Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


Del homo habilis a la ingeniería

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Jose_Hilario_Lopez1BisLa aparición de los primeros homínidos en África Oriental está en relación con el Gran Valle del Rift, que se generó por la separación de dos placas tectónicas y los procesos erosivos concomitantes. El Gran Valle del Rift se extiende por aproximadamente 4.800 kilómetros en dirección norte-sur, a lo largo de la franja suroriental de ese continente (Figura1). Este evento geológico, que se inició hace 30 millones de años y todavía está activo, fue causa de que la vegetación en la zona oriental del continente africano, que antes era bosque húmedo tropical, se haya transformado en praderas típicas de climas secos.

El nuevo hábitat obligó a los grandes antropoides, que antes vivían en las ramas de los árboles, a enfrentarse con los felinos, sus competidores en la lucha por la supervivencia. El escenario era completamente desfavorable para los primeros, que hubieran sucumbido a no ser por los leños y guijarros que podían empuñar y acondicionar para su defensa. Estas rudimentarias armas fueron la salvación de la especie que se estaba gestando, pero sobre todo impulsaron su capacidad creativa para producir herramientas y utensilios, lo que aceleró el proceso evolutivo hasta dar origen a los humanos. A este protohumano, que vivió en África hace dos millones y medio y se extinguió hace un millón y medio de años se lo ha denominado homo habilis.

Para su alimentación, los primeros homínidos dependían de la recolección de frutos y tubérculos, hasta el momento en que de manera artificial lograron generar el fuego y con ello incluir en su dieta el gran contenido proteínico de la carne producto de la caza. Esta proteína facilitó el ensanchamiento de la capacidad cerebral de los prehomínidos y el surgimiento de la raza humana con todo su potencial cognitivo, tal como es.

Las primeras comunidades humanas eran nómadas hasta que la gran marcha hacia el norte las condujo a los valles del Nilo y de Mesopotamia, donde desarrollaron la agricultura y comenzaron a formar rebaños, prácticas que las obligaron a fundar los primeros asentamientos permanentes, y a construir canales para riego y drenaje que mejoraran la productividad de sus cultivos, así como fortificaciones militares para protegerse de los ataques de otros pueblos. Para venerar a sus dioses y rendir culto a sus difuntos erigieron templos y fastuosos monumentos.

En estas primitivas construcciones de las comunidades sedentarias se encuentra el origen de la ingeniería y se gestaron los primeros elementos de la cultura ciudadana y de su organización política.

mapa_valle_rift_01

Figura 1. El Gran Valle del Rift africano

https://es.wikipedia.org/wiki/Rift_de_%C3%81frica_Oriental. Consulta: 04/ 05/ 2018

Soy consciente de la burda simplificación que he seguido hasta aquí para explicar un proceso tan complejo como la formación de las sociedades primitivas, que deja por fuera otras migraciones, como la neardentalense, que ocupó el Valle del Rin, omite la mención de los asentamientos prehistóricos en China y de los restos de hombres primitivos en otros lugares de África. Sin embargo, con Egipto y Mesopotamia podemos avanzar en nuestra historia hacia Anatolia, en el occidente de la actual Turquía, las Islas Jónicas (colonias griegas) y Tracia, en el oriente de la actual Grecia, regiones donde se ha establecido que tuvo origen la ciencia occidental, ya separada del mito, amén del pensamiento racional, aportes, entre otros, de sabios como Tales, Anaximandro, Anaxímedes, Heráclito y Pitágoras, los llamados Presocráticos, y otros.

Este avance cultural se vio estimulado por la gran actividad comercial y la consecuente prosperidad, que se centró en Anatolia y las Islas Jónicas, hacia donde confluían las caravanas de mercaderes provenientes de Egipto y el Medio Oriente, así como de India y China. Los puertos que florecieron en Jonia y Anatolia impulsaron el desarrollo cultural y comercial del Mediterráneo, “el mar del vino” como lo llamaban los griegos, no porque sus aguas fueran del color del vino, sino porque los barcos que lo cruzaban iban cargados del “elíxir de los dioses”.

El conocimiento científico desarrollado por estos sabios, y en general toda ciencia que busque descifrar los misterios de la naturaleza, llega hasta cierto límite, sin que por sí misma pueda avanzar hacia la transformación de la realidad objeto de sus pesquisas. No obstante esta limitación, por primera vez un producto y a la vez parte de esa misma naturaleza, el hombre, de manera asombrosa empezó a interrogarla y a dialogar con ella, dando origen a lo que hoy conocemos como ciencia. Y ante la limitante que tiene la ciencia para transformar la realidad, aparecen la técnica y la ingeniería, que asumirán la tarea de completar la obra de la creación.

Por otra parte, las nacientes sociedades requerían una organización política que permitiera el máximo bienestar de sus miembros, lo que dio origen a la polis griega. Pero lo fundamental, el investigador científico, ya no fue más un sujeto pasivo, observador y experimentador neutro de los fenómenos naturales, sino que empezó a preguntarse por su existencia y su relación con el entorno, lo que dio origen a la filosofía. Este gran salto cultural, centrado en las Islas Jónicas y en los territorios continentales bañados por el mar Egeo, se extendió hacia el sur de la Península Itálica y Sicilia, la llamada Magna Grecia, donde germinaron la escuela pitagórica y el pensamiento matemático moderno.

La decadencia de la civilización griega empezó con la ocupación de su territorio por el Imperio Romano, tras la batalla de Pidna, en el año 168 a.C. Roma se adueña de Egipto en el año 30 de nuestra era y así completa su expansión por el mapa alejandrino.

El Imperio Romano impulsó importantes avances en las prácticas constructivas, desarrollos que se materializaron en fastuosos edificios públicos como el Coliseo Romano y las vías carreteables, que comunicaban la metrópoli con las demás ciudades de la Península Itálica y con las provincias ocupadas en Europa, Britania, Medio Oriente y Norte de África. De estas la más importante fue la Vía Apia, considerada la primera carretera de la historia, que se extendía a lo largo de 530 kilómetros conectando la capital del Imperio con las demás ciudades de la península itálica. En la región conocida como Hispania, la mayor parte de las actuales autopistas se superpusieron a las antiguas calzadas romanas, destruyendo así un invaluable patrimonio histórico (Figura 2).

Entre los puentes romanos más famosos encontramos el puente Julio César, construido en madera sobre el río Rin, y el puente Trajano, en madera y mampostería, sobre el río Danubio (Figura 3). Este último, de cerca de 1.000 metros de longitud, conformado por pilas de ladrillo de 45 metros de altura que soportaban una plataforma de madera y metal, fue la estructura más larga construida en la antigüedad. Su ingeniero fue Apolodoro de Damasco (60 -133) durante la campaña contra los dacios, en el año 104 de nuestra era, el mismo encargado de la construcción de algunas de las obras del Foro Romano, la Basílica Ulpia, las Termas de Trajano y la Columna de Trajano.

carretera_moderna_espana

Figura 2. Una carretera moderna en España, construida sobre una antigua calzada romana

https://verne.elpais.com/verne/2018/02/26/articulo/1519645848_093323.html Consulta: 04/ 05/ 2018

Puente-trajano

Foto: Figura 3. El puente Trajano sobre el río Danubio

http://quhist.com/puente-trajano-arquitectura-antigua-roma/. Consulta: 04/ 05/ 2018

Los acueductos y cloacas romanas (alcantarillados) permitieron el crecimiento de las ciudades al garantizar mínimas condiciones higiénicas y de salubridad para la población; de los acueductos romanos son famosos el de Roma y el de Zaragoza. Para la construcción de estas obras se contaba con verdaderas empresas de ingeniería contratistas del Imperio, así como con abundante mano de obra esclava.

Para las obras, además de la madera, los romanos disponían de ladrillos cocidos y argamasa (mezcla de cal, arena y agua), usada como mortero, así como de un cemento denominado puzolana, fabricado con cenizas silíceas o alumino-silíceas, que extraían de las laderas del volcán Vesubio. Estas cenizas, al reaccionar con la cal hidratada, fraguan y endurecen a temperatura ambiente hasta formar un cemento natural muy resistente a los agentes químicos, lo que, además, permitió la construcción de las instalaciones portuarias requeridas por el intenso comercio que desarrolló el Imperio. Los cementos de puzolana solo fueron sustituidos por el cemento Portland, patentado en Inglaterra en 1824, pero persisten hoy en los llamados cementos especiales, mezclas de cemento Portland con puzolana, utilizados en construcciones portuarias, revestimientos de túneles y otras obras que deben resistir la agresividad de aguas con altos contenidos de sales.

Otro de los grandes avances de la ingeniería romana fue el perfeccionamiento del arco, justamente denominado “arco romano”, estructura semicircular en equilibrio que transfiere las cargas a los muros o pilares que lo soportan.

Ahora daremos un corto repaso a la ingeniería precolombina de los imperios azteca, maya e inca.

Los aztecas, asentados hace 700 años en el valle de Tenochtitlán donde hoy está el Distrito Federal, crearon una de las mayores civilizaciones precolombinas, caracterizada por grandes construcciones en piedra, entre ellas las pirámides, los acueductos y una extensa red de caminos que cruzaban todo el Imperio.

Teotihuacán, situada a 40 kilómetros de Tenochtitlán, es la construcción más impresionante de Mesoamérica. La pirámide de Teotihuacán, denominada la Pirámide del Sol, se asienta sobre suelos muy blandos de origen lacustre, lo que obligó a los aztecas a disponer de un sistema de fundación consistente en pilotes de madera rodeados de piedra, similar al usado por los egipcios en la pirámide de Guiza. Esta misma técnica se utilizó para las otras edificaciones en la ciudad de Tenochtitlán.

Figura 4. Pirámide de Teotihuacán

http://www.arkiplus.com/las-piramides-de-teotihuacan. Consulta: 04/ 05/ 2018

Cuando el Imperio alcanzó su máximo esplendor, los aztecas erigieron en el mismo Tenochtitlán una pirámide gigante, el Templo Mayor, que crecía en altura al tiempo que lo hacía el imperio. Para aligerar su peso, esta obra se construyó con fragmentos de rocas volcánicas de baja densidad. Para las fundaciones y paredes de las pirámides y demás edificaciones los aztecas utilizaron morteros de cal.

Para el transporte de las mercaderías que comerciaban con otros pueblos, los aztecas construyeron una red de caminos que conectaban a Tenochtitlán con la costa del Golfo de México. Los pasos elevados, verdaderos puentes con fundaciones similares a las de las pirámides, pasos que también se utilizaron para la conducción del agua potable que surtía la numerosa población del valle de Tenochtitlán, conectaban la capital con la tierra firme.

La civilización inca dejó como testimonio las construcciones en piedra, principalmente de la ciudad de Cusco, la capital del Imperio, la más famosa de las cuales fue el Templo del Sol, que se empezó a construir en el siglo XV. Otras construcciones importantes fueron la ciudadela fortificada de Machu Picchu, y otra similar localizada a solo dos kilómetros de la capital. La red de caminos incas, que se extendía desde Mendoza (Argentina) hasta el río Mayo, en el sur de Colombia, donde habitaban los quillasingas, súbditos del Inca, cubría más de 40.000 kilómetros de longitud.

templo_del_sol_machu_picchu

Figura 5. El Templo del Sol, Cusco

https://www.google.com.co/search?q=el+templo+del+sol+inca&rlz. Consulta: 04/ 05/ 2018

La civilización maya, que existió entre los siglos III y XV, se extendió por el sur de Yucatán, parte de Guatemala y Honduras. Los mayas utilizaban un sistema de numeración vigesimal posicional y tenían un signo para representar el cero, con el que podían realizar operaciones matemáticas complejas, lo que les permitió importantes avances científicos, por lo cual se les ha llamado “los griegos de América”. Entre sus grandes construcciones en madera y piedra se destacan palacios, pirámides escalonadas, templos, fortificaciones militares y vías que unían las ciudades principales del Imperio (Figura 6).

Pirmide_de_Kukulcn_en_Yucatn

Figura 6. Pirámide de Kukulcán, en Yucatán

https://es.wikipedia.org/wiki/Templo_de_Kukulk%C3%A1n#/media/File:Chichen_Itza_3.jpg.  Consulta: 04/ 05/ 2018

Volvamos al Viejo Continente y al mundo asiático: Tras la caída del Imperio Romano, en el año 476, el desarrollo ingenieril se trasladó a India y China. Los antiguos indios eran diestros en el manejo del hierro y fabricaron acero antes que los romanos. Durante varios siglos la capital de la ciencia fue Jundishapur, India.

Una de las más grandes realizaciones de todos los tiempos fue la Gran Muralla China, un muro continuo en ladrillo y piedra, de unos 7.000 kilómetros de longitud, construido y reconstruido entre el siglo V a.C. y el XVI d.C. (Figura 7).

Gran_muralla_china

Figura 7. Gran Muralla China, la obra de ingeniería más grande del mundo

https://www.google.com.co/search?q=La+gran+muralla+china&rlz.  Consulta: 04/ 05/ 2018

Los canales para irrigación existen en China desde hace miles de años; fue este pueblo el que primero supo construir puentes; en el año 105 d.C. Cai Lun, consejero del emperador, desarrolló por primera vez el proceso de fabricación del papel. Esta invención, sumada a la imprenta de tipo móvil, perfeccionada en 1.440 por el alemán Gutenberg, significó el mayor acontecimiento en la historia humana, el libro, que posibilitó la divulgación masiva del conocimiento y los intercambios culturales entre los pueblos También fueron los chinos, en el siglo IX, los inventores de la pólvora; antes del año 400 a. C. habían desarrollado las máquinas de engranajes y en 1200 d. C. fabricaron la brújula.

La_imprenta_de_Gutenberg

Figura 8. La imprenta de Gutenberg

http://www.noticieromilamex.com/la-imprenta-de-gutenberg-por-mayra-gris-de-luna-la-imprenta-de-gutenberg-por-mayra-gris-de-luna/. Consulta: 04/ 05/ 2018

Con la caída del Imperio Romano ante las invasiones bárbaras, en el año 476, empieza en Europa la que se ha llamado Edad Media, época durante la cual las ciencias naturales perdieron el impulso que traían desde la antigüedad clásica, porque el saber medieval se centraba en las escuelas monásticas, cardenalicias y palatinas, todas regidas por la Iglesia Católica, cuya principal empresa era la salvación de las almas. El currículo académico de esas escuelas, precursoras de nuestras universidades, se centraba en el Trivium (gramática, dialéctica y retórica) y el Quadrivium (aritmética, geometría, astronomía y música). Estas siete disciplinas conformaban lo que se denominó artes liberales, cuyo propósito era acceder a las destrezas intelectuales y especulativas, denominadas artes mayores, en oposición a las destrezas prácticas o artes menores, las que desempeñaban, entre otros, los artesanos, los agricultores, los ingenieros y los comerciantes.

Durante la Alta Edad Media (600 - 1000 d.C.), la ingeniería y la arquitectura dejaron de existir como profesiones en Europa, y la construcción quedó en manos de los maestros albañiles.

En la Baja Edad Media, que llegó hasta el descubrimiento de América, los mismos maestros construyeron las grandes catedrales y castillos; en España, gracias al Islam, se lograron desarrollos técnicos, e incluso científicos, superiores a los del resto de Europa, como los sistemas de riego y los diques, así como algunos avances en medicina. Entre las construcciones islámicas más destacadas en ese país están la Mezquita de Córdova y el Palacio de la Alhambra, en Granada (Figura 9).

Panoramic View of the Alhambra Palace

Figura 9. Palacio de La Alhambra, en Granada, España

https://es.wikipedia.org/wiki/Alhambra#/media/File:Granada%27s_sunset.jpg Consulta: 04/ 05/ 2018

En su Historia de la Ingeniería en la Edad Media, Leonardo González (2014) afirmó:

La principal gloria de la Edad Media no fueron sus catedrales, su épica o su escolástica: fue la construcción, por primera vez en la historia, de una civilización compleja que no se basó en las espaldas sudorosas de esclavos o peones sino primordialmente en fuerza no humana[1].

Sin embargo, este concepto solo sería aplicable a las metrópolis, ya que las construcciones que dejó la colonización europea en África y América se hicieron con mano de obra esclava.

La revolución medieval de la fuerza y la potencia, hay que reconocerlo, constituyó uno de los desarrollos técnicos más importantes de la historia. Las principales fuentes de potencia fueron la fuerza hidráulica, el viento y el caballo, que se materializaron en la rueda; y la turbina hidráulica, el molino de viento y la vela, la carreta y el carruaje, a los que se agregan la palanca y la polea.

De los adelantos técnicos medioevales muy pocos fueron traídos a América por los conquistadores españoles, lo cual se puede ilustrar con el episodio de los batanes, en Don Quijote. El batán era un molino destinado, entre otras funciones, a la molienda de granos; funcionaba por la fuerza de una corriente de agua que hacía mover una rueda hidráulica, activando pisones que impactaban los granos. Pues bien, en 1824, para la molienda de minerales auríferos en Anorí (Antioquia), Gregorio Baena se vio en la necesidad de “reinventar” esa máquina bajo la forma del tradicional molino antioqueño, precursor del molino californiano.

Molino_de_los_antiguos_mineros_antioquenos

Figura 10. El molino antioqueño, mejorado

https://www.google.com.co/search?q=el+molino+antioque%C3%B1o+de+los+antiguos+mineros&rlz.  Consulta: 04/ 05/ 2018

La Reforma protestante, que inició hace 500 años, transformó la sociedad feudal, basada en el poder centrado en la posesión de la tierra, en sociedad capitalista, donde es el trabajo el que crea y multiplica la riqueza, y permitió una nueva visión del mundo. El nexo entre calvinismo y ciencia, tema de una de las seis conferencias que en 1898, en la Universidad de Princeton, dictó Abraham Kuyper, teólogo holandés y primer ministro de su país, se puede resumir en dos puntos: 1. El Calvinismo recreó e impulsó el amor por la ciencia. 2. El Calvinismo liberó la ciencia de eslabones no naturales y resolvió el milenario conflicto con la religión. En suma, permitió una nueva visión del mundo, fundada en la creencia de que el hombre es el único responsable de su destino sobre la tierra.

Ya desde antes de la Edad Media se estaba gestando un revolucionario enfoque de la ciencia que se fundaba en el principio de que cualquier hipótesis se debía rechazar o aceptar solo a partir de la prueba experimental, base del método científico, que se impuso de manera definitiva a partir del Renacimiento, brillante edad que empezó en Italia en el siglo XV, tuvo su apogeo en el XVI, y se extendió por toda Europa.

En estos siglos la ingeniería volvió a ser una profesión respetable, como había sido en el Imperio Romano. Los ingenieros renacentistas eran ingenieros militares y civiles, tanto como arquitectos y artistas; entre ellos los más famosos están los geniales Galileo Galilei, Michelangelo Buonarroti y Leonardo da Vinci.

Galileo Galilei (Pisa, Toscana, 1564– Arcetri, Toscana, 1642), fue uno de los grandes genios del Renacimiento (Figura 11). Se desatacó como astrónomo, filósofo, ingeniero, matemático y físico. Entre sus aportes científicos se incluyen el descubrimiento de la ley fundamental de la caída de los cuerpos y el principio del movimiento armónico del péndulo; entre sus inventos, un dispositivo para elevar agua, cuya patente obtuvo de la República de Venecia, en 1594.

Galileo

Figura 11. Retrato de Galileo Galilei, detalle. Justus Sustermans, 1636

https://www.google.com.co/search?q=galileo&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwjqxOHwgO3aAhUjq1kKHWyWC10Q_AUICigB&biw=1280&bih=576#imgrc=9el841LU0MgKFM. Consulta: 04/05/2018

Leonardo da Vinci (Vinci, Toscana, 1452-Amboise, Francia, 1519) (Figura 12), es considerado el paradigma del homo universalis, el sabio renacentista versado en todos los campos del conocimiento humano en su época: se interesó en disciplinas tan variadas como la aerodinámica, la hidráulica, la anatomía, la botánica, la geología, la pintura, la escultura y la arquitectura, entre otras; fue además un visionario que anticipó aparatos como la máquina de vapor, la ametralladora, la cámara oscura, el submarino y el helicóptero.

Leonardo_da_Vinci1

Figura 12. Leonardo da Vinci

https://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/65/Leonardo%20da%20Vinci.  Consulta: 04/ 05/ 2018

En cuanto a Michelangelo Buonarroti (Caprese 1475 - Roma 1564), terminó la Basílica de San Pedro y construyó fortificaciones militares en Roma y Florencia.

Para soportar los techos, en el Medioevo se empleaban armaduras burdas que aumentaban el peso de la estructura sin contribuir a su resistencia, lo que ofrecía muy poca seguridad a las catedrales y otras grandes edificaciones. Se cree que fue Andrea Palladio (Padua, 1508 - Maser, 1580) el ingeniero que empezó a entender el sistema de fuerzas que actúan en las armaduras que conforman los techos, lo que permitió el diseño de estructuras más seguras.

Giovanni Battista della Porta (Vico Equense, 1535 – Nápoles, 1615) fundó en Nápoles, en 1560, la Academia de los Secretos de la Naturaleza, donde se llegó a centrar la comunicación de los científicos de su tiempo. En 1603 se fundó la Academia Linceana, de la que Galileo fue miembro, que todavía existe. La Real Sociedad de Londres se constituyó en 1662; entre sus miembros más famosos figuraron Boyle, Hooke y Newton. En 1666 se fundó la Academia de Ciencias de Francia, y en 1700, la Academia de Berlín, llamada hoy Academia de las Ciencias de Berlín-Brandeburgo.

El concepto del “triángulo de fuerzas", desarrollado por Simón Stevin en Holanda a principios del siglo XVI, permitió entender cabalmente las fuerzas que actúan en los miembros componentes de las estructuras. A mediados del siglo XVII, Fermat y Descartes descubrieron, de manera independiente, la geometría analítica.

En 1622, el inglés William Oughtred diseñó la primera regla de cálculo, que sobrevivió hasta principios de la década de 1960, cuando fue desplazada por las calculadoras de bolsillo y los computadores. Esta hermosa herramienta fue imprescindible en el trabajo de los ingenieros como calculistas (Figura 13).

mi_vieja_regla_de_calculo

Figura 13. Mi vieja regla de cálculo. Fotografía del autor

En 1675, Jean Baptiste Colbert, ministro de Luis XIV, estableció la primera escuela formal de ingenieros militares en Europa.

En 1711, en Alemania, Leibniz publicó formalmente el descubrimiento del cálculo infinitesimal, herramienta básica del análisis matemático.

En 1795, Napoleón crea la École Polytechnique, a la que siguieron otras como el Eidgenössische Technische Hochschule Zürich (1855) y las escuelas politécnicas en Delft -Holanda (1864), que dieron origen a la Universidad de Delf. En 1865 se fundó el Massachusetts Institute of Technology (MIT), primero en su género en los Estados Unidos.

En 1818, un pequeño grupo de ingenieros formó en Londres The Institution of Civil Engineers (ICE), primera asociación de ingenieros en el mundo, con Thomas Telford como primer presidente. John Smeaton, otro de sus fundadores, fue el primero en darse el título de ingeniero “civil", para señalar que su campo de trabajo no era militar.

Antes de seguir y habiendo visto cómo desde sus orígenes nuestra profesión ha estado íntimamente ligada a la ciencia y a la filosofía, se requiere precisar lo que hoy debemos entender por ingeniería. Para ello empecemos afirmando que la verdadera ingeniería es aquella que cumple una función social, en el sentido de atender los requerimientos de bienestar socioeconómico identificados por la comunidad, o ayudando profesionalmente a su identificación. Una vez se haya concretado la necesidad, el ingeniero propone alternativas para su solución, y de acuerdo con la comunidad, en un proceso que incluye dos elementos fundamentales, se escoge la que se pondrá por obra. Esos dos elementos son:

1. Que las comunidades y sus dirigentes participen activamente en la selección de la mejor alternativa.

2. Que la obra seleccionada resuelva urgencias ciertas de las comunidades, con máximo beneficio socioeconómico y mínima afectación a los ecosistemas.

Bajo esta conceptualización ya se puede entender cómo el ingeniero que reclama nuestro país en los tiempos del posconflicto debe ser un profesional regido por principios éticos, que anteponga el servicio a las comunidades a los afanes de lucro, que esté en capacidad de interactuar con sus dirigentes sociales y políticos, así como con especialistas en las disciplinas sociales y ambientales. En definitiva, un ingeniero humanista que, como insistía el doctor Evert Hoek, mi profesor de túneles, antes que calcular bien debe juzgar acertadamente.

En 1795, el escocés James Hutton propuso el Uniformitarianismo, teoría que establece que los procesos geológicos han actuado de la misma manera y con intensidad regular a lo largo del tiempo geológico; Charles Lyell, también escocés y considerado junto con Hutton padre de la geología moderna, basado en esa misma teoría, escribió Principios de Geología, obra que sirvió de guía a Darwin durante su viaje en el Beagle.

La ingeniería geológica, según la International Association of Engineering Geology (IAEG, 1992),

(…) es la disciplina dedicada a la investigación, estudio y resolución de problemas de ingeniería y medioambiente que pueden resultar de la interacción entre la geología y los trabajos o actividades humanas, así como a la predicción y desarrollo de medidas de prevención o corrección de riesgos geológicos.

En siglo XIX, el inglés William Smith empezó a usar esta aplicación práctica de la geología a la ingeniería. Y en 1887, los ingenieros de minas Tulio Ospina y Juan de la Cruz Posada, graduados ambos de la Universidad de California (Berkeley), trajeron a la Escuela de Minas de Medellín la geología aplicada a la minería. Pero solo a principios de la década de 1970, con los grandes desarrollos hidroeléctricos, empezó a emplearse la ingeniería geológica en el medio colombiano.

Es difícil imaginar cómo sería hoy la civilización sin la máquina de vapor, origen de la Revolución Industrial, que se inició en Inglaterra a finales del siglo XVIII. Thomas Savery, en 1698, patentó el primero de estos mecanismos para convertir la energía térmica en energía mecánica, para el drenaje de minas de carbón. En 1712, Thomas Newcomen mejoró la máquina de vapor, pero fue el escocés James Watt (Escocia, 1736 - Inglaterra, 1814) quien, al perfeccionar en alto grado los avances de Savery y Newcomen, patentó la primera máquina de vapor, en 1774 (Figura 14).

Sin duda, la gran aplicación de la máquina de vapor fue la locomotora, origen de los ferrocarriles y de la navegación a vapor, aprovechamientos que revolucionaron el transporte, que hasta ese momento dependía de la fuerza animal o humana.

Maquina_de_vapor_watt

Figura 14. Máquina de vapor, de James Watt

 

http://www.tecnologias.us/maquina-vapor-watt/.  Consulta: 04/ 05/ 2018

En 1804, Richard Trevithick, ingeniero y constructor de máquinas británico, logró por primera vez que una locomotora de vapor corriera sobre rieles. En 1825, George Stephenson, también ingeniero mecánico y británico, utilizó la locomotora de vapor para mover un tren que corría desde Stockton hasta la mina de carbón de Willow Park (Figura 15).

La_locomotora_de_Stephenson

Figura 15. La locomotora de Stephenson

 

https://es.wikipedia.org/wiki/George_Stephenson. Consulta: 04/ 05/ 2018

El desarrollo de los ferrocarriles en Europa, las excolonias inglesas de América y todo lo que se llamó el Imperio Británico impulsaron como nunca antes el transporte de materias primas y mercancías, hecho que significó la aparición de una nueva era en la historia de la humanidad, la gran Revolución Industrial, que solo a finales del siglo XX empezó a ser sustituida por la era de la tecnología computacional. Pero fue durante la primera mitad del siglo XX, con las dos guerras mundiales, cuando se produjo un número casi incontable de avances en ingeniería.

La invención en Estados Unidos, a finales del siglo XIX, de los motores de combustión interna, junto con el inicio de la refinación del petróleo, fueron determinantes para el desarrollo ingenieril del siglo XX. Los inventos de Thomas Edison impulsaron la industria de la energía eléctrica, la cual, sumada a la “válvula electrónica” (tubo al vacío), inventada por Lee de Forest (USA, 1873-1961), aceleraron los sorprendentes avances de las comunicaciones en el pasado siglo.

En 1880 se fundó la American Society of Mechanical Engineers, seguida por la American Society of Electrical Engineers, en 1884, y el American Institute of Chemical Engineers, en 1908. El American Institute of Industrial Engineers se fundó en 1948 y fue talvez el último campo importante de la ingeniería en organizarse en Estados Unidos

Dejemos aquí, por ahora, nuestra historia. Mi último libro Tiempos de Ingeniería y Humanismo (Universidad Nacional de Colombia, 2018)[2], incluye un aparte sobre la ingeniería colombiana.

Para cerrar dejo como epílogo algo que encontré en alguna de mis lecturas sobre la historia de la ingeniería. “La historia de la civilización es, en cierto modo, la de la ingeniería: largo y arduo esfuerzo para hacer que las fuerzas de la naturaleza trabajen en bien del hombre”[3].

Notas

[1] historiaing.blogspot.com/2014/11/la-ingenieria-en-la-edad-media.html

[2] López, José Hilario. Tiempos de ingeniería y de humanismo. Medellín: Universidad Nacional de Colombia; 2018.

[3] Centro de Investigación de los Reglamentos Nacionales de Seguridad para las Obras Civiles. Breve reseña histórica del desarrollo de los reglamentos de seguridad estructural en nuestro país Disponible en: https://www.inti.gob.ar/cirsoc/pdf/historia_ingenieria/historia. Consulta: 29/ 04/ 2018.

José Hilario López Agudelo para La Pluma*, 21 de mayo de 2018

Editado por María Piedad Ossaba

*José Hilario López A: Ingeniero de Petróleos y Geología. Facultad Nacional de Minas, 1964; Estudios de postgrado: Mining Geology y Engineering Geology. Universidad de California, USA.
Posiciones destacadas: Asesor del Ministro de Minas y Energía; Director de Geología de INTEGRAL S.A. ; Asesor del ONU-PNUD; Gerente de JHL Y CÍA LTDA
Distinciones y cargos honoríficos: Ingeniero Asociado y Socio de INTEGRAL S.A.; Profesor ad-honorem de la Facultad Nacional de Minas; Miembro de la Comisión Redactora del Código de Minas de Colombia, 1988; Presidente de la Junta Directiva de la Asociación de Egresados de la Facultad de Minas (ADEMINAS), 2001; Presidente de la Comisión de Altos Estudios de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos-SAI, 2004-2006; Gran Maestro de la Ingeniería Antioqueña. Sociedad Antioqueña de Ingenieros-SAI-Marzo de 2009; Orden al Mérito Empresarial Mariscal Jorge Robledo. Asamblea Departamental de Antioquia, marzo de 2009.
Algunas publicaciones destacadas: "Bases Mínimas para un Programa de Generación de Empleo en las Zonas Mineras de los Departamentos de Tolima, Huila, Antioquia y Caldas", Revista de la Cámara de Comercio de Ibagué, Separata Especial, 1971; "Ocurrencias Minerales del Dpto. de Caldas", Ingeominas, 1971; El Carbón: Una Solución a la Crisis del Sector Eléctrico Colombiano. II Congreso Colombiano de la Industria del Carbón, Santafé de Bogotá, noviembre de 1992; Desarrollo Integral de los Carbones Antioqueños. II Congreso Nacional de Ciencia y Tecnología del Carbón, Cali, noviembre de 1993; Ingeniería y Desarrollo Nacional, 2004. Estado Actual de la Ingeniería. Sociedad de Ingenieros y Arquitectos, Publicación Especial; El Ferrocarril de Antioquia, obra de un pueblo y de dos grandes ingenieros, 2004. Sociedad Colombiana de Ingenieros y Arquitectos, Publicación Especial; La Crisis Energética Mundial: Una Oportunidad para Colombia. Facultad Nacional de Minas, Revista Dyna No 147, Noviembre de 2005; Geopolítica del Petróleo y Crisis Mundial, Revista Dyna No.156, Noviembre 2008; Tiempos de ingeniería y humanismo. Universidad Nacional de Colombia, 2018; Columnista del Periódico El Mundo de Medellín, desde 2012.


Palabras clave:Homo habilis  ingeniería  geología  habitat  arquitectura  historia  geopolítica  José Hilario López Agudelo  

Actualizado ( Martes, 29 de Mayo de 2018 19:34 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy25053
mod_vvisit_counterAyer62315
mod_vvisit_counterEsta semana25053
mod_vvisit_counterSemana precedente497911
mod_vvisit_counterEste mes1922063
mod_vvisit_counterMes precedente2540693

We have: 670 guests, 14 bots online
Tu IP es: 54.80.198.173
 , 
Hoy es el 24 de Jun de 2018