La pluma dice lo que el hombre calla...

22 febrero 2018 - 08:56
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Cultura Literatura


La bicicleta de humo

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Koldo Campos SagasetaSe acercaba a los cien y, mi madre, tal vez por celebrar el centenario a su manera, en los duermevelas de las tardes hilvanaba lamentos que, con frecuencia, se las ingeniaba para transformar en exigencias y, dependiendo del tedio, de las luces y sombras que hubieran acompañado al día y, sobre todo, de las ganas de joder, hasta podía derivar en llanto.

Ausente, como si no fuera con ella el fragor de su memoria trajinando episodios nacionales, hurgaba recostada en el sofá alguna guerra patria a la medida de un pañuelo blanco perfumado en el que rendir las evidencias antes de seguir improvisando quejas, una detrás de otra, de tristeza en tristeza.

Solo regresaba a la tierra si le pasabas la mano por los hombros hablándole al oído. Cuando respondía le bastaban tres palabras para la explicación más exhaustiva. Y era su voz un acertijo, un imposible enigma, la cinco horizontal de un pendiente crucigrama, una sopa de letras.

Aquel día, mi madre, al regresar de la siesta no se limitó a interrumpir el silencio. Una vez expresó su queja, la enfatizó, la gritó y la siguió enarbolando, rueda tras rueda: “¡Quiero andar en bicicleta!”.

Hasta el día siguiente nadie pudo quitárselo de la cabeza y, en cualquier caso, tampoco iba a ser la única vez que nos volviera a aporrear el timbre con su demanda: “¡Quiero andar en bicicleta!”

Nunca ninguno de sus 5 hijos fuimos testigos de sus rondas ciclistas. Ni siquiera tenemos constancia de que alguna vez haya habido en casa de mi madre una bicicleta. Si acaso un triciclo, un patín colectivo... pero no una bicicleta. Lo más parecido que le he conocido a mi madre fue una Singer en la que, dedal en ristre, pedaleaba los veranos como los inviernos pero, porque a esa edad hasta las fantasías son certezas, sé que la hubo, antes, mucho antes de que incorporase a su expediente el cargo de madre, cuando solo era Esther, y que no era de humo.

(Euskal presoak-euskal herrira)

 

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_13528.jpg

Koldo Campos Sagaseta, Columna Cronopiando para La Pluma, 6 de junio de 2016

Editado por María Piedad Ossaba

Juan Carlos (Koldo) Campos Sagaseta de Ilúrdoz es poeta y dramaturgo. Nacido en Iruñea /Pamplona (Euskal Herria/País Vasco) el 14 de abril de 1954, se nacionalizó dominicano en 1981, país en el que vivió durante mucho tiempo, antes de volver al País Vasco en 2005. Laboró como corrector y columnista en el periódico dominicano El Nacional, donde publicaba la columna diaria Cronopiando. Publica actualmente en Gara (www.gara.net ) (País Vasco) así como en los periódicos digitales españoles www.rebelión.org , www.insurgente.org y en el periódico brasileño www.desacato.info .Colaborador de La Pluma.

Artículos de Koldo Campos Sagaseta publicados en La pluma

 

Palabras clave:la bicicleta de Humo  Koldo Campos Sagaseta  

Actualizado ( Martes, 14 de Junio de 2016 22:05 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy27075
mod_vvisit_counterAyer80363
mod_vvisit_counterEsta semana321277
mod_vvisit_counterSemana precedente473194
mod_vvisit_counterEste mes1598264
mod_vvisit_counterMes precedente2282091

We have: 810 guests, 21 bots online
Tu IP es: 54.159.30.26
 , 
Hoy es el 22 de Feb de 2018