La pluma dice lo que el hombre calla...

25 febrero 2018 - 11:55
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Incertidumbres franciscanas a propósito de Jorge Bergoglio

E-mail Imprimir PDF

El nuevo Papa Católico ha elegido el nombre de Francisco, según el jesuita, lo hace en honor de Francisco de Asís. El hecho podría parecer inofensivo y popular si se olvidara que el fundador de los franciscanos es un icono fundamental de la inquisición y ha dejado de ser recordado como el precursor de la paz y la ecología.

Pero aún llama la atención que no hubiese elegido un nombre que festejara la presencia de los jesuitas por primera vez en la monarquía eclesial. En la Guajira colombiana decir que alguien es jesuita es llamarle “farsante”, con la ayuda de la sabiduría guajira hemos de dudar de la real intención del nombre Francisco. Tal vez por ello hemos de pensar que el papa ha decidido llamarse como Francisco Primero de Francia quien en virtud de su enemistad con el Emperador Carlos V, no sostuvo buenas relaciones con España. Inspirador de las burlas literarias y artísticas de Victor Hugo y Giuseppe Verdi; principal enemigo del Concilio de Trento, de las ambiciones del vasco Ignacio de Loyola y por lo tanto de los jesuitas. Sería esta una oportunidad de recordarle al mundo que cuando los franceses no cooperan, pueden verse sujetos a sufrir una Revolución Liberal cuyo único logro visible es la pérdida de su derecho de sucesión. Que el único logro de la revolución francesa es que Francia perdió su monarquía, mientras en el resto de Europa se preservó ilesa. Que los jesuitas son expertos en usar a las multitudes para cualquier fin y se han propuesto capitalizar esta fuerza desde el Concilio de Trento y la fundación de la educación popular desde el siglo XVI.

O tal vez como Francisco Javier compañero de Ignacio de Loyola en la fundación de la Compañía de Jesús, aliada de la Compañía Inglesa y Portuguesa de las Indias Orientales en la cristianización del extremo oriente, por lo que fue considerado como evangelizador en tierras paganas, y quien muere en China en el año de 1552. Asunto que nos hace comprender la razón por la que al General de los jesuitas Pedro Arrupe (como a don Emel Rodríguez le estalló la segunda guerra mundial en los quesitos, diría con prodigio el teatro medellinense Águila Descalza), le estalló la bomba atómica frente a su iglesia en el Japón en 1945.

O quizás Como Francisco primero de Austria el último emperador del sacro imperio romano germánico, quien decretó el 6 de agosto de 1806 la abolición del sacro imperio para impedir que Napoleón se apropiara de un reino más extenso. El mismo que en compañía de su hermana la Archiduquesa Ana, pagara lo necesario para el establecimiento de la Asociation du Sacre Cœur de los Padres de la Fe en Francia, organización y nombre tras la que se ocultaron los jesuitas en los tiempos siguientes a la Revolución Francesa.

Pero quedaría pensar en el obispo de Tucumán, el dominico Francisco de Vitoria el teólogo maestro de jesuitas que insistió en reclamar la presencia de estos en América. También destacado como el gran teórico de la guerra y la justicia, considerado el fundador del derecho internacional. Un ser que con una nueva teología iría a establecer límites de poder al emperador y al papa respecto al gobierno de los indígenas en tierras americanas. Un Francisco formador de teólogos que concurrirían al Concilio de Trento. El fundador de Salamanca, una universidad que conserva excelentes relaciones con Cambridge y Oxford las dueñas de la verdad en el mundo actual.

Lo cierto es que este Francisco es un jesuita, frente a lo que carece de toda importancia si es al fin un “papa americano” y si su sucesión proviene de un linaje hidalgo, como siempre convino a los jesuitas, expertos en investiduras nobiliarias en mérito a “la virtud” y no al rancio linaje. Estrategia que sirvió para disputar poderes al papa y al emperador y propició el nacimiento de una nobleza paramilitar. Los hidalgos caballeros de la Orden de Calatrava de donde surgieron los mismos jesuitas y de donde provienen los colonizadores del siglo XVII en tierras americanas: “marranos”, vascos y en todo caso “hijos de algo” a falta de nobleza, con título y tierras otorgadas por el proyecto jesuita. Podrían rastrearse en toda América los pobladores venidos de la vertiente anglo jesuita, pero más sorprendente resultaría encontrarlos en Asia desde el siglo XVI a instantes de su nacimiento como orden militar, que como se verá no sólo nacía para defender al Papa, sino que eran emprendedores, comerciantes de la guerra y la evangelización, capaces de asociarse desde el principio con el anglicanismo. Ecumenismo, a esto apuntan los esfuerzos desde Pablo VI, con el consejo del General jesuita Pedro Arrupe, cuando se establece la Comisión Internacional Anglicana Católica Romana ARCIC.

Anglicanismo y sionismo ya tuvieron su cuna en Inglaterra y desde entonces han contado con los caballeros militares jesuitas y sus múltiples maneras de penetrar en el alma de los pueblos: la evangelización, la inquisición, la educación y el tráfico de refugiados. Cuando el sionismo se inventaba la nación de Israel (a pesar de que multitudes de judíos como Einstein siempre hubiesen rechazado el sionismo), los jesuitas trajeron judíos a Argentina; razón por la cual Inglaterra, que prometía a Palestina el reconocimiento de nación independiente en agradecimiento a su apoyo para vencer al Imperio Otomano; tuvo la posibilidad de elegir entre Argentina y Palestina como la tierra de Israel. No es extraño que la elección del papa hubiese implicado a Argentina.

Asistimos al ascenso final a la monarquía de una orden de caballería que duró cuatrocientos años en busca de ser admitida a la nobleza. Desde hoy los jesuitas pasan de ser emprendedores hijos de algo o “ingeniosos hidalgos” a poseedores del derecho de sucesión apostólica; una sucesión monárquica de la que los episcopales se enorgullecen, tanto más a partir del reconocimiento que la iglesia ortodoxa hace de la anglicana respecto al derecho de sucesión. Con esta iglesia los jesuitas mantienen una buena relación (no en vano el actual papa es reconocido en el mundo como un jesuita ortodoxo), pese a que el vaticano ha profesado por esa iglesia una perdurable hostilidad que puede rastrearse en los orígenes de la primera guerra mundial. De estos odios podría preguntarse a los serbios, cristianos ortodoxos que lograron recuperar territorios al Imperio Otomano, razón por la que el papa Pio X instaba al emperador Francisco de Austria Hungría a eliminar a los Serbios. Con la muerte del archiduque Francisco Fernando y su esposa en Sarajevo el 28 de junio de 1914 iniciaba la Primera Guerra Mundial. Tal vez no sea casual que los nombres del emperador y el mártir archiduque lleven el nombre del primer papa jesuita, en ese caso algo de guerra nos viene advertido en la elección del nombre.

De algo si podemos estar seguros y es que Francisco el Hombre el legendario juglar vallenato, el anciano trotamundos que con frecuencia pasaba por Macondo para enseñar sus poemas hechos canción, el mismo guajiro que venció a satanás con el acordeón, no pudo servir de inspiración al bautizo papal de Jorge Bergoglio, porque como ya sabemos, los guajiros usan el nombre de jesuita para bautizar a los mentirosos.

Marta Lucía Fernández Espinosa para La Pluma, 15 de marzo de 2013

*Marta Lucía Fernández Espinosa: Licenciada en Historia y Filosofía, Universidad Autónoma Latinoamericana, Medellín ; especialista en Planeamiento Educativo, Universidad Católica de Manizales. Colombia. Corresponsal de La Pluma

Editado por María Piedad Ossaba

Lea en La Pluma:

Geopolítica vaticana: Un papa en el patio trasero

Bergoglio, el papa que necesitaba la iglesia como dique frente a la irrupción social y los gobiernos progresistas en América Latina

Con Bergoglio la derecha se queda en el Paraíso: La Iglesia como pasión por la crueldad

Cómo Ratzinger aniquiló la iglesia del pueblo en América Latina

Más sueños e ilusiones

confesiones

Artículos de Marta Lucía Fernández Espinosa publicados poLa Pluma:

Tocando fondo

Barzalote es una champeta

¿Y quién invitó a Kant a Oslo?

La colonización antioqueña del norte colombiano: El fín del mito paisa

¿América para los indígenas?

El boyante casino católico y la boba embelesada

¿Quién es, quién es? Ya lo voy a decir

El bachiller Carrasco - A propósito de Leopardos Azules y otros cien años de soledad

Amazonas un país de caníbales y FARC. De Eugène Robuchon a Romeo Langlois

Hippies y ecologistas la nueva era de prosperidad , paz y abundancia

Sexo drogas y Rock and Roll. A propósito de luchas obreras.

La paz no es una religión

¿Socialismo Feudal o Socialismo Burgués? Conservadurismo Radical

"Hemos logrado que la tranquilidad vuelva a la calma"

¡No se tu, pero yo no estoy dispuesta!

¿Una salida política concertada?

"Ganarse la vida" también significa que la tenemos perdida

Por un levantamiento aristrocrático de los pu"Hemos logrado que la tranquilidad vuelva a la calma" eblos

Acción Comunal cofradía devota del Estado Comunitario

La colombianización, fin de la democracia y relaciones de vasallaje en el Nuevo Orden Mundial

Palabras clave:Marta Lucía Fernández Espinosa para La Pluma  Jorge Bergoglio  Papa Francisco  Compañía de Jesús  jesuitas  

Actualizado ( Domingo, 09 de Noviembre de 2014 18:35 )  

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy37400
mod_vvisit_counterAyer85641
mod_vvisit_counterEsta semana37400
mod_vvisit_counterSemana precedente518459
mod_vvisit_counterEste mes1832846
mod_vvisit_counterMes precedente2282091

We have: 718 guests, 5 bots online
Tu IP es: 54.196.215.69
 , 
Hoy es el 25 de Feb de 2018