Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Los pesticidas armas de guerra, productores de cáncer y de mutaciones genéticas

E-mail Imprimir PDF

Si bien es cierto que los  plaguicidas fueron inventados como armas de guerra, y que a pesar de ello han sido comercializados y se venden por millones de dólares como el negocio estrella de las multinacionales sin por ello entrar a condenarlas por su aplicación, ni mucho menos amenazarlas por su uso. Sin justificar nunca ninguno de sus fines, ello no implica ni da derecho a ningún gobierno así se diga potencia mundial, con arrogación de defensa del Mundo en nombre de justicia alguna, a amenazar a un pueblo, bajo la sospecha del uso de sustancias químicas como armas de guerra.

No permitamos nunca que con lemas de estos se masacre un pueblo inerme, mientras nuestro silencio es cómplice;  repasemos un poco estas historias y  que ellas  no se repitan:

El 10 de agosto de 1961, un helicóptero H-34 de la fuerza aérea de los Estados Unidos partió de una base a rociar herbicida, utilizando tres químicos principales en sus bombardeos durante la guerra: Agente Azul, Agente Blanco y Agente Naranja, este último es el causante de una de las más espantosas tragedias de la postguerra, su nombre proviene de la banda anaranjada que identificaba los depósitos que lo contenían.

Está formado por los químicos identificados como 2,4-D y el 2, 4, 5-T, en donde el agente más dañino que lo compone es la dioxina cuyo nombre científico es: polychlodibenzo-p-dioxin y es la sustancia más tóxica creada por el hombre hasta el momento.

Es persistente en el ambiente, capaz de soportar temperaturas hasta de mil grados, no es soluble en el agua sino en la grasa e impregnable en los tejidos y fluidos del cuerpo humano y en la leche de las madres lactantes, un solo nanogramo (una billonesima de gramo) puede causar cáncer y deformidades congénitas con carácter hereditario. Con solo 80 gramos podría exterminarse unos 7,8 millones de personas, la población del área metropolitana de Bogotá en el 2005.

Según investigaciones, el ejército estadunidense arrojó sobre las selvas y campos de Vietnam 80 millones de litros de herbicida y defoliantes, Principalmente los tres antes mencionados y contentivos de 400 kilos de dioxina, los bombardeos incluían 45,68 millones de litros de agente naranja, el 60% de los químicos tóxicos.

Hoy el pueblo vietnamita reclama solidaridad ante su lucha que después de treinta años de finalizar la guerra continua viviendo las secuelas desastrosas de estos químicos en la población.

La exposición permanente a plaguicidas causa canceres en los seres humanos y ello ha sido demostrado epidemiológicamente en países desarrollados, pues pueden ocurrir alteraciones del los materiales genéticos, debilitando las defensas naturales y alterando el sistema inmunológico.

Algunos estudios con animales indican que la exposición a sustancias químicas hormonalmente activas en el periodo prenatal o en la edad adulta aumenta la vulnerabilidad a cánceres sensibles a hormonas, como los tumores malignos en mama, próstata, ovarios y útero.

Entre los cánceres  asociados con la supresión del sistema inmunológico los más comunes entre la población expuesta, se encuentra el linfoma de non-Hodking y sarcomas de tejido blando.

La exposición a órgano fosforado causa este linfoma, pero también leucemia, sarcomas, mieloma, múltiple y cáncer de cerebro.

Exposición de la Mujer a los Plaguicidas

Los síntomas pueden tardar hasta diez años en aparecer, dependiendo del tipo de cáncer y de la edad de la persona; en niños toma menos tiempo y puede desarrollarse en bebes desde el vientre materno.

“Es trágico que siendo la mujer  la generadora de vida, se convierta a su pesar en la primera transmisora de residuos tóxicos al bebe, quien es en última instancia  el ultimo eslabón de la cadena trófica”.

Los problemas de toxicidad en el campo, tienen igual o mas incidencia sobre la mujer que sobre el hombre; entre otros riesgos se ven enfrentadas a problemas de toxicidad aguda y crónica, a efectos inmunológicos, hormonales o endocrinos y a sobre todo a la reproducción.

Las mujeres están expuestas cuando trabajan en labores de aspersión de plaguicidas o durante la cosecha de productos como el tomate y hortalizas en general.

La mujer rural está en contacto permanente con plaguicidas, por las labores en el predio familiar y su cercanía con los cultivos, el lavado de la ropa impregnada de plaguicidas, las preparaciones y las mezclas.  Son riesgos corridos por toda la familia.

Además comparten el lecho conyugal, sin que muchas veces su compañero se haya bañado luego de aplicar plaguicidas.

“Los bebes están más expuestos que los adultos a residuos de plaguicidas, con una circunstancia agravante: se trata de organismos inmaduros y por ello mas susceptibles a la acción de cualquier tóxico”.

Muchas veces los órganos vitales como el hígado entre otros no tienen la capacidad de descomponer ciertos plaguicidas.

También hay considerar el sistema inmunológico que no esta completamente desarrollado agudizando riesgos de deficiencias inmunológicas.

Un caso concreto lo vivimos en el Departamento Antioquia, con el grupo de mujeres cabezas de familia, asociadas, quienes 35 de ellas trabajan en un vivero donde se obtienen plántulas para reforestación  en uno municipio del Nordeste, allí el desinfectante utilizado era el formol, lo que causo graves problemas de dermatitis aguda, ya que el Formol es un producto de suma peligrosidad, que solo es permitido su uso en la morgue para la conservación de los cadáveres y en estudios histológicos, para fijar tejido muerto; que las personas que realizan las dos tachas anteriores. Reciben preparación especial y un seguimiento médico permanente.

CONCLUSIONES

Cuando en el mundo no existen políticas claras para la protección de la mujer rural, pero sin embargo, en él existen 35.000 productos comerciales diferentes para controlar insectos, malezas, hongos, bacterias y nemátodos; de los cuales Colombia tiene registrados 1350, pero que muchos de los no registrados entran por vía no legal, es preocupante el análisis no el económico de costo-beneficio del cultivo, a nivel de una economía de capital, sino de una economía de impacto nocivo sobre el ecosistema y lo que se desencadena como hemos podido ver a través de este recorrido por el ecosistema en sus componentes.

Desde 1956, en la obra Primavera Silenciosa, dio su voz de alarma sobre la presencia de plaguicidas en el suelo, aire, agua, tejidos vegetales, animales y humanos, mostrando su capacidad de dispersión hasta las regiones polares.  Ya en 1990, la academia de ciencias en California dio un plazo de cinco años a la industria de agroquímicos para su reconversión, como única alternativa.

Los grandes emporios multinacionales empiezan su nueva investigación en búsqueda de productos con ingredientes activos biológicos, pero así se interrumpa la producción, las existencias actuales, encontrarán mercado fácil, como siempre en los países del sur. Confiamos en que los tratados internacionales como el de Río de Janeiro, Estocolmo y Rótterdam, podrán poner freno a esta locura desmedida.

Esperemos que un día no lejano existan quienes con firmeza hagan respetar legislaciones y que se dé un verdadero desarrollo económico sostenible, donde la agroecología tome el lugar del monocultivo, mientras el campesino no ocupe el lugar privilegiado y de respeto en nuestra sociedad, en la que su vida actual no tiene valor, mientras las políticas estatales no sean dignas de un pueblo, que solo posee 4 millones de hectáreas cultivables de las 114 millones que posee el país, no lograremos tener ecosistemas humanamente habitables.

Apelamos al sentido racional que le tenga el gobierno, para que ejerzan injerencia al no permitir la comercialización de productos prohibidos en otros países; a la ética de los profesionales de nuestro sector y a la de las empresas productoras y comercializadoras.

Lilliam Eugenia Gómez Álvarez, especial para La Pluma, 29 de agosto de 2013

Lea en La Pluma:

Los pesticidas armas de guerra, productores de cáncer y de mutaciones genéticas

Siria: el gas tóxico de la mentira

Siria antiimperialista está a la altura de lo que indica la historia y sabrá responder en caso de agresión

*Lilliam Eugenia Gómez Álvarez
Ingeniera Agrónoma de la Universidad Nacional, Doctora con especialidad en Ciencias Biológicas, Opción Eco-Etología, Ph.D. (Doctor en Ecología modalidad formación avanzada).
Université Francois Rabelais, I.B.E.A.S. Tours, Post - Doctorado I.B.E.A.S. Université PAU – FRANCE

Responsable de la Rubrica Economía de la Naturaleza de La Pluma

Artículos de Lilliam Eugenia GÓMEZ ÁLVAREZ publicados por La Pluma:

Agroecología como servicio ecosistémico

VIII Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo : La Agroecología como servicio ecosistémico[1]

Concepto de lo que es una plaga

Historia del Control Biológico

Conferencia Agroecológica como Altenativa

Leyes Semillas: Semillas para la Vida

El negocio del hambre y la soberanía alimentaria

Agricultura Industrial y crisis del agua - Séptimo Diálogo Interamericano sobre la Gestión del Agua

VIII Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo : La Agroecología como servicio ecosistémico[1]

El negocio del hambre y la soberanía agroalimentaria

La sed en el Sahel (Cuento)

Lilliam Eugenia Gómez Álvarez: Una vida dedicada al servicio de la agroecología

Conferencia Agroecológica como Altenativa

Conceptos fundamentales para comprender la Ecología

Conferencia: Ecología de un planeta dinámico: La Tierra

Los problemas de agresión al Ecosistema

Conferencia: La historia de la agricultura en el Valle de Aburrá

Una mirada de la TIERRA como un planeta dinámico.

Anotaciones sobre los últimos tiempos del hambre en el mundo

Conferencia: La historia de la agricultura en el Valle de Aburrá

El hambre en el mundo su soberanía y seguridad alimentaria

Conferencia: Incidencia de los plaguicidas sobre el ecosistema

Conferencia: La problemática con los pesticidas en Colombia

Conferencia: Ecosistemas, Mujer y Plaguicidas

APROXIMACIONES SOBRE EL TEMA LA INCIDENCIA DEL TURISMO, TRATADO COMO UN ORGANISMO VIVO

"LA BIODIVERSIDAD ÚNICO PATRIMONIO VIVIENTE SOBRE EL PLANETA TIERRA”

EL DESCONOCIMIENTO DE LA ECONOMÍA DE LA NATURALEZA Y SU RELACIÓN CON EL SISTEMA DE ECONOMÍA

Palabras clave:Lilliam Eugenia Gómez Álvarez  especial para La Pluma  pesticidas  armas de guerra  genocidio  masacres selectivas  violaciones de DD.HH  DIH  agroquímicos  economía sostenible  agroecologia  Colombia  

Actualizado ( Lunes, 16 de Septiembre de 2013 10:11 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy44091
mod_vvisit_counterAyer78485
mod_vvisit_counterEsta semana342089
mod_vvisit_counterSemana precedente512365
mod_vvisit_counterEste mes1328764
mod_vvisit_counterMes precedente2045571

We have: 1512 guests, 34 bots online
Tu IP es: 54.161.45.156
 , 
Hoy es el 20 de Abr de 2018