Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Opinion


¡Feliz Cumpleaños!

E-mail Imprimir PDF

Y sí, era el de la República pero, también era el mio. Y abrumado quedé, amén de agradecido, por todas las felicitaciones recibidas en vasco y dominicano a través de facebú.

Y les cuento que, para mejor celebrar el día, mis locas se despertaron cuerdas, felizmente locas; de Iruña me llegaron Marta y Eugenio, amores de familia, junto a sus tres locos, que vinieron cuerdos, felizmente locos. Y timbres cargados de abrazos y besos… y hasta una oferta para cambiar el móvil que no tengo. Si bien es cierto que éste último no me felicitó el cumpleaños tuvo al menos el detalle de llamar. Y una comida compartida y grata; y una sobremesa que se fue en cantos y bizcochos… sí, es verdad, después fregué los platos, pero incluso en tan comunes menesteres, el que pasó ha sido el más feliz cumpleaños que recuerdo. Y gracias a un elefante africano, a un bendito paquidermo que hizo rodar la corona española por los suelos.

Claro que, como esto siga así, los Borbones van a terminar copando las escasas camas disponibles con que cuenta nuestro sistema sanitario y lo van a conducir a la ruina. Como si fueran los Borbones emigrantes, de esas de las que se dice que vienen a la madre patria a operarse, también el monarca español se suma a los rumores y se viene, desde la inhóspita selva africana, a operarse a España sus caderas y trompadas.

O quizás fueran sus prisas por visitar al nieto más querido, víctima de las escopetas y de su familia… “cosas de niños” que diría su abuela. Es verdad, sí, que el rey pudo visitarlo de otra manera, aunque fuese pagándose el transporte, como acostumbran los abuelos y los demás mortales a visitar a sus parientes hospitalizados, pero ¿hay alguna muestra de solidaridad más sentida y sincera que herirse en desagravio al infortunio ajeno? Sea por lo que fuere, ahí están los dos, el abuelo y el nieto, juntos en la misma habitación que, por cierto, tiene tres camas, soñando de la mano en el futuro. Ellos todavía no lo saben pero pronto van a ser parte de la selva. Su fortuna, al margen de la que evaden, es que los elefantes tienen muy buen gusto y pasan de cazar, que la caza es cosa de animales. Su infortunio es que acabarán por abrirse las grandes alamedas que soñara Allende y los grandes y populares tribunales que soñamos todos…

Koldo Campos Sagaseta, Columna Cronopiando

Fuente: Rebelión, 17 de abril de 2012

Palabras clave:Koldo Campos Sagaseta  Columna Cronopiando  

Actualizado ( Lunes, 16 de Julio de 2012 17:36 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy22221
mod_vvisit_counterAyer89669
mod_vvisit_counterEsta semana265289
mod_vvisit_counterSemana precedente558884
mod_vvisit_counterEste mes1754227
mod_vvisit_counterMes precedente2168160

We have: 518 guests, 5 bots online
Tu IP es: 54.162.253.34
 , 
Hoy es el 23 de May de 2018