La pluma dice lo que el hombre calla...

21 noviembre 2017 - 17:44
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Cultura Literatura


Prólogo al libro Canción de Entresiglos del revolucionario Guillermo Rodríguez

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Andres Figueroa CornejoBisLa dictadura no fue derrotada por un lápiz, pero podría serlo. Esa herramienta básica que, unida al deseo de decir, de contar, de exponer y de crear, se transforma en un arma letal contra la mentira, la sumisión, la resignación. Andrés Figueroa Cornejo ilustra con brío y belleza la obra de un escritor que tiene mucho que decir.

Guillermo Rodriguez Foto de Marucela Ramirez

En la foto, Guillermo Rodríguez, gentileza de Marucela Ramírez

Aquí me quedo

¿Quieres saber cómo se agrupan los átomos rebeldes? La libertad y su legión. La convicción, la idea en acción y con sentido, la trama profunda e insurgente. La dinámica amorosa abriéndose brecha en medio de la noche. Las traiciones y sus ejecutores; la ejecución brillante contra los traidores.

Canción de Entresiglos es un guión cinematográfico, un fresco de época, una narración prendida del realismo social, una novela de tesis e historicidad relampagueante, la escalada esperanzadora y el espanto y los fuegos.

Como existe la literatura de los pocos que mandan, también existe la letra dura y la centella de los tantos convocados a desintegrar la infamia. Toda opresión organiza su desenlace. Toda opresión en Chile y más allá, adquiere formas nuevas, y formas nuevas adquiere su resistencia y promesa de superación.

Las palabras reunidas por Guillermo Rodríguez toman fuerte el corazón y la cabeza hermana de su corazón. Le hablan a usted, a los de antes que no se han ido, a quienes enhebran tercamente y ahora lo único que ofrece sentido al amor, a la vida y a la muerte: el combate viejo frente a la sumisión.

Capture_cancion_de_entresiglos

No se trata sólo de un relato de historias cruzadas que convergen rítmicamente; de un libro de preguntas actualizadas o respuestas redescubiertas. Si la verdad es la realidad y la realidad es dialéctica y concreta, entonces Canción de Entresiglos es una versión realista, verdadera, de los protagonistas sin nombre que, como un destello en las sombras, sabotean el orden del poder. Con incertidumbre, dudas que arden, críticas y autocríticas. ¿Puede ser de otro modo desde que la primera persona, esa conciencia remota de la humanidad en la noche de los tiempos se plantó inéditamente frente al primer amo de la comunidad y balbuceó un No?

El último medio siglo de Chile, de pueblos combinados, de mestizaje, transita mediante personajes sometidos a transformaciones dolorosas y felices, complejas, abruptas, cruciales.

Ante todo, la mujer. Independientemente de su generación, la mujer. Espuma y armadura; sabiduría y audacia; vanguardia, cumbre y regazo. Decisiva y decidora. Palabra y acto. Potencia práctica resuelta en libertadora.

Sin embargo, en las páginas venideras no hay caricaturas. No existen estereotipos ni maquetas. Los acontecimientos funcionan justificando plenamente las acciones de los personajes, y los personajes se conducen estructurando coherentemente los acontecimientos. Adoptando la forma de una obra musical clásica, los movimientos del relato están formulados secuencialmente como Preludio, Tocata, Intermezzo, Sonata y Fuga. A ratos parece una trama fílmica, la propuesta óptima para un largometraje.

Quien no esté familiarizado con el mundo de la historia reciente de la izquierda chilena, es posible que pierda algunos guiños directos respecto de hechos y sujetos provenientes de la realidad política. Guillermo Rodríguez no es únicamente un conocedor y actor exhaustivo de la política chilena, y en particular, de la izquierda revolucionaria, sus rupturas, interdictos, debacles, patologías y valores. Sabe bien del comportamiento de la minoría enemiga de los intereses organizados de los pueblos.

Esto es, sabe muy bien que el poder es capaz de recurrir a todos los medios a su alcance, precautoriamente o como reacción ante las iniciativas populares, para intentar aniquilar a la disidencia consecuente o latente. Aquí se funde realidad y ficción de manera pedagógica. Las lecciones son claras para los luchadores sociales: jamás subestimar al enemigo y, a la vez, en los asuntos de este mundo no hay destino, determinismos de ninguna especie, ni fórmulas, ni imposibles.

Asimismo, y venido de la propia historia política chilena, no será la cuadratura institucional impuesta por la opresión el lugar privilegiado donde los pueblos librarán sus luchas estratégicas. Pero ello no significa la condena de los empeños insurrectos a una suerte de resistencia eterna.

Junto a la convicción antipatriarcal, el ecosocialismo, el internacionalismo de los de abajo, la crítica al relato posmoderno y a los manuales atemporales de cómo hacer revoluciones; la novela integra virtuosamente la voluntad independentista del pueblo nación mapuche.

Una obra que ofrece preguntas es mucho más actual y eficaz que otra que arriesga las mismas respuestas que no nos han permitido emanciparnos.

Ante la transformación del ser en tener, y del tener en parecer; ante la espectacularización de la mercancía y su topografía y ordenamiento monumentalizado, ante las nuevas y las viejas formas de la alienación y del disciplinamiento social, la novela de Guillermo postula un ‘otro lugar’; un tiempo-espacio donde la lucha social y sus individualidades sí, efectivamente, le salen al paso a la continuidad pasiva de la reproducción de las relaciones sociales capitalistas.

Frente al miedo a la libertad anclada en la república del silencio mediante las estrategias del poder producidas premeditadamente por la falsa consciencia, por la comodidad del embotamiento fatalista y contemplativo, por la naturalización incuestionable del enlace amo/esclavo, Canción de Entresiglos rebate, recrea las posibilidades de su derrumbe, nos dice en distintos momentos que la vida está en otra parte.

Contra toda ilusión, el relato no fetichiza a la juventud como el sujeto puro y exclusivo que superará las opresiones realmente existentes. Las generaciones diversas se condicionan mutuamente para la transformación necesaria. La hebra contradictoria de la historia se desenvuelve, colaborándose tras un objetivo que demanda el concurso del devenir ampliado de todo un pueblo.

Aquí me quedo. Con los de abajo y sus intereses reprimidos por los pocos que mandan. Con las debilidades nuestras y con nuestras luces. Con la incertidumbre y las preguntas por resolver en la práctica que se vuelve teoría y nuevamente práctica.

Aquí me quedo. En la risa con sentido y en el dolor profundo que el combate cotidiano frente al capital provoca que un día sea distinto que el otro. Aquí me quedo. Tan lejos de la institucionalidad y sus ficciones, y tan cerca de la promesa de la creación de las fuerzas propias blindadas con proyecto y proyección, con ejército rebelde, mestizo y popular, con la imaginación política que jamás se resigna a un orden de cosas cuyos límites ya muestran hace tanto su dentadura podrida e inhumana y que hoy por hoy, sin exageraciones apocalípticas, amenaza por segundo la supervivencia de las especies y del planeta.

Andrés Figueroa Cornejo 

Publicado en Politika

Editado por María Piedad Ossaba

Artículos y entrevistas de Andrés Figueroa Cornejo publicados por La Pluma

_____________

Chile. Se presenta novela “Canción de entresiglos” del revolucionario Guillermo Rodríguez, “El Ronco” / Oct 31

Canción de entresiglos es el quinto trabajo narrativo de Guillermo Rodríguez Morales. Su nueva novela será  presentada oficialmente el 31 de octubre a las 18.00 horas en la sede de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), ubicada en Alameda 1603, esquina Tucapel Jiménez, metro Los Héroes, Santiago. La presentación y comentarios estará a cargo del periodista Andrés Figueroa Cornejo y de Consuelo Sepúlveda, Psicóloga y Militante del Frente de Trabajadoras y Trabajadores por el Socialismo, quienes serán acompañados musicalmente por Valerie Madariaga y Joaquín Figueroa.

La pluma de Guillermo Rodríguez comenzó su travesía tras las rejas y en plena dictadura militar, cuando el autor se encontraba recluido cumpliendo su segundo periodo de prisión, allá por los años ochentas. Es ahí donde comienza la gesta poética del autor, la que luego dio paso a la novela y la literatura testimonial.

Este nuevo escrito recorre dos mundos anclados en siglos distintos, pero unidos por la lucha común e inquebrantable por un mundo mejor. En sus páginas habitan dos generaciones de luchadores sociales que comparten una misma mirada y anhelo. Por un lado, nos encontramos a los héroes y heroínas anónimos de la lucha contra la Dictadura Militar y, por otro, las nuevas generaciones emergentes del siglo XXI, que con distintos tonos, lenguajes y acciones, intentan retomar el camino revolucionario inconcluso dejado por sus padres y abuelos.

Como todo su trabajo testimonial y narrativo, Guillermo Rodríguez nos invita a recorrer una novela social y política desde la memoria y las luchas emancipatorias que le ha tocado vivir en primera persona. Esta vez, su historia, así como las de otros y otras, se entrecruzan con una ficción tan bien construida y estructurada que hace difícil distinguir y separar los hechos reales de la pluma imaginativa del autor. La novela – presentada a modo de una pieza clásica de música docta – conjuga la nostálgica y épica historia reciente, con los nuevos actores y métodos represivos del nuevo siglo.

El relato vertiginoso da cuenta de los militantes del siglo pasado (de los buenos y los no tanto), de sus luchas, derrotas y el encuentro natural y necesario con una nueva camada de  jóvenes que retoman las luchas que quedaron ancladas en la porfiada memoria de una canción de entresiglos.

Pequeña Biografía del autor

Guillermo Rodríguez Morales, 65 años. Nació en Santiago, comuna de Quinta Normal. Estudió en la Escuela Pública 94 y termina su enseñanza básica en la Escuela El Pinar. Sus estudios secundarios los realiza en el Liceo 10, actualmente Confederación Suiza.

Cursa un semestre en Arquitectura y abandona por tareas políticas. Trabaja desde los 12 años en diversos oficios. Ingresa al MIR en 1968 y milita hasta 1989. Participa en la Unidad Operativa Brigada Secundaria (1968-69), Unidad de Información GPM1 (69-70), en la llamada Tropita del GAP (70-72), Cordón Cerrillos (72-73). Detenido 14 Septiembre del año 73 y bajo Consejo de Guerra (1974), es condenado a 23 años de presidio. En 1975 la pena es conmutada por exilio, viajando a Canadá.

Regresa clandestino a Chile a finales de 1978, formando parte de la Fuerza Central del MIR hasta 1979, cuando asume la dirección de las Milicias de la Resistencia en Santiago.

Participa de diversas acciones y es detenido nuevamente el 16 de Agosto de 1981. Sometido a un segundo Consejo de Guerra, es condenado a presidio perpetuo. En cautiverio, es envenenado en noviembre del mismo año. Sobrevive al atentado de los servicios de seguridad del régimen y es recluido en diversos hospitales hasta 1983, que regresa a la Penitenciaria y luego a la ex Cárcel Publica.

En 1992 sale en libertad y continúa durante 10 años con control de Gendarmería. Se desempeña en una Escuela Taller dedicada a entregar oficios a jóvenes hasta el año 2000. Asume la Dirección del Centro de Desarrollo Económico y Productivo de la  Municipalidad de Cerro Navia, cargo que desempeña hasta 2008.

Trabaja en la Municipalidad de Pedro Aguirre Cerda en la Oficina de Fomento Productivo hasta 2010, año en que es hospitalizado y sufre diversas operaciones. Actualmente se dedica a la escritura y a la artesanía de manera independiente.

Guillermo Rodríguez  comienza su carrera como escritor el año 1983, estando prisionero y condenado por un Consejo de Guerra a presidio perpetuo. Ese mismo año, gana el concurso “Benjamin Maloise”, organizado por la SECH y el Centro Cultural Mapocho. Su primer libro de poesía “De barrotes y barricadas” es editado en Suecia en 1985. En el año 1991, editorial LOM publica su primera novela “Haceldama campo de sangre”. Luego de salir en libertad, en 1992, continua su incesante labor de escritura, lo que se traduce en la novela “Hacia el final de la partida” (LOM- 2008). Dos años después escribe su primer libro testimonial, titulado “De la brigada secundaria al Cordón Cerrillos”, le sigue su siguiente trabajo en la misma línea, bajo el nombre “Destacamento Miliciano José Bordáz”.

Fuente: Kaos Chile

 

 


Palabras clave:Canción de Entresiglos  Guillermo Rodríguez  dictadura  antifacismo  Chile  cultura  lucha de clases  pueblo en lucha  democracia representativa en crisis  Andrés Figueroa Cornejo  

Actualizado ( Lunes, 13 de Noviembre de 2017 21:48 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy58527
mod_vvisit_counterAyer68453
mod_vvisit_counterEsta semana193173
mod_vvisit_counterSemana precedente579353
mod_vvisit_counterEste mes1636809
mod_vvisit_counterMes precedente2663241

We have: 1051 guests, 1 members, 52 bots online
Tu IP es: 54.225.36.143
 , 
Hoy es el 21 de Nov de 2017