu IP es: 54.234.0.2
 , 
Hoy es el 20 de Ene de 2018