Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


2013: La situación de los cristianos en países árabes / El hijo del carpintero y su inconciliable actualidad

E-mail Imprimir PDF

Entrevista a Manibal Sarkis en torno a la situación de los cristianos en países árabes durante 2013

ENTREVISTADOR (T. Sarkis Fernández): Durante este año 2013 no han cesado las imágenes de violencia mostrando un Mundo Árabe bipolarizado entorno al viejo cisma islámico sunna-chia. ¿Realmente esta dicotomía centra la realidad sociológica de la Región?

MANIBAL: Aunque existen diferencias y contraposiciones -históricas y actuales- entre chiíes y sunnitas, la realidad y su "evolución" presente no se centra en esto. Lo que nos ocupa actualmente no responde a tales diferencias, ni tampoco a las trazadas entre otras múltiples variantes del islam y con religiones no musulmanas. Por el contrario, el antagonismo de fondo son los intereses y objetivos del Imperialismo y del sionismo, que aprovechan dichas diferencias, a fin de hacer ver que ellas mismas no son un instrumento a discreción suya, sino “las causas” de falsos "conflictos intestinos". Esto nos recuerda también a las guerras y disputas habidas en el seno del cristianismo entre distintas corrientes.

E. Arraiga un imaginario de masas “occidentales” en relación a un Mundo Árabe poco menos que sinónimo de mundo arabomusulmán (principalmente sunní) cuyo cuadro -se nos dice- es completado por "sectas" y "confesiones”"de cariz clánico o tribal. En tal cuadro, el cristiano sería un subproducto “occidental” (por conversión, por inmigración o por asentamiento poblacional “ cruzada”). ¿Se ajusta, esta representación, a la realidad?

MANIBAL: Absolutamente falso, ya que, en realidad, Jesucristo nació en Belén, en la Palestina actual, que formaba parte de la Gran Siria. Los primeros cristianos fueron gentes de esta región. Los apóstoles, y sobre todo San Pablo, inició su predicación del cristianismo desde Siria. Los cristianos sirios conformaron la mayoría absoluta de la población del país (histórico, llamado "la Siria Natural") hasta la venida del islam varios siglos después. Hay datos históricos relativos a la masacre de hasta 50 millones de cristianos perseguidos y masacrados entre la opresión romana pagana y la bizantina selectiva. Posteriormente, su número ha ido disminuyendo a fortiori desde la ocupación imperial otomana, y así hasta nuestros tiempos. Son, por tanto, los cristianos, ciudadanos de Oriente desde Jesucristo y, como masas poblacionales, vivían allí ya desde miles de años antes de Cristo.

E. ¿Hay un hilo que de algún modo pone en relación las mencionadas imágenes con la teoría del Choque de Civilizaciones?

MANIBAL: Los estereotipos inherentes al Choque de Civilizaciones, son imágenes impuestas, que un conjunto de fuerzas materiales van realizando. Pero, a priori, estas imágenes no tienen en cuenta la realidad cultural, histórica..., pretendiendo imponer un modelo de "civilización" que empezó a ser importada por el colonialismo en su día. Y, sobre todo, a raíz de la aparición del neo-liberalismo y de la teoría de la Globalización, este estereotipo cumple la función de defenestrar y destruir las civilizaciones de Oriente, habiendo sido éstas cuna de la civilización Occidental (cultura, medicina, ciencia, filosofía y pensamiento, astrología, matemáticas, etc.).

De modo que el aislamiento metafísico Oriente-Occidente -¡y ni mucho menos su contraposición recíproca!- es radicalmente a-histórico. La civilización es un producto de esa dialéctica común. Hoy, en pueblos sirios como Maalula y Sednaya, se reza y habla en siríaco y hasta en arameo (Maalula), habiendo sido conservado el idioma desde hace bastante más de 2000 años. Resulta ser el idioma de Jesucristo, figura a quien estas teorías del Choque contraponen como si fuera uno de los pilares vertebrales de la "Civilización occidental" contra lo "Oriental". Vemos que esto es falsificar radicalmente las relaciones humanas de ayer y de hoy. Todavía se nombran ciudades y pueblos sirios con su topónimo arameo o siríaco.

E. ¿Cree que hay un plan para ir convirtiendo esos estereotipos en realidad objetiva (sociológica, demográfica, ideológico-religiosa...)?

MANIBAL: Este proyecto no va "de por libre", sino que está inserto en el complot de vaciamiento y expulsión de los cristianos de Oriente. Dicho complot sirve al plan sionista de judaización de Palestina, tal y como vamos viendo. Los planes son manifiestos y explícitos en todo el aparataje político, ideológico y social israelí, siendo impuesto a los palestinos, antes de cualquier acuerdo "de Paz" (que ellos llaman), el reconocer que el Estado sionista es un Estado judío. Al mismo tiempo, los fundamentalistas islámicos -palestinos y no palestinos- entran en el plan de creación de micro-estados confesionales y de Emiratos islámicos, a fin de quedar "justificado" Israel en tanto que Estado judío. De allí son expulsados palestinos, tanto cristianos como musulmanes o de otras confesiones y creencias.

E. Cuéntenos algo de los procesos sobre el terreno que están sufriendo los cristianos árabes en Siria, Iraq, Palestina, Egipto.

MANIBAL: Como sabemos, hasta mediados del siglo pasado, por ejemplo en Egipto los cristianos coptos sumaban alrededor del 40% (entre 21 y 23 millones). En la actualidad, su número, según las últimas estadísticas, ronda entre los 8 y 10 millones. En Palestina, Iraq y Siria, la proporción de cristianos -allá por los años 50 del siglo pasado- era de más del 20%. En la actualidad, y sobre todo después de las mal-llamadas Primaveras, su número no llega ni siquiera al 1% y en otros lugares apenas al 5%. Han sido forzados a la migración, o sencillamente expulsados de sus tierras, organizándose una diáspora programada. En muchos lugares no quedan más que (apenas) los clérigos y las personas que sirven directamente en la iglesia. Después de la invasión de Iraq y su destrucción, a manos de la coalición imperialista, se obligó a la mayoría de los iraquíes a abandonar su país.

Últimamente, el proceso se despliega con la intervención de los fundamentalistas islámicos -batallones del Tuhiid, Jabat Al-Nusra, DAISH...- atacando pueblos y regiones de mayoría cristiana, cometiendo atrocidades, masacres, destrucción de iglesias, conventos, monasterios, saqueando sus tesoros, iconos, con objeto de venta, así como reliquias, que sacan fuera de Siria con miras comerciales. Al mismo tiempo, llaman a la gente a convertirse al Islam so amenaza de sacrificio. Hemos visto este fenómeno en directo (TV, videos que ellos mismos filman, etc.). En Daraa, en Sednaya, en Raqaa, en el valle de los cristianos colindante a la ciudadela de los Caballeros, en Homs, en Alepo, en Maalula, etc. La iglesia más antigua de Homs, donde se hallaba el cinto de la Virgen María, fue destruida. En Maalula, lo fue también la iglesia de San Sarkis y de Santa Tecla. Y, en el pueblo de Saadad, próximo a Homs, fue destruida la iglesia de San Elías.

Solamente en Siria han sido quemadas más de sesenta, cometiéndose secuestros y asesinatos de sirios meramente por ser cristianos, así como el secuestro del Padre Paolo, quien defendía a los propios terroristas. De obispos, sacerdotes y, hace unas semanas, las 12 monjas con decenas de huérfanos en Maalula, quienes se hallan en paradero desconocido, aunque en principio fue emitido por TV un video donde ellas declaraban supuestamente estar bien y con conocimiento de ser liberadas en un par de días.

Todo esto está ocurriendo con el beneplácito, aprobación y, es más, instigación por parte del llamado "Occidente cristiano".

E. ¿Cree que estos procesos son un Mal endémico de “la mentalidad árabe” o “islámica” y su “idiosincrasia teológica”?.

MANIBAL: En absoluto. Lo actualmente visto es ajeno a nuestra cultura y a nuestra experiencia vital siria, país donde hemos vivido juntos sin distinciones confesionales por lo menos durante medio siglo, y donde en el documento de identidad no figuraba su confesión religiosa, sino su nacionalidad común siria. Aspiramos a Siria como país para todos por igual, sin mayorías ni minorías. Decimos que "la religión es de Dios y la patria es de todos".

E. ¿Qué porcentaje de mercenarios y que % de fanáticos podría discernirse entre los ejecutores de estos procesos, si es que procede la distinción?.

MANIBAL: El Pueblo sirio no es fanático en su abrumadora mayoría. Ahora bien: los ejecutores del proceso -takfiristas fundamentalistas- no son de origen sirio en su gran mayoría, ni saben nada de su cultura, ni de su historia, ni de su ubicación geográfica. Ellos han reconocido esto en más de una entrevista, admitiendo que han venido a matar, y ejercen esta función -desde el puro desconocimiento respecto de quién les paga ni a cuenta de quién matan. Ni les interesa el futuro, ni proyecto alguno de una Siria libre y democrática donde caben todos sus ciudadanos sin distinción de religión ni discriminación por creencias. No se consideran parte del proyecto constructor del Estado, sino que su función es destructora de dicho Estado, atacando sus infraestructura, iglesias, mezquitas, escuelas, hospitales..., a lo largo de los últimos dos años y medio. Todo, al fin y al cabo, para el único beneficiario de esta destrucción: el Estado sionista en Palestina.

E. ¿Profesan la sunna estos actores, o en cambio sus “ortodoxias” y “purismos” son aberraciones desde la óptica sunní?

MANIBAL: Los actos que cometen no responden, desde luego, a las premisas del islam en ninguna de sus ramas. Son radicalmente ajenos a cualquier doctrina, cultura o pensamiento convivencial y de tolerancia entre los ciudadanos de la patria común. Pues nosotros jamás habíamos imaginado la existencia de una gente con estos pensamientos y actos. Parecen venir de otro planeta.

E. ¿Cómo están gestionando el exilio y el éxodo cristiano las llamadas “organizaciones internacionales” y qué política de migración ejecutan los Estados “occidentales”?

MANIBAL: Tanto dichas organizaciones como los Estados que giran entorno a su órbita, han favorecido la expulsión y migración de los cristianos de Oriente desde el siglo XIX, y concretamente a partir de 1850. Ello hasta nuestros días. La mayoría de los cristianos del nordeste de Siria fueron recibidos por los países escandinavos, USA, Canadá, Australia, Europa occidental, ofreciéndose cientos de miles de visados con residencia, sueldos, vivienda, sanidad y enseñanza para ellos, con tal de sacarlos de Siria y así ir vaciando nuestro país de los cristianos. Esto demuestra que dichas organizaciones y Estados forman parte del complot referido arriba, y que ha tomado auge en los últimos dos años. No dan tantas "facilidades" porque quieran a los cristianos ni porque se preocupen por ellos, sino con objeto de facilitar la diáspora y así la creación de micro-estados y Emiratos en la Región, hecho que reforzaría la idea de legitimidad de una Palestina judaizada por entero demográfica y estatalmente.

E. ¿Relaciona usted de algún modo las llamadas “Primaveras árabes” con la teoría del Choque de Civilizaciones?

MANIBAL: Ambos procesos de ingeniería socio-política guardan entre sí relación directa. Los países "occidentales" que abogan por el Choque de Civilizaciones, al no poder materializar su plan a través de la intervención militar extranjera directa, han procedido a implementar un simulacro que ha llevado al Poder político a la Hermandad Musulmana. Han empleado, pues, su auténtica arma de destrucción masiva: el fanatismo religioso de unos cuantos, apoyados por una mayoría de mercenarios procedentes de todo el Mundo. Esto vuelve "verosímil" supuesto el choque "de fondo" con Occidente. Así mismo, destruyen los países desde el interior, tal y como ya había declarado el propio Henry Kissinger en cierta ocasión. Siria, Egipto..., sufren esta implementación. Desde esta óptica, se arroja luz sobre la "rareza" de que no haya habido "Primavera árabe" en ninguno de los reinos medievales que pueblan el centro-sur y levante-sur de la Península Árabe.

E. Sabemos del sionismo como metarrelato eminentemente racista y supremacista-darwinista del colonialismo abanderado por el judío caucásico, quien rige “con naturalidad de Tarzán rey de la selva” sobre el árabe semita y de algún modo sobre el propio hebreo semita utilizado. Pero asistimos en los últimos años en Israel al desarrollo de un fundamentalismo religioso judeo-testamentario: neo-mesianismo apocalíptico, vocación de cumplir el precepto yahvítico de judaizar el supuesto "Israel bíblico", auge de popularidad de partidos políticos como Shaas y otros partidos fundamentalistas, inclusión de la Torah impuesta por Ley en la mochila de cada soldado de la Tsahal, etc.

¿Cómo ve que pueda estar afectando a los cristianos árabes el desarrollo de esta contradicción ideológica entre la población israelí y en ese Estado?

MANIBAL: Ya he respondido a esta cuestión indirectamente, al haber hablado del proyecto de vaciar Palestina de cristianos, musulmanes y habitantes de cualquier creencia salvo la judía, ampliándose las bases del Estado judío también hacia la dimensión demográfica. El auge actual de este fundamentalismo debe ser leído, por tanto, no como una contradicción de fondo con el sionismo clásico, sino como el fomento de una ideología de masas funcional al plan sionista.

E. En Siria, algunos sacerdotes en sus homilías están empezando a llamar a los cristianos a armarse para la autodefensa, en un sentido de formar milicias autónomas respecto de las estructuras armadas civiles nacionales. ¿Qué análisis puede hacerse? (análisis sobre el terreno y análisis prospectivo).

MANIBAL: Eso no es cierto. Ocurre que, en los pueblos del llamado "valle de los cristianos", así como en pueblos cristianos de la Provincia de Homs y del nordeste de Siria, los cristianos forman parte de las fuerzas de defensa nacional común a fin de defender sus lugares santos particulares. Estas fuerzas concretas son, por tanto, de composición cristiana dado la obviedad de la composición demográfica mayoritariamente cristiana allí. Pero eso no significa que tengan un tinte "cristiano". Se consideran, sencillamente, parte de la resistencia del Pueblo sirio. Más no van a quedarse de brazos cruzados contra la actuación terrorista que dinamita sus lugares santos y los masacra a ellos. El Patriarca católico de Damasco, Gregorios Laham, de quien se dijo haber formulado este llamamiento, negó estos rumores. Estas fuerzas cristianas están coordinadas -en lo táctico y en lo estratégico- dentro del marco general de las unidades de defensa nacional, compuestas por personas de toda religión y creencia.

E. Muchísimas gracias por sus respuestas. ¿Desea añadir algo más?

MANIBAL: Gracias a La Pluma por la ocasión de expresión que nos brinda. La Siria Histórica ha sido la cuna del cristianismo, que ha dado cinco Papas sirios, y seis emperadores romanos de origen sirio. Esto ha llevado a subrayar la influencia -determinante- de Siria sobre la Grecia Clásica y, por ende, sobre el Imperio romano (por medio de los helenos). La misma arquitectura romana en Roma fue, en una proporción notable, ideada y proyectada por sirios. O sea: el supuesto "gran icono de la Antigüedad occidental contrapuesta a Oriente", no es tal sin su fuente siria, "oriental" por así decirlo. Queremos que la Siria del futuro lo sea para todos sus ciudadanos, iguales y de iguales derechos y deberes, sin diferenciación de "mayorías" y "minorías".

Especial para La Pluma (Colombia-Francia). En Granollers, 26 de diciembre de 2013

_______________

El hijo del carpintero y su inconciliable actualidad en 2013

Nació de unos padres tan creyentes, que siendo muy niño viajaron con él al templo de Jerusalén, donde -era costumbre entre devotos- la familia pagaba una suma de monedas de oro en símbolo ritual de "rescate" a la criatura, perteneciente por defecto a la comunidad. Nació en Palestina, país ocupado entonces por Roma, pero, viendo con claridad la viga en ojo propio, no se dedicó demasiado a cargar contra el Imperio. Pues, sin toda aquella corrupción judía de servilismo, de postrados, de pragmáticos, de "realistas", de mediadores y de pedigüeños, ¿qué habría podido el Imperio?. La cruda realidad diaria de la Potencia romana, con su látigo y acero, no importaba en el fondo; no determinaba. Prender los espíritus corrientes con el fuego de la memoria y trasladarlos a aquellos remotos días de los Profetas: eso haría arder en llamas a la opresión como al tigre de papel que era ella. Ese acto de llevar al oprimido a contraste vergonzante consigo mismo y con sus pastores (los apoltronados Jueces, rabinos lame-botas), derretiría a los pastores, y con ellos al rebaño, como se deshace un azucarillo en té caliente. "No he venido a traer la paz, sino la espada": el favor y respeto de nosotros mismos es todo lo que nosotros necesitamos para iniciar la andadura de liberación, y "al César lo que es del César". ¿Qué nos importa el FMI y todo su dominio ejercido sobre los mercados financieros, o el BCE y su euro, a quienes reunimos Voluntad de independencia total respecto del Tinglado?

Sin Caifás, sin Sanhedrín, sin Judas, ¿de qué agua iban a beber Pilatos o Herodes? ¿Cómo traduciría hoy Merkel sus órdenes del alemán, sin su coro de enanitos ministeriales en Madrid? ¿Hacia dónde apuntaría hoy su arma el Tío Sam sin las ratas compradas por 2000 $ en el mercado del Vacío travestido con los ropajes "idealistas" del "integrismo y la hermandad"?.

A los fariseos, que en consuelo cubrían al pueblo con su Talith de chovinismos, de complacencias y de falsos orgullos para mejor apaciguarlo ante el Centurión con quien el fariseo cenaba tras la jornada, les dijo que se dejaran de rollos macabeos: que no había Pueblo Elegido ni Mesías que por voluntad divina fuera a devolverles las tierras a los ocupados. Y escupió a la farisaica filigrana hecha de populismo conciliacionista, recitándoles que "mi estómago tolera a los fríos y a los calientes, pero no digiere a los tibios y los vomitará".

Y él, que había traído la espada, donaba la suya a combatir por la vida, contra un millar de oficiantes oportunistas que estaban haciendo, de la muerte, su negocio vivencial. A ellos advierte: "Quien a hierro mata, a hierro muere. Y el que vive por la espada, a espada perecerá". Pues donde hay opresión, hay resistencia, teniendo reservado el matarife, tarde o temprano, su destino maldito. Destino obediente a pura Ley de la Causalidad. El pueblo sirio es, hoy, sepulturero de caza-recompensas; no importa cuántos entren.

Allí donde iba, confrontaba al clero, cuya lengua culta, el hebreo, jamás usó en sus parábolas. Se dirigió al pueblo en su propio idioma, el arameo, y en él habló a los discípulos al bendecir la que había de ser su última cena: "Tomad de él -partiendo pan-, pues ésta es mi carne". El subversivo juego de palabras resulta explicable como sigue:

La voz hebrea antigua lahem ("pan") coincidía fonéticamente con la voz aramea lahem ("carne"), y Cristo, a través de la pirueta lingüística, estaba deslindándose una vez más respecto del stablishment, de sus instituciones, sus cargos y sus palabras hebreas. "Lahem" era "carne", para el pueblo y para él. La suya propia. Él mismo había nacido en Beth Lahem, literalmente "la casa de la carne" en lengua popular y "la casa del pan" en el vehículo expresivo de los fariseos.

El templo era territorio de lo Sagrado; espacio de com-unidad donde ésta se da trato y lo recibe en tanto que fin en sí, y de ningún modo utilizando al prójimo como medio para la obtención de rentabilidades. Contra la prostitución mercantil de ese espacio, Cristo irrumpe lacerando a los comerciantes, cuyo verdadero dios -Marx recordaría en su crítica de Bruno Bauer- es el dinero: "¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo vais a escapar a la condenación de la gehenná!".

A los judíos saduceos, snobs helenizados greco-hablantes, ricos mercaderes y burgueses dependientes de las compras imperiales y de su buen trato, quienes vendían, con cada remesa de sus mercancías, al pueblo entero, quienes escuchaban del rabino agradecido las dulces palabras admonitorias que querían oír..., les dijo Cristo que "Es más fácil ver a un camello atravesar el ojo de una aguja, que ver a un rico atravesar las puertas del Paraíso". Y les dijo a unos y a otros, a ricos y a pobres, a fariseos y a zelotes, a esenios y a sicarios (sectarios portadores del cuchillo, o sika), que no eran mejores que el gentil; que la idea de Supremacía judaica era mortal ofensa a lo Sagrado -al ser humano-; que radicalmente ser humano es ser hermano; que presumir de haber recibido una tierra en Promisión Divina no podía ser más que vanidad ridícula a ojos de cualquier ser genuinamente superior. "Mi reino no es de este Mundo".

A caballo entre los siglos III y II antes de Cristo, los descendientes de las élites judías “exiliadas” en Babilonia habían asaltado el centro y el sur de Palestina ("A sangre y fuego", Josué) auspiciados por los persas, nuevos líderes regionales. Tras la ocupación territorial, sangría demográfica y asentamiento, el Rabino (o Juez) se afincó en el poder ideológico a través de su manipulación/tergiversación/uso escrito (Torah) de la memoria hebrea oral antigua, tanto como se afincó en el poder político a través de la figura del Sanhedrín. Demoliendo la figura fetichizada del Rabino, Juez, en el poder, Cristo expresa ante el pueblo: "No juzguéis, y no seréis juzgados". Había que arrojar, al rabino, del podio de la ideología, así que Cristo afirmará que, quienes juzgan, un día serán juzgados, abriendo el camino de la relativización popular del poder y de su afrenta material (es decir, abriendo objetivamente la puerta de la disidencia y la resistencia a la fuerza política, y no solamente con el arma ideal -siempre inconclusa- de la crítica).

Los samaritanos eran gentes -israelitas en su mayoría, pero también filisteas, cananeas y greco-fenicias- que habitaban el área septentrional de Palestina, y que habían resistido con éxito a las embestidas repobladoras y teológicas lanzadas por aquella invasión judaico-rabínica del siglo II a.C a la sombra de Persia (el Libro de Esdras falsifica la datación). Los samaritanos no habían consentido en judaizarse (si entendemos el judaísmo, grosso modo, como profesión de la Torah) ni reconocían Jerusalén como ciudad santa, reclamando, tal y como ya lo hicieran en tiempos del rey David, trasladar el arca de la Alianza mosaica desde Jerusalén a Samaria. A los judíos reclama Cristo respeto al samaritano, que a él mismo socorrió, contra la indiferencia que en su apuro el Nazareno había encontrado entre "sus semejantes" de Judea. Semejantes -les dice- somos los seres humanos de buena voluntad, que vemos reflejada en los demás nuestra propia necesidad sociable.

Y como cientos de años atrás habían hecho los tenidos por profetas, Cristo fue al desierto del Negev, a encontrarse a solas frente a la tentación, a buscarla, a invocarla, a retarla, a tratar de vencerla. Sin más compañía que la humanidad entera portada en sí por la persona sola. El género humano en las entrañas del individuo, cuya fuerza indoblegable le habían revelado las comunidades esenias pre-figurativas del modelo monástico que Cristo comunicó a Pedro. Monasterio, del griego monakhós (unidad, comunidad, gemeinschaft): radical antítesis de la iglesia concebida como “institución asociativa formal”. Porque su tentación era sus demonios. La antítesis en su dialéctica interior personal. La debilidad con la que el Género humano en trayecto de auto-trascendencia revolucionaria jamás puede pactar.

Hoy, mientras las masas de espectadores "occidentales" son tentadas a cada momento por los medios de las clases dominantes, de quienes el ex-presidente iraní Mahmud Ahmadineyad dijera con acierto "No son cristianas", los árabes cristianos son forzados -Siria, Iraq, Sudán, Egipto...- al desplazamiento, al éxodo y al genocidio. Para tal empresa, el Hegemonismo anglo-sionista ha constituido, producido, armado y hasta entronizado a sus camadas fascistas confesionales, que aparecen dulcificadas y hasta victimizadas en pantalla. Se trata de la silenciosa “limpieza” poblacional practicada día a día contra quienes incomodan, por ser prueba viva de una complejidad y pluralidad sociológicas que pone en entredicho al Choque de Civilizaciones, ávida de territorios monocromos, barbarizados, proyectados premeditadamente “contra” sus propios diseñadores "occidentales" (y digo "contra", entiéndase, en la mera virtualidad del espectáculo).

Y así como los chiíes no reconocen sacralidad en el Antiguo Testamento, en la Torah, por considerarla un compendio de textos apócrifos, tampoco los católicos orientales lo tienen por parte de la Biblia. Esto hace de ellos, para el fundamentalismo Supremacista israelí, población irreconciliable, no susceptible de pacto, y así candidata al solo tratamiento terminal de "la solución final". Pues, como condición previa al Juicio yahvítico instaurador de su "supremacía definitiva", el mesianismo torahico no puede tolerar, a lo largo del Eretz Israel (del Nilo al Éufrates), más que a grupos humanos político-económicamente sometidos al “Pueblo Elegido” e ideológicamente claudicantes con su “diferencia ontológica de divinidad”.

Tamer Sarkis Fernández, Especial para LA PLUMA (Colombia-Francia. En la ciudad de Granollers, Nochebuena de 2013

Editado por María Piedad Ossaba

Tamer Sarkis Fernández: Barcelona, 1977. Licenciado en Sociología por la Universidad de Barcelona y en Antropología por la Universidad de Barcelona. Curso de Capacitación Pedagógica en Filosofía. Tesina en Prehistoria por la Universidad Autónoma de Barcelona. Diario Unidad/ Revista Pensamiento del Sur/Diario Octubre

Colaborador de La Pluma.net

Web: http://www.diario-octubre.com/author/tamersarkisfernand

Palabras clave:Tamer Sarkis Fernández  Especial para La Pluma  Balance 2013  Manibal Sarkis  Siria  Paletina  cristianos árabes  Mundo Árabe  Choque de Civilizaciones  descolonización  soberanía política  Oriente Medio  neo-liberalismo  la teoría de la Globalización  

Actualizado ( Miércoles, 01 de Enero de 2014 19:33 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy5814
mod_vvisit_counterAyer76821
mod_vvisit_counterEsta semana477334
mod_vvisit_counterSemana precedente558884
mod_vvisit_counterEste mes1966272
mod_vvisit_counterMes precedente2168160

We have: 916 guests, 7 bots online
Tu IP es: 54.162.253.34
 , 
Hoy es el 26 de May de 2018