La pluma dice lo que el hombre calla...

22 febrero 2018 - 08:44
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


Titulares ambiguos

E-mail Imprimir PDF

Y calificarlos de ambiguos es hacerles un favor. Si ayer me refería a la virtuosa elocuencia de un titular del periódico El País, en el que Estados Unidos desmentía su injerencia en las elecciones mexicanas, hoy tengo que persistir en mi injerencia con ese medio por la “ambigüedad” de otro titular como palpable demostración de su experiencia en todas las artes de la comunicación: “Cuernos de elefante en casa de Dorribo y más de 230 coches”.

El titular de su edición digital, ignoro si aparecía también en la de papel, me dejó perplejo. Tuve que releerlo varias veces para seguir sin entenderlo. Pensé que, tal vez, ya habían llegado los recortes a la selva africana y lo que fueran esmaltados colmillos de marfil hoy sólo eran simples y comunes cuernos, pero también era posible que, efectivamente, fueran cuernos, aunque no de elefante sino de cabra. A falta de un perito contratado, un desempleado voluntario pudo haber equivocado la pesquisa. O quizás, es otra posibilidad, yo no sé nada de elefantes ni de cuernos.

Y no es eso lo peor, además de ignorarlo todo sobre paquidermos y ornamentas, tampoco soy capaz de imaginar el tamaño de una casa en la que albergar 230 coches. Sólo por asegurarme de que no era posible he tratado de averiguar cuántos vehículos era capaz de almacenar el baño de mi casa, la cocina, el pasillo… y sigo sin poder imaginar la casa. Pensé que, tal vez, ya había llegado la recuperación económica a la selva española y lo que fueran baldosas residenciales de 40 metros cuadrados hoy se habían convertido en fincas, pero también era posible que, efectivamente, fueran coches, pero no de lujo sino de juguete, la tierna pasión de un niño que no recoge sus juegos y, a falta de un perito contratado, un desempleado voluntario equivocó el tamaño. O quizás, es otra posibilidad, yo no sé nada de casas ni de coches.

Koldo Campos Sagaseta, Columna Cronopiando

Fuente: Rebelión, 9 de marzo de 2012

Palabras clave:Koldo Campos Sagaseta  Columna Cronopiando  

Actualizado ( Lunes, 16 de Julio de 2012 17:40 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy26432
mod_vvisit_counterAyer80363
mod_vvisit_counterEsta semana320634
mod_vvisit_counterSemana precedente473194
mod_vvisit_counterEste mes1597621
mod_vvisit_counterMes precedente2282091

We have: 748 guests, 17 bots online
Tu IP es: 54.159.30.26
 , 
Hoy es el 22 de Feb de 2018