Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


La crisis del sistema

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Juan Diego GarcíaSolo por razones de conveniencia se dan por buenas las versiones oficiales que anuncian el fin de la crisis económica. El sistema financiero ha sido salvado a expensas de los fondos públicos, es decir, a costa de los contribuyentes y aunque se promete el control de las formas más evidentes de robo del ahorro ciudadano parece que los bancos y los fondos de inversiones continúan con sus prácticas especulativas, las mismas que agudizaron la crisis a extremos apenas registrados en la historia económica reciente. Es cosa de tiempo que se reproduzca una situación similar.

Por otra parte, ningún gobierno se propone suspender las reformas laborales ni se sabe cuándo se recuperarán las condiciones de trabajo y de ingreso previos a la aplicación del modelo neoliberal.

Algunos gobiernos anuncian su propósito de controlar la corrupción, especialmente el robo de los fondos públicos por parte de funcionarios, políticos y empresarios. Se trata de adecentar el sistema aunque los anuncios no parecen muy alentadores sobre todo porque la llamada renovación de las castas políticas es muy limitada y las nuevas figuras rápidamente terminan por adaptarse a las reglas de juego vigentes. Sus propuestas de renovación no alcanzan ni de lejos a los programas de reforma de socialdemócratas, comunistas y socialcristianos que dieron pie al estado protector (amplio en Europa, limitado en Estados Unidos y bastante menor cuando se produjo en América Latina).

Las reformas neoliberales han supuesto recortes importantes en el gasto social y una rebaja sensible en la parte de la renta nacional que corresponde al trabajo mientras crece la participación del capital. Se adelgazó el estado y se avanzó en la privatización de áreas claves como la salud, la educación o las pensiones. Las reformas laborales han disminuido los salarios beneficiando al capital en tal medida que lo robado por los corruptos en las instituciones es una cantidad pequeña comparada con la suma enorme sustraída por los empresarios a los asalariados en sus nóminas. No sorprende que la población desarrolle primero sentimientos de sospecha, luego de indignación y finalmente de airada protesta callejera cuando constata la reducción de sus derechos sociales y económicos al tiempo que los medios anuncian alborozados las enormes ganancias del capital y la creciente y grosera concentración de la riqueza, y que todo ello se identifique con el bien común y el fin de la crisis.

En pocos momentos de la historia reciente el sistema había experimentado un deterioro tan profundo de su legitimidad. El agotamiento del discurso neoliberal se pone así en evidencia. Sus principales predicados son desmentidos por la dura realidad. Era pura ideología que con este modelo que busca revivir el capitalismo clásico del laisser faire se terminaban las crisis y a la humanidad solo le esperaba el crecimiento ininterrumpido. Inclusive se ha elogiado la desigualdad como acicate del esfuerzo necesario para el progreso (la igualdad conduciría a la indolencia) y se ha sostenido hasta hace poco la teoría del “derrame” según la cual poco importa si los ricos se hacen mucho más ricos si de todas maneras las migajas que caigan de su mesa mejorarán la condición de los demás. La pobreza y hasta la miseria ya no son patrimonio exclusivo de la periferia atrasada del planeta; aparecen masivamente en Estados Unidos y en grados diversos también en Europa. Ni qué decir de los niveles de explotación en Asia, África y América Latina.

Se agotó igualmente la promesa de un mundo de paz tras el fin de la Guerra Fría. Hoy como ayer, casi los mismos actores mantienen el enfrentamiento por áreas de influencia y controles económicos y se repite el mismo escenario de guerras directas en la periferia pobre mientras las grandes potencias manejan los hilos del drama desde posiciones seguras. En este contexto los ataques del terrorismo a las metrópolis (los más recientes en París y otro mediante el derribo de un avión ruso de pasajeros) no significan un cambio en esta táctica; se trata más bien del comportamiento díscolo de una rueda suelta, de la acción incontrolada de un engendro que Occidente propició y que ahora actúa sin control. En efecto, primero se ayudó activamente a los Hermanos Musulmanes para debilitar al nacionalismo de Nasser en Egipto; luego se apoyó de mil maneras a los talibanes que combatían a los soviéticos en Afganistán, siempre en santa alianza con las satrapías árabes que financian Al Qaeda y al mismo “estado islámico”, un fenómeno también auspiciado por guerras como la de Irak y la política de destrucción masiva que Occidente practica en la región. Libia y Siria son solo los casos más recientes. Tampoco es un hecho aislado el apoyo de Occidente a los terroristas chechenos en su guerra contra Rusia y ahora mismo el sostén a los grupos neonazis en Ucrania o a los paramilitares en Colombia. Antes se trataba de combatir el comunismo, ahora de fortalecer el cerco estratégico a Rusia y China, los nuevos-viejos enemigos de Occidente. La situación es de tal gravedad que no faltan voces anunciando una Tercera Guerra Mundial en ciernes.

Lejos de corregir o al menos de ensayar algunas medidas paliativas los responsables del sistema se empeñan en desconocer la situación o en minimizar sus riesgos. En tantas cosas la situación recuerda a los “locos años treinta”, al avance del fascismo, la indolencia de los gobernantes y al “viernes negro” de 1929 que desembocan finalmente en la Segunda Guerra Mundial. Y es que todos estos fenómenos van unidos indisolublemente al modelo clásico del capitalismo, al “dejar hacer, dejar pasar” que en lo interno daba plena libertad al capital para extraer legal o ilegalmente riqueza a las clases trabajadoras y aplicaba duras restricciones a las organizaciones sindicales y a los partidos obreros hasta llegar a su anulación, y en lo externo adelantaba la competencia extrema por mercados, control de materias primas, áreas de influencia y rutas del comercio mediante el aumento de acciones militares, ocupaciones territoriales y las provocaciones que terminaron siempre en el enfrentamiento directo de los protagonistas principales.

Por el momento la ventaja del sistema no es otra que la debilidad de la oposición ciudadana que aún no consigue un grado de organización suficiente como para detener esta dinámica y menos aún para cambiar el rumbo de las cosas. Si los atentados en Estados Unidos el 11 de septiembre dieron al gobierno la ocasión para debilitar al máximo los derechos de la ciudadanía, los recientes acontecimientos de París ya han ofrecido a los gobernantes del Viejo Continente la oportunidad para hacer aquí lo propio mientras crecen la xenofobia, el racismo y la histeria colectiva, convenientemente alimentada por los medios de comunicación. Hasta un gobierno “socialista” como el de Francia termina por asumir de hecho el discurso del Frente Nacional, un partido neonazi que ya tiene réplicas nada desdeñables en todo el continente.

El reto para la izquierda es inmenso; tiene limitadas posibilidades en Estados Unidos aunque se registran allí algunas señales de movilización social esperanzadoras. Las bases sociales de la izquierda en Europa son amplias (de hecho no son menores que las bases sociales de la derecha) y disfruta aún de ciertos márgenes de acción como para dar forma a una contraofensiva exitosa (¿comienza en Portugal con la nueva coalición de fuerzas de izquierda en el gobierno?) mientras en América Latina y el Caribe la izquierda se enfrenta a un reto considerable ante la ofensiva de la derecha, directamente apoyada por los Estados Unidos y sus aliados. El panorama africano es toda una incógnita y no es menor en el caso del continente asiático, en especial en China e India, dos colosos que registran un amplio movimiento obrero y campesino que apenas aparece en las noticias en Occidente y que podría dar muchas sorpresas. El gobierno de Pekín anuncia medidas de reforma orientando más su producción al mercado interno para compensar la caída del comercio exterior fruto de la crisis en Occidente pero también para satisfacer al menos en parte las exigencias de su población. La primera medida será restaurar los sistemas públicos de salud y educación, prácticamente desmantelados por las políticas de “socialismo de mercado”.

Las condiciones objetivas para el cambio están maduras pues las dimensiones de la crisis del sistema son enormes; en contraste, la debilidad de las fuerzas opositoras le otorga al sistema una ventaja temporal. Por ahora la reforma del sistema no aparece en la agenda de los gobiernos (el único keynesianismo que se practica es el “de derechas” mediante la producción masiva de armamento). Se podría concluir que el sistema no da más de sí, pero al mismo tiempo se debe constatar que las opciones alternativas aún no alcanzan el punto de madurez necesario.

Juan Diego García para La Pluma, 25 de noviembre de 2015

Juan Diego García (Cali, 1945). Doctor en sociología, Universidad de Frankfurt/RFA Reside en España desde hace varios años. Escribe una columna semanal que publican diversos medios. Corresponsal de La Pluma.net

Artículos de Juan Diego García publicados en La Pluma:

Grecia (y la UE) en la encrucijada

El conflicto colombiano

Grecia: Una victoria parcial

La batalla de Grecia

La democracia española

Naufragios

La Cumbre y el imperio

Colombia: Legalidad y legitimidad

La ofensiva

Grecia

Cría cuervos...

Cuba

El estado fallido

Colombia: Los riesgos del proceso de paz

El auge nacionalista

La crisis de un modelo

La nueva izquierda en Europa

Colombia: Balance (provisional) de un proceso

Las perspectivas para la paz en Colombia

Palestina

Guerras en curso

¿Entre la paz y la guerra?

La batalla de Venezuela

Colombia: El poder de los cuarteles

Colombia: Obstáculos al proceso de paz

Un proceso revelador

Colombia: Un avance considerable hacia la paz

Colombia: entre la ilusión y el pesimismo

El paro nacional del 19 A

Cuestión de legitimidad

Colombia: Arde Catatumbo

Colombia: La reforma política

Colombia: Santos el imprudente (¿?)

Proceso de paz y contexto internacional

9 de abril

Manipulación mediática y hechos irrefutables

Los diálogos estancados

Nuevos desafíos

Los límites de la indignación

Los diálogos de paz. Un balance y unas perspectivas

La batalla de Venezuela

Construyendo legitimidad

Abstención

¿Salidos del guión?

El volcán europeo

Colombia: Un proceso esperanzador

Horizontes de paz

La vieja maldición de la minería

Santos y los caminos de la paz

Paraguay

Las llaves de la paz

Extractivismo y desarrollo

La marcha patriótica

Obstáculos a la paz

Crisis y alternativas

Un toque final

Panorama de los Derechos humanos.

La CELAC

Sobre la educación y la ciencia

Alfonso Cano

Arrollados por el progreso

Los paramilitares secuestran, violan, descuartizan y desplazan a pobladores de Nariño y Cauca

Ofensiva neoliberal

Oslo

Reformismo y revolución

Tramacúa

El 15 M

Un nuevo proceso de paz.

El desarrollo de las fuerzas destructivas

Las nuevas guerras coloniales

La revuelta árabe

El Buen Vivir

La NEP cubana

Año borrascoso

Democracia en declive

 

Palabras clave:Crísis ecónomica mundial  USA  Rusia  China  Europa  América Latina  sistema financiero  fondos públicos  corrupción  prácticas especulativas  Juan Diego Garcíacapitalismo  reformas neoliberales  privatización  Asia  África  terrorismo  

 

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy40767
mod_vvisit_counterAyer65933
mod_vvisit_counterEsta semana464899
mod_vvisit_counterSemana precedente526066
mod_vvisit_counterEste mes1554991
mod_vvisit_counterMes precedente2043764

We have: 1040 guests, 6 bots online
Tu IP es: 54.227.104.40
 , 
Hoy es el 20 de Ene de 2018