Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


El auge nacionalista

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Juan Diego GarcíaAunque resulta una obviedad es indispensable enfatizar en las diferentes naturalezas del nacionalismo. Hay nacionalismos que reflejan la necesidad de un pueblo por afirmar su propia identidad y defender sus intereses en respuesta a alguna forma de agresión externa y hay nacionalismos que por el contrario sirven para intentar justificar ese tipo de agresiones.

Ambas expresiones del nacionalismo tienen raíces comunes que se remiten a la manera como se han formado los estados modernos y a la forma como se ha expandido el capitalismo por el planeta.

Los estados modernos, prácticamente sin excepción, no son el fruto de algún arreglo civilizado entre etnias o colectividades nacional que espontánea y pacíficamente deciden agruparse. Lo que la historia registra es más bien que los estados modernos son el resultado de la imposición violenta de un pueblo o etnia sobre los restantes a los cuales se les somete de diversas maneras: explotación económica en favor de los vencedores, desintegración de las instituciones propias y sometimiento a las del vencedor y procesos de asimilación/integración con la pérdida o disolución de buena parte de sus señas de identidad como colectivo, incluyendo en muchas ocasiones la pérdida paulatina del propio idioma. El triunfador de este proceso tampoco sale indemne y registrará igualmente cierto grado de asimilación de la cultura de los vencidos, pero siempre en una relación desigual en que gana mucho más de lo que pierde.

Por muy profunda que haya sido la asimilación o el sometimiento sorprende la capacidad de resistencia que ofrecen los pueblos sometidos a través de los siglos.

El asunto cobra relevancia más allá de las interesantes incógnitas antropológicas que suscite. En efecto, en varios estados europeos se producen ahora conflictos nacionalistas de no poca relevancias que vienen a sumarse a los problemas ya existentes que afectan la misma estabilidad de la UE. Las recientes iniciativas separatistas en Escocia y Cataluña (referendo y consulta popular, respectivamente) ni son excepcionales ni han quedado saldadas como problema tras la derrota de los independentistas escoceses y la nulidad legal de la consulta catalana.

El separatismo también es fuerte en Italia (la rica región norte, la Padania), en Bélgica con el permanente enfrentamiento entre las comunidades flamencas y valonas o en España con el conflicto vasco y en mucho menor medida con los sentimientos separatistas de una parte de los gallegos. Francia parece haber tenido mayor éxito en sus esfuerzos por unificar en torno a París y sus instituciones (incluyendo prácticamente todo, hasta el idioma) al total de los pueblos de su territorio aunque persistan algunas manifestaciones en Córcega y los bretones se esfuercen por conservar intacta su propia lengua.

Alemania y Suiza son buenos ejemplos de que a pesar del origen más o menos violento de su estado nacional han encontrado mediante formas federales hacer armónicos los intereses de colectivos nacionales bastante diferenciados. Es notorio el caso suizo que conserva en sus cantones un régimen institucional que respeta bastante las viejas tradiciones (incluida la votación a mano alzada para decidir sobre ciertos asuntos) y ha conseguido mantener unidos pueblos que se expresan en alemán, francés, italiano y retorromano o romanche.

En realidad, la independencia nacional como objetivo primero del nacionalismo tiene sentido en la medida en que se defiendan las señas de identidad propias, y mucho más allá, como una manera efectiva de evitar la explotación por parte de una potencia extranjera. Ambas consideraciones marchan unidas aunque el énfasis resulte variado en cada caso. Y es así entre otros motivos porque diluir esas señas de identidad y asimilar al pueblo sometido a las condiciones del vencedor es una manera muy eficaz de garantizar que no se produzcan resistencias que pongan en riesgo el saqueo y la dominación.

De otra parte, fortalecer lo propio (en todos los órdenes) es la mejor forma de emprender con fundamento los necesarios procesos de integración regional, un reto impostergable para todos los países que no tengan el privilegio de ser estados-continentes como Estados Unidos, Rusia, China o India. La dimensión importa mucho en la correlación de fuerzas para el desempeño económico en el mercado mundial y para defender la soberanía nacional. En su caso el proyecto de la Unión Europea mantiene pues su validez si resulta capaz de encontrar equilibrios entre capital y trabajo (mantener el Estado del Bienestar) pero también si está en condiciones de poner coto a la desmesura de los banqueros alemanes y otros semejantes que saquean al sur pobre de la región. Pero la UE tendría que contribuir también a la gestión satisfactoria del nacionalismo creciente en el seno de sus estados miembros (lo acaecido en Reino Unido y España está lejos de haber sido resuelto) si no quiere exponerse a dinámicas disolventes.

El correcto manejo de la cuestión nacional y al mismo tiempo responder a la necesidad de la integración regional son desafíos que afectan no solo a los europeos. América Latina y el Caribe lo requieren seguramente con mayor urgencia. Avanzar en el fortalecimiento de Mercosur, el Alba y la Celac -entre otras instancias de integración- es perfectamente compatible con la defensa cerrada de lo propio en términos económicos pero también en la esfera de la cultura y demás elementos de identidad que definen una colectividad nacional.

Los únicos que asumen que lo nacional se ha diluido irremediablemente en un mundo “globalizado” son los neoliberales criollos porque este mito constituye una de sus banderas ideológicas y les va mucho en ello, o los ingenuos “postmodernos” que en estos lares ya tienen dificultades para pensar en castellano. Por supuesto, también queda alguno que aún considera factible la autarquía.

Juan Diego García para La Pluma,14 de noviembre de 2014

Juan Diego García (Cali, 1945). Doctor en sociología, Universidad de Frankfurt/RFA Reside en España desde hace varios años. Escribe una columna semanal que publican diversos medios. Corresponsal de La Pluma dice lo que el hombre calla.

 

Artículos de Juan Diego García publicados en La Pluma:

La crisis de un modelo

La nueva izquierda en Europa

Colombia: Balance (provisional) de un proceso

Las perspectivas para la paz en Colombia

Palestina

Guerras en curso

¿Entre la paz y la guerra?

La batalla de Venezuela

Colombia: El poder de los cuarteles

Colombia: Obstáculos al proceso de paz

Un proceso revelador

Colombia: Un avance considerable hacia la paz

Colombia: entre la ilusión y el pesimismo

El paro nacional del 19 A

Cuestión de legitimidad

Colombia: Arde Catatumbo

Colombia: La reforma política

Colombia: Santos el imprudente (¿?)

Proceso de paz y contexto internacional

9 de abril

Manipulación mediática y hechos irrefutables

Los diálogos estancados

Nuevos desafíos

Los límites de la indignación

Los diálogos de paz. Un balance y unas perspectivas

La batalla de Venezuela

Construyendo legitimidad

Abstención

¿Salidos del guión?

El volcán europeo

Colombia: Un proceso esperanzador

Horizontes de paz

La vieja maldición de la minería

Santos y los caminos de la paz

Paraguay

Las llaves de la paz

Extractivismo y desarrollo

La marcha patriótica

Obstáculos a la paz

Crisis y alternativas

Un toque final

Panorama de los Derechos humanos.

La CELAC

Sobre la educación y la ciencia

Alfonso Cano

Arrollados por el progreso

Los paramilitares secuestran, violan, descuartizan y desplazan a pobladores de Nariño y Cauca

Ofensiva neoliberal

Oslo

Reformismo y revolución

Tramacúa

El 15 M

Un nuevo proceso de paz.

El desarrollo de las fuerzas destructivas

Las nuevas guerras coloniales

La revuelta árabe

El Buen Vivir

La NEP cubana

Año borrascoso

Democracia en declive

Palabras clave:Nacionalismo  capitalismo  sometimiento  imposición violenta  explotación económica  desintegración institucional  asimilación/integración  resistencia  

Actualizado ( Domingo, 16 de Noviembre de 2014 22:51 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy40632
mod_vvisit_counterAyer65933
mod_vvisit_counterEsta semana464764
mod_vvisit_counterSemana precedente526066
mod_vvisit_counterEste mes1554856
mod_vvisit_counterMes precedente2043764

We have: 975 guests, 6 bots online
Tu IP es: 54.227.104.40
 , 
Hoy es el 20 de Ene de 2018