Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Personaje del año 2013: la movilización popular mundial contra la ignominia capitalista

E-mail Imprimir PDF

Especial Colombia: Paro nacional Agrario y PopularYa no somos los que solíamos ser, ya somos un pueblo consciente de nuestros derechos y de nuestros deberes. Y no sólo lo afirmo por nosotros, los colombianos de a pie, sino por todos los pueblos del mundo, los mismos que dieron un salto adelante en el año que termina. La crisis nos la quieren poner en nuestras espaldas, la industria de guerra quiere posarse sobre nosotros pero nos resistimos a ello, pues tenemos una luz, un candil que ilumina nuestros propósitos, y él sigue esparciendo lúmenes de ideas, de estrategias, de visiones.

La burguesía europea no la tiene fácil con los pueblos de la vieja Europa, ni la colombiana con nosotros, pues nos dimos cuenta, quizás tardíamente, que haciéndole una operación avispa por todo el país a esa casta dueña del cancerbero Esmad, podemos golpearla y sentarla en la mesa de negociaciones, así nos engañen, así nos mientan, pues ello nos servirá de acicate para la segunda partida para los de a pie, y para la tercera y la cuarta, esto es, de derrota en derrota hasta la victoria final.

El 19 de agosto, y el 19 de junio, y enero y febrero y todo el año, los de abajo salimos y proyectamos lo mejor de nosotros: nuestro atlético espíritu de lucha, nuestro pensar en el poder popular, nuestro exigir dormido por años de represión inhumana, así Pinzón, el señor de la guerra, siga cantando las mismas y añejas tonadas de la conflagración que quieren perpetuar hasta el agotamiento. Ya no nos meten miedo, ya nos burlamos de sus fantochadas, pues ante el mundo se desdibuja a pasos agigantados la imagen bastarda de vieja dadora de democracia con que siempre se presentó la casta dominante colombiana en los conciliábulos políticos mundiales; la misma que va a cerrar la oficina de derechos humanos de la ONU, ante las denuncias que ésta hizo de violación grave de derechos por parte de la Fuerza Pública en las marchas por las Zonas de Reserva Campesina en el Catatumbo. Algo insólito, pues solicitaban simplemente que se aplicara la ley 160, la misma que la casta había aprobado en 1994. Así de ridículo es casi todo lo relacionado con esa clase parasitaria santanderista.

Marcha29A . Para Nacional Agrario y Popular

No fue un año fácil para nadie en el Planeta, y menos para nadie en Colombia. Mientras el pueblo sirio moría presa de los intereses imperiales y de esa familia Assad atornillada en el poder y el pueblo palestino era masacrado por enésima vez en esa tierra ocupada por la bota sionista, acá caían por las balas o simplemente a las mazmorras, vastos contingentes de luchadores populares. La represión contra los movimientos sociales con un toque "chic" se impuso de parte de esa casa de Nariño, ahora en manos del adversario electoral de Uribe, del "representante de la burguesía más moderna y menos troglodita", sin que sus manos ensangrentadas se diferencien mayor cosa. Este año fue el año de los macroproyectos de la minería en África, Asia y América Latina, y por supuesto en la tierra de Macondo, la misma de los inmarcesibles cien años de soledad. Por supuesto que a estos se le suman los otros, los energéticos, los hidro, y ya vimos cómo lo hacen con poblaciones enteras del Huila (hidroeléctrica del Quimbo) y de Ituango y regiones aledañas en el norte de Antioquia (Hidroituango), pues le mezclan fuerza pública, leyes, paramilitarismo y amenazas directas de cárcel y demás penurias por los entes encargados de las obras, llámense Emgesa o Empresas Públicas de Medellín, esta última, casi que una multinacional más.

Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Caen los mineros y los pobladores en el Congo por la guerra interminable del coltán (mineral de columbita y tantalita), del cual se nutren las empresas de alta tecnología, y acá son desplazadas grandes comunidades después de que la Anglo Gold Ashanti y otras similares le ponen el ojo a sus tierras. Marmato, Cajamarca, San Turbán, Segovia, Huila, Antioquia, Nariño, los páramos, los bosques, las reservas naturales, los acuíferos, todo, todo se halla en las cuentas bancarias de las multinacionales. Ahora va a caer Sudán, después de Malí, y van, otra vez por minerales, por la goma arábiga, gran néctar que se usa para los refrescos, pero también por la agricultura y por el resto. La misma excusa: la defensa de esa democracia que no deja de oler mal.

Nos vigilaron insaciablemente, se nos metieron a la pieza, nos esculcaron los bolsillos, navegaron por nuestro correo, rondaron a amigos y enemigos, pues la "defensa de la democracia" se impone por encima de todo. La NSA yanqui es ahora una institución más democrática que la ONU y si hay dudas pues pregúntele a Richard Snowden, el tránsfuga informático de un contratista del Pentágono, que él sí puede contarle el intríngulis del espionaje masivo y mundial. Qué importancia tienen las chiquilladas de Dilma Roussef, que no quiso viajar a Washington en protesta contra la vigilancia de meses o años que le hizo esa agencia, para bien de las petroleras norteamericanas. Es tan "terca" que no entiende que la estaban defendiendo de sus propios fantasmas, y lo peor es que exigió explicaciones y excusas, y el imperio no las va a dar, a sabiendas que "la cuidaba y la protegía de amigos y enemigos". Pobre Sudán, ahora que Obama está pensando en resguardarlo de "la tiranía" que se avizora. Pobre Colombia que sigue en la mira de los drones yanquis e israelíes armados hasta los dientes, pero, ¡oh respiro!, por fortuna es para "resguardar esta hermosa construcción de democracia", este ágora de debates sobre la paz y la justicia.

JPEG - 21.3 KB

En este mapa, proporcionado por Edward Snowden al diario británico The Guardian, los países menos vigilados por la NSA aparecen en amarillo. Los más vigilados aparecen en rojo.

En las negociaciones de la Habana, la vedette del año, nada de pueblo salvo su participación virtual, so pena de cárcel para el que se acerque sin permiso del príncipe Santos, pues les recuerdo que Torquemada Ordóñez, el opusdeiano procurador, experto en quemar libros non sanctos, tiene en la mira a otro izquierdista, Iván Cepeda, senador del Polo, pues este hizo una visita a la Habana sin el aval del ahora "adalid de la paz", el presidente Santos. Vimos en 2013, cómo el procurador castigaba con palmaditas en el hombro a los funcionarios comprometidos con el paramilitarismo y con destitución y amenaza de morir sin volver a oler las fragancias del poder, a aquellos que, como Petro, intentaron hacer algo por fuera de la normatividad oligárquica. Y por supuesto, vimos también como el aparato judicial se infectaba con el militarismo arcaico colombiano, al intentar el magistrado de la judicatura, Henry Villarraga, manipular información para no inculpar a ciertas cabezas de las fuerzas armadas acusadas de falsos positivos, a sabiendas que la Corte Penal Internacional estuvo merodeando en abril y mirando con lupa cómo era eso de la impunidad en el tema tan colombiano de las ejecuciones extrajudiciales.

Colombia, la misma que no cumplirá las metas del milenio, es un país sin igual pues ocupa el puesto 91 en el IDH (índice de desarrollo humano) mundial, y es dueño de un índice Gini siniestro, cercano a 0.58(es el país más desigual de América Latina además de ocupar el cuarto puesto en el ranking mundial). Goza, además, de una administración altamente corrupta pues cada que miden al país con el barómetro global de la corrupción de Transparency International, lo desbarata, o por lo menos lo deja en muy mal estado. El 2013 no sirvió para apuntalar esa lucha contra la desigualdad, máxime que el gobierno hizo lo mejor que pudo para aumentarla aún más, a pesar de los diálogos habaneros y sus tres puntos casi definidos; lo vimos reflejado en el proyecto de reforma a la salud (la salud aún no es un derecho) y la educación, en el manejo de las regalías, en la coyunda millonaria con el congreso en el tema de las primas, y, por supuesto, en la cuestión de las tierras, donde los baldíos prohibidos por ley para entregárselos a esas capas ricas, ahora casi es un hecho que van para esas manos en el tobogán de la nueva ley santista. Hay que ver a Sarmiento Angulo, Ernesto Garcés y a toda esa pléyade del mal de la nación, apropiándose alevosamente de lo que le pertenece al pueblo campesino. Y ni hablemos del aumento del salario mínimo de $26.527 (US$13.8/mes) para 2014, el cual estas castas pretenden cada vez más convertirlo en un inútil supermínimo. No asoma pues la justicia social, salvo en algunos documentos de las conversaciones de la Habana, y teniendo muy presente que esas dos palabras no tienen asiento en la delegación oficial.

Cuando en Lampedusa morían por falta de solidaridad con la embarcación africana que había naufragado en las narices de los guardacostas italianos, cientos de personas que provenían de los rincones más pobres de Etiopía y Eritrea, en Colombia nuestros presos políticos enfermaban y morían por falta de condiciones higiénicas y de atención médica. Y lo peor, la única acción colectiva representativa que se le opuso a ello fue la huelga de hambre masiva en las cárceles. Esa frontera terrible que ha impuesto el estado colombiano y los medios de comunicación burgueses en las cárceles para impedir cualquier mejora de las condiciones inhumanas que hay en ellas o algún conocimiento que concientice al pueblo e impulse la movilización social, se parece a la misma que la "culta Europa" le aplica, a sangre y fuego, a los hombres y mujeres del continente africano. La discriminación y la represión que ejerce la oligarquía colombiana a los presos políticos es una afrenta a la humanidad, tan grande, como la misma que la política xenofóbica y racista europea le inocula a los africanos que se atreven a cruzar el Mediterráneo en busca de una oportunidad en esa Europa experta en injertar la expoliación y la guerra a sus países y que no quiere saber nada de los seres que intentan hacerle el quite a ello. Un capitalismo para el espanto.

Carlos Latuff

La estrategia santista de destruir al campesinado, como lo afirma la dirigente campesina huilense, Lorena Sánchez en la reciente entrevista que le hizo el portal Resumen Latinoamericano, con las múltiples amenazas y desplazamientos dirigidos por los paramilitares, con la ley de semillas o resolución 970 del ICA, con los TLC's firmados con innumerables países, con el intento de destrucción de las zonas de reserva campesina, con la ninguneada de las vías y de las facilidades de comercialización, con los macroproyectos minero-energéticos, con la entrega potencial de los baldíos y mil alevosías más, fue respondida masivamente desde junio hasta septiembre de este año, de una manera casi sincronizada. Parecía un ballet popular, cuando miles de hombres inundaron las calles y carreteras luchando por el territorio, por su labor en mejores condiciones, por un mejor futuro. No le fue fácil a Santos que hasta el último minuto negó esa realidad llamada "paro agrario de agosto", organizar la forma de respuesta ante tan pantagruélica demostración de dignidad y fuerza. Se estremecieron los cimientos del establecimiento burgués-terrateniente, temblaron los ejes neoliberales, pero al fin y debido a la misma división del movimiento, al agotamiento ocasionado por la táctica santista del desgaste y la gran violación de derechos humanos, lograron apaciguar las embestidas populares que como un solo hombre, se dieron en todo el país. El personaje del año fue pues la movilización popular.

Pero a todas estas, el mundo no se quedó impávido, y por el contrario, se agitó lo suficiente. De todos los rincones del planeta llegaron las voces de los indignados, los estribillos de las miles de movilizaciones de Europa, los "fuera corruptos de España", y por supuesto, el olor nauseabundo de las miles de toneladas de gases lacrimógenos que las fuerzas represivas al servicio del capitalismo lanzaron contra los millones de hombres que nos movilizamos contra sus propósitos a lo largo y ancho de La Tierra. Vimos también en Colombia a un congreso que le corría a un ministrillo guerrerista, al tal Pinzón, que lanzó a somatén durante todo el año las campanas de la violencia, acompañado por duras campañas para aprobar como fuera el indigno fuero militar, tumbado a buena hora por la Corte Constitucional por vicios de forma más que por una razón democrática. El mismo personaje también inauguró los bufetes de abogados que defenderán con nuestro dinero a los innumerables violadores de derechos humanos de ese ejército de ocupación que llaman ejército nacional. También escribió de puño y letra, creo que ayudado por el Pentágono, la ley que busca criminalizar abiertamente la protesta y la movilización ciudadanas. Colombia, un paso adelante y dos pasos atrás en la construcción de una patria para todos. Pero a esto nos oponemos y nos opondremos con el corazón, y mejor, con la razón del que sabe que la tiene.

Vimos también a unas multinacionales correr como locas por las tierras, la producción agroindustrial y los alimentos del Tercer Mundo. ¿Recuerdan quién dijo: "controla los alimentos y controlarás a los pueblos"? Pues nadie más que el criminal de guerra Kissinger, el mismo de Chile y de Vietnam. Esta estrategia se ha venido llevando a efecto por parte de Monsanto, Dupont, Syngenta, Cargill, Limagrain y otras más que quieren quedarse con las semillas, los alimentos, las tierras y todo lo relacionado con la logística primaria del ser humano, ayudados por gobiernos similares al colombiano. Pero, ¡aleluya!, este año también marchó el mundo entero contra tan siniestro engendro imperialista y se hizo sentir en todo el orbe la protesta de una gran parte de la población que ve, en Monsanto, la mayor amenaza para la alimentación mundial. Y claro, y como no podía faltar, también nos enteramos que es dueña de la vieja guarida de mercenarios criminales de la BlackWater, ahora llamada Academi. Y ello ya empieza a sentirse, pues desde antes de llegar esa multinacional a algún territorio, arriba primero su brazo paramilitar. El siglo XXI es el partero de la ultraviolencia del imperialismo, el mismo que había asegurado que con la caída de la "cortina de hierro" se le ponía fin a la historia.

Y en el campo de la energía, 2013 también terminó con noticias desalentadoras para el mundo. Después de la hecatombe de Fukushima en el año 2011, lo que ha seguido en el lejano Japón ha sido la infestación del océano Pacífico con los derrames permanentes de agua radiactiva provenientes de los restos aún humeantes de los reactores de Fukushima. En un informe reciente de un navegante, este aseguró que en miles de kilómetros no se observa vida marina. La ONU con su AIEA, o sea el Organismo Internacional de Energía Atómica, no aparece para nada en el control de ese manejo tan irresponsable que la empresa de energía eléctrica japonesa, TEPCO, y el gobierno japonés del fascista Shinzo Abe, ha hecho con dichos derrames. Y el atolondrado silencio de los medios de comunicación mundiales ha servido de acicate a esos insensatos. A la fecha se están movilizando cientos de barras de combustible nuclear sin que nadie ni nada los controle. No sobra decir que cualquier accidente puede llevar a una gran contaminación radioactiva que afectaría al planeta entero. Japón, después de ese accidente que bien pudo evitarse, continuó con la generación de energía eléctrica a partir de combustibles fósiles. Ese accidente sirvió solo para una cosa: para demostrar que la energía nuclear no es una energía limpia, ni ecológica, ni ambientalmente amigable, así los reactores sean de última generación. Ya los pueblos lo saben y también tanto en Japón como en Europa se movilizaron contra el lobby nuclear.

Obama, el nobel de la paz, el gran director de las muertes a distancia con sus drones, el padre junto a Bush de los tormentos en la prisión cubana de Guantánamo, el autorizador de la vigilancia mundial de la NSA yanqui, el mismo que con Uribe y ahora con Santos introdujo la guerra de las bombas inteligentes contra la comandancia de las Farc, denunciado en estos días en el Washington Post; aquel seguidor fiel de la doctrina Monroe, solo que ahora aplicada para el mundo entero, está impulsando en su propio país la explotación del gas de pizarra, más conocido como "fracking" o fractura hidráulica, para competir con más soltura en la escena capitalista mundial, de tal modo que le dejó a la contaminada China el primer puesto en la importación mundial de petróleo. El fracking, leviatán de la naturaleza, ya está en marcha en ciertos países de Europa y viene por los del sur de América: Argentina, Brasil y Colombia están en la mira. Sólo resta decir que si la minería destruye significativamente los recursos hídricos, el fracking lo logra al 100%. Esa búsqueda desesperada de energía, por fuera de las posibilidades ambientalistas de la energía eólica o solar, se convertirá en el último clavo del ataúd para nuestro planeta. Fíjense que ya se inició la carrera por coronar la explotación del Ártico ante el deshiele que vive esa parte de nuestro planeta. El daño de los polos y el consiguiente cambio climático mundial, se le presenta al capitalismo como una oportunidad única para seguir llenando sus arcas y para paliar sus crisis interminables.

Se inicia pues un 2014 lleno de esperanzas pero también de retos y amenazas. En Colombia, el presupuesto de dicho año para las Fuerzas Armadas ronda la cifra de $15.000 millones de dólares; esto significa que la burguesía no descansa un minuto en el afianzamiento del poder. Un presupuesto militar que corresponde a cerca del 5% del PIB de 2013, que de acuerdo al crecimiento que tuvo la economía este año, cercano al 3,8%, va a ser de US$390.000 millones, es una cifra escandalosa pues queda como un gigante al lado de la educación, la investigación, la salud o la inversión social. Este porcentaje sobrepasa sobradamente el porcentaje del PIB que representan los presupuestos militares de la región y quizás del mundo. Ah, y no se olvide que a ello se le agrega los más de $ US2000 millones anuales que el Pentágono le insufla a este genuflexo país tan apreciado por sus espurios intereses. Tenemos por delante también la lucha contra esa Alianza del Pacífico, de Colombia, Perú, México y Chile, caballo de Troya de Unasur y de Mercosur, amén de nuestros campesinos y obreros. Otra talanquera más creada desde el norte para evitar la unidad de las naciones latinoamericanas, la cual debemos derribar con la movilización y la unidad popular.

Con alegría y con cierta desazón por tantos caídos pertenecientes al campo popular de esta,  nuestra Tierra, partimos cantando los mejores estribillos para así espantar y anular los cantos de sirena de la guerra interminable que se perfila en todo el mundo por los recursos, por nuestro aire, nuestra agua, nuestro aliento, pues los de a pié, decidimos, decidieron, a buena hora, solo escuchar lo que nos invita, lo que los invita a la liberación. 2014 será un campo de batalla en donde los himnos triunfantes estarán del lado de los pobres del mundo. He ahí la meta y la esperanza.

Álvaro Lopera Uribe, especial para La Pluma, 28 de diciembre de 2013

Editado por María Piedad Ossaba

Álvaro Lopera: Ingeniero químico. Editor de El Sirirí Insomne, Colaborador de La Pluma.

Colombia: El movimiento estudiantil de la Universidad de Antioquia, se subleva en procura de objetivos democráticos

Artículos de Álvaro Lopera Uribe publicados por La Pluma:

Siria: objetivo primario de la estrategia imperialista

La naturaleza del alacrán

Paraguay, penúltimo peldaño de la estrategia imperialista para Nuestra América

Oíste Merce, han pasao tantas cosas y vos tan perdida

Por un Primero de Mayo, pleno de memoria y lucha

Señores inversionistas españoles: inviertan acá, nosotros sí somos una verdadera democracia

De diálogos y dialogantes, o gazapos de una casta que no ama la paz

El sueño de los locos, o el final esperado

Del deseo y de la realidad

La deconstrucción urgente en el siglo XXI

¡Qué bueno sería....!

"Si globalizan la opresión, globalizaremos la resistencia"

Derechos humanos: una ficción más para una Colombia de ficción

A desalambrar, a desalambrar el feudo de la mentira oficial

La educación en Cuba, prioridad máxima del estado revolucionario

El lupanar del Gran Medio Oriente

El Túnel de Oriente, una megaobra que violenta un acuífero, un ecosistema y un modo de vida (I)

El túnel de Oriente - Medellín-: una megaobra que violenta un modo de vida (II)

Politika 1 de octobre : Septiembre se fue...¡Pero esta cueca no ha terminado!

Todo en orden

Crisis en África y en el Medio Oriente: un análisis para el debate

¡Salud, Hernández!: te felicitan el oprobio, la falsedad y el fascismo

Marmato: la resistencia contra las transnacionales mineras avanza sin pausa

Porce II: una hidroeléctrica que devora pueblo (1a. parte)

Estamos a la espera de su pedido de perdón señor Chávez

Comportamiento injustificable de un gobierno popular

Escenarios impensables para la mente decorosa de los pueblos

Diatriba, desde el conocimiento, contra la guerra imperialista

La insoportable sed que nos quiere vender el capitalismo

El doble rasero del imperialismo y el qué hacer en la ola del cambio

Los pueblos del Norte de África, Yemen y Jordania se sacuden de la modorra dictatorial proimperialista

Gaza: a dos años del genocidio, a 5 años de barbarie sionista

El resplandeciente horizonte de la verdadera educación

Oíste Merce, la saga irreverente

Palabras clave:Álvaro Lopera Uribe  especial para La Pluma  Balance del año 2013  Discriminación  represión  ultraviolencia del imperialismo  crisis  

Actualizado ( Jueves, 02 de Enero de 2014 12:09 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...

Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy60774
mod_vvisit_counterAyer78336
mod_vvisit_counterEsta semana60774
mod_vvisit_counterSemana precedente549856
mod_vvisit_counterEste mes2099568
mod_vvisit_counterMes precedente2168160

We have: 1275 guests, 5 bots online
Tu IP es: 54.162.184.214
 , 
Hoy es el 27 de May de 2018