La pluma dice lo que el hombre calla...

25 febrero 2018 - 11:58
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Cultura Educacion


Colombia: Guadalupe Salcedo Unda, sin olvido

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

aut_3592BisMemoria histórica

Este año se conmemorá el 59 aniversario de la muerte del  legendario jefe guerrillero liberal de los Llanos Orientales Guadalupe Salcedo Unda. Su muerte continua impune

La iglesia de Santa Ana, en Teusaquillo, solo podía albergar a 300 feligreses, y ese 9 de junio de 1957, en la misa  por el alma de Guadalupe Salcedo más de cinco mil personas ocupaban todos sus alrededores.

No había pasado un mes de la caída de la dictadura de Rojas Pinilla, y el legendario comandante guerrillero Guadalupe Salcedo Unda, llamado el Capitán, era asesinado junto  con uno de sus fieles escoltas el 6 de junio de aquel año en una cantina al sur de Bogotá.

Una patrulla policial que los había conminado a salir con las manos en alto, como en efecto lo hicieron, le disparó sin ningún miramiento. Nunca prosperó una investigación en serio a pesarde que se conocieron los nombres de los gendarmes. El país lo regía una Junta Militar de cinco generales tras la caída de Rojas.

Luego de la misa a la una de la tarde del 9, las cinco mil personas que acudieron a la iglesia de Santa Ana,  desfilaron su ira en el cortejo fúnebre hasta el Cementerio Central: quince cuadras de dolor y rechazo a la traición que sufriera  Guadalupe Salcedo, a quien no se le respetó la vida tras firmar la paz en los acuerdos de 1953 y ordenar la entrega de  las armas de más de cinco mil guerrilleros liberales. Con 30 años, contaba  ya con  el reconocimiento nacional como una forma de rechazo a la violencia sectaria de los chulavitas, los paramilitares de entonces, aupados por el Estado.

Septiembre 13 de 1953. Luciendo su casco de guerra, el máximo comandante de las guerrillas liberales de los Llanos, Guadalupe Salcedo Unda, hace entrega, en el sitio de Las Delicias, de su fusil ametralladora al comandante de las fuerzas militares, brigadier general Alfredo Duarte Blum.
El Tiempo – Foto de Franco.

Salcedo dirigió varias operaciones militares contundentes contra el gobierno conservador de Laureano Gómez,  como la toma de Orocué, Casanare. Una mañana de 1952, en el sitio conocido como El Turpial, tendió una emboscada a la unidad de infantería integrada por 200 hombres del ejército, que sufrió 96 bajas.

Jamás en todos estos años de violencia, ha tenido lugar un choque semejante con tantas pérdidas oficiales. El Ejército sufrió grandes reveses en la confrontación a manos de las guerrillas liberales de origen gaitanista, operaciones que comenzaron a condenar los jerarcas del partido tras su tímido apoyo inicial.

Un documento del conocido columnista de El Tiempo, Enrique Santos Montejo, Calibán, inédito hasta hoy y obtenido en los archivos de la Presidencia de la República por este investigador, da cuenta del rechazo que le produjo al periodista la toma de Orucué.  Aquella Danza de las Horas, como se llamaba la columna de opinión,  fue censurada, lo que motivo una airada carta de Santos al ministro de Gobierno de entonces, Ignacio Andrade y en la que enfatiza su rechazo a las guerrillas liberales.

Enrique Santos Montejo (centro, 1886-1971) con los nietos del Clan de El Tiempo;Enrique Santos Castillo (1917-2001) y Enrique Santos Calderón (1945), éste
último ex director de El Tiempo. Los otros Santos como el ex vicepresidente
Francisco y Juan Manuel Santos han sido jefes y o grandes accionistas del Imperio
mediático que "En Colombia pone y quita presidentes", como dice la gente común.

Guadalupe Salcedo, sin duda, fue el más aguerrido de los alzados en armas contra la violencia oficial iniciada en 1946 contra el pueblo liberal, todo gaitanista.

El líder llanero, quien naciera en 1924 en Paz de Ariporo en el seno de una familia ganadera,  de padre venezolano y una indígena de la región, empuño las armas a los 25 años y organizó,  con una estrategia que envidiarían los más experimentados mandos castrenses, a miles de combatientes que muy pronto se tomaron los Llanos orientales con golpes tan certero  como el ya citado de Orucué.

El 22 de julio de 1953, dos meses después del golpe de Estado de Rojas Pinilla que terminó la dictadura de Laureano Gómez,  las guerrillas liberales pusieron fin a sus operaciones militares. Atrás quedaban  sus dos grandes Leyes, entre ellas la Ley del Llano,  que habían promulgado en una zona que ya se mantenía como liberada: adelantar actividades de planificación de la producción en las zonas donde actuaban los frentes guerrilleros y la constitución de un Estado independiente de facto en el Llano.

Han pasado más 55 años del asesinato del Capitán y casi medio siglo de conflicto armado. Una guerra que asienta sus raíces en causas históricas que la explican claramente, pero que suelen olvidar quienes tienen las llaves de paz en su bolsillo.

Roberto Romero

Fuente: Centro de Memoria Histórica Paz y reconciliación, 6 de junio de 2014

__________

Como el estado colombiano asesinó al jefe guerrillero liberal y el papel sucio de El Tiempo

Carta de Calibán

Pasan los años y aún todos los llaneros recuerdan a su Capitán como lo muestra esta foto reciente de un campesino portando un retrato del legendario guerrillero liberal

Campesino con retrato de Guadalupe Salcedo

Un campesino con el retrato del legendario guerrillero
liberal de los Llanos, Guadalupe Salcedo.

Revelamos un pasaje inédito del comportamiento de El Tiempo contra las guerrillas liberales del Llano. Lea la carta confidencial de Enrique Santos Montejo, Calibán, al ministro de Gobierno de la dictadura de Laureano Gómez, Ignacio Andrade, del 20 de julio de 1952, pocos días después de la acción de los guerrilleros de los Llanos contra las tropas oficiales, que dejó un saldo de 96 soldados muertos, y que revela de cuerpo entero el comportamiento político del principal diario de Colombia.

La segunda hoja del facsímil de la carta de Santos Montejo al ministro.
Clique para agrandar la imagen

Julio 20. Día de la patria

Señor D. is (ministro) Ignacio Andrade

Ministro de Gobierno.

Muy estimado ministro y amigo:

Escribí anoche la Danza que en pruebas te incluyo. La escribí guiado únicamente por el deber de la pacificación… Además de la natural protesta contra la atroz masacre de los Llanos, incluí una desautorización definitiva e indignada de las actividades belicosas de los guerrilleros.

Naturalmente aludía a la violencia conservadora, porque no era equitativo increpar solo a los liberales. Si así lo hubiera hecho, mis palabras habrían carecido de autoridad. Tus censores, con una incomprensión fantástica, vetaron toda la Danza. Espero que confirme las promesas las promesas que has hecho, autorices su publicación ya. El Siglo de hoy grita que los liberales no condenan la masacre de los Llanos ni desautorizan a los guerrilleros. Y cuando yo trato de hacerlo, me lo impiden. Naturalmente El Siglo seguirá con el mismo tema.

Al presidente le dirijo una carta en este mismo sentido, y le pido que si tiene documentos que prueben la complicidad de liberales respetables en las actividades subversivas, publique sin reserva los nombres y ejerza sobre ellos la sanción del caso; yo afirmo que no hay tal. Que no se podrá deducir a ningún liberal de categoría el menor cargo en esta materia. Sería yo el primero en condenar al o a los que estimularan el desorden y la matanza. El problema de los bandidos es cosa aparte. Lo son todos los que operan en las márgenes del Magdalena y esa es una simple cuestión de policía, sin nexos ningunos con la política.

Septiembre de 1953. Guadalupe Salcedo, máximo comandante de las guerrillas del Llano, lee la noticia sobre la entrega de armas hecha en Tauramena por Eduardo Fonseca Galán. El Tiempo - Foto de Constantino Casasbuenas.

No sé si el cobarde atentado de que fue víctima la residencia de Roberto García Peña (director de El Tiempo, nota de este investigador) sea el principio de la política de vindicta y castigo proclamada por los periódicos conservadores. Si así fuere, mi estimado amigo, vamos camino del desastre total, del que no se libraran los conservadores. Aunque tú creas otra cosa.

Soy un pésimo mecanógrafo y un peor calígrafo, pero no quiero confiar esta carta, que es confidencia, a una secretaria. Sabrás excusar los errores de que esta plagada.

 

 

Quedo tu atento amigo,

(Aparece la firma de Enrique Santos Montejo).

Dick Emanuelsson

Fuente: Colombia Historia blog, 25 de junio de 2012

__________

"Por esa muerte, nuestra muerte, ¡pido castigo!”

La semilla de rebeldía sembrada por Guadalupe Salcedo, comandante de las guerrillas liberales de los Llanos, sigue germinando en la acción rebelde de los insurgentes de hoy, que claman por paz con justicia social, con derechos plenos para los excluidos de siempre

En la primera hora de la madrugada del pasado viernes 6 de junio, en inmediaciones de la avenida Primero de Mayo con Caracas, en un cruce de vías principales que separa los barrios Restrepo y San José de la capital de la República, fue acribillado a tiros, cuando salía de un bar, el legendario jefe guerrillero liberal de los Llanos Orientales Guadalupe Salcedo Unda.

Guadalupe Salcedo Unda, comandante de las guerrillas linerales de los Llanos

Las noticias de su muerte conmocionaron las filas de sus compañeros de armas que recientemente habían firmado una amnistía general bajo las promesas del gobierno que daría comienzo a un proceso de pacificación en el país. La Dirección Nacional Liberal lamentó la muerte del guerrillero, pero fuentes allegadas a los antiguos combatientes llaneros indicaron que Guadalupe Salcedo fue traicionado por la propia dirección liberal que lo había invitado a conversar a Bogotá para tenderle una celada criminal.

Guadalupe Salcedo. (centro) durante el proceso de reinserción.

Los Jefes de la guerrilla liberal del Llano aceptan el llamado del presidente Rojas Pinilla. Con el general Alfredo Duarte Blum, los comandantes Guadalupe Salcedo y Dumar Aljure. Foto - Banco Fotográfico Colombiano.

Guadalupe Salcedo momentos antes de entregarse

Guadalupe Salcedo, momentos antes de entregarse, con un grupo de sus hombres y sus armas. Foto Las 2 Orillas

Guadalupe Salcedo desmovilizacion

Título: Guadalupe Salcedo, El guerrero del Llano. En la fotograía aparece al frente de la desmovilización de 3.540 Guerrilleros del Llano que entregaron sus armas entre agosto y septiembre de 1953. Tres meses despues del golpe militar de Gustavo Rojas Pinilla. Uno de los pocos sobrevivientes de ese acontecimiento el Capitan Veneno, relató hace unos años, que todo se trató de un engaño, desde el mismo momento en que entregaron el fusil. Describe ese engaño de la siguiente manera: nos entregaron una bolsa de papel que contenía, una libra de fríjol, una camisa, un pantalón, unas quimbas, una caja de fósforos, un paquete de cigarrillos, una libra de azúcar, unos palillos y un sombrero de "pura paja". De acuerdo al testimonio del Capitan Veneno esta fue la peor humillación recibida. Después de la desmovilizacion, el gobierno los fue matando uno a uno. Fotografía reproduccion tomada de Revista para la Galería de la Memoria.

Guerrillas del Llano comandadas por Guadalupe Salcedo

A cambio de no levantarse en armas contra el Estado los insurgentes recibieron del gobierno militar de Rojas Pinilla la promesa de no ser perseguidos y una bolsa de papel con una libra de fríjol, un paquete de cigarrillos, fósforos, una camisa, un pantalón, un sombrero y unas cotizas. Foto Revista Cromos 1953

Las condiciones de su muerte confirman las versiones de la traición. Informaciones de prensa indican que Salcedo fue entregado por uno de sus escoltas, pero el prestigioso abogado Eduardo Umaña Luna ha declarado que el vehículo en que se transportaba Guadalupe Salcedo fue cerrado en su paso por varias patrullas de la policía. El líder rebelde se bajó con los brazos en alto, en señal de rendición, pero los uniformados dispararon en repetidas ocasiones, causándole la muerte de inmediato. Varios disparos perforaron sus manos abiertas y un proyectil se alojó en la frente del histórico guerrillero, lo que ratifica la versión del abogado Umaña Luna.

En los anteriores términos, la opinión nacional conoció, hace 57 años, la noticia de la muerte del comandante de los ejércitos llaneros Guadalupe Salcedo.

Varios historiadores coinciden en señalar que Salcedo nació en la vereda Los Chorros, del municipio de Tame, en Arauca, en 1922. Hijo de un agricultor y una mujer indígena, estuvo desde siempre vinculado a los intereses de la tierra en Colombia. Otros historiadores dicen que el líder rebelde nació en Boyacá, e incluso algunos le atribuyen un origen venezolano. Pero la versión más cierta apunta a su origen araucano.

Desde sus primeros años de vida, el joven José Guadalupe, su nombre de pila, mostró un espíritu rebelde. Además, por la presencia de tropas regulares del ejército y de guarniciones militares, reveló simpatías por la milicia. El historiador y profesor de la Universidad Distrital Orlando Villanueva, en una obra suya de reciente impresión sobre la vida del insurgente, dice que la primera emboscada de Guadalupe Salcedo a la policía, cuando el muchacho tendría diez o doce años, fue en una calle del pueblo, cuando llamó provocadoramente a los uniformados y los atacó con limones y tomates.

El buen bandido

Por la naturaleza del hombre llanero en esa época, era frecuente que los muchachos, desde jóvenes, se enrolaran en actividades delincuenciales, especialmente el cuatrerismo. Guadalupe Salcedo no fue ajeno a esta práctica. Más que eso, adquirió rápidamente una gran destreza para transportar las reses, muchas de ellas con destino a Venezuela, donde las pagaban a buen precio.

La actitud del muchacho lo llevó a enfrentarse con latifundistas, ganaderos y policías. En varias ocasiones fue puesto en prisión. Cuando alcanzó notoriedad como bandido, algunos ganaderos pusieron precio a su cabeza y contrataron a expertos tiradores para que le dieran de baja. Guadalupe sobrevivió a esto.

En sus días de prisión fue objeto de maltratos, torturas y humillaciones, y a su salida, con un mayor nivel de rebeldía, se dio a la tarea de organizar de manera más coordinada su actividad como bandido. Ya entonces, simpatizaba con los reclamos de los humildes, de los campesinos sin tierra, y evolucionó hasta convertirse en una especie de Robin Hood, que quitaba a los ricos para dar los pobres.

Superioridad guerrillera

Las presiones de gamonales y militares continuaron y Guadalupe Salcedo se transformó en un guerrillero liberal. En esta condición y debido a sus habilidades, pese a no tener una cultura política importante, el hijo de Tame se convirtió en un hábil estratega militar. Tanto que algunos oficiales reconocieron la superioridad de los rebeldes en el combate. Así libró importantes batallas, en las que propinó demoledores golpes a las tropas y liberó tierras que entregó a los campesinos.

Vino el gobierno de Rojas Pinilla que, con la consigna de ‘paz, justicia y libertad’, ofreció una amnistía general a los guerrilleros y propiciar un ambiente de paz en la nación. Guadalupe, que para entonces tenía contactos con la dirección nacional de su partido, consultó los términos de la entrega, que se produce a mediados de 1953.

El líder guerrillero, por iniciativa del general Rojas Pinilla, se convierte en gestor de paz. Pero Salcedo Unda ve que la paz no llega. Los bombardeos a los campesinos de Villarrica y Sumapaz se incrementan y en el antiguo guerrillero de los Llanos crecen la incertidumbre y el escepticismo.

Recibe una invitación de prominentes figuras liberales para que viaje a Bogotá, lo invitan a un conocido club de la ciudad, le brindan whisky por montones, hasta que logran emborracharlo junto a sus hombres de confianza. Este fue el escenario propicio para el crimen, que los colombianos ya conocen.

En tierra fértil

Los terratenientes, en contubernio con miembros de la dirección liberal, fraguaron el magnicidio. Esta ha sido práctica constante entre las clases dominantes. Juan Manuel Santos, sin asomo de grandeza alguna, ordenó asesinar a Alfonso Cano, que lideraba en ese momento el proceso de conversaciones de paz con las FARC-EP. Y al líder guerrillero Jorge Briceño, lo bombardeó mientras dormía. Son las proezas de los ‘héroes de la patria’.

La simiente sembrada por Guadalupe Salcedo germinó en tierra fértil. No todos los antiguos guerrilleros del Llano se entregaron ni creyeron en las promesas del dictador. Otros hombres continuaron y la lucha brotó, al poco tiempo, en El Pato, Guayabero, Riochiquito y toda la región del Sumapaz. Hoy los guerrilleros no son un ejército de campesinos analfabetas. Son un ejército del pueblo, liderado por estrategas a quienes cabe el país en la cabeza, y luchan por soluciones democráticas, no solo en lo relativo al problema de la tierra, sino a la construcción democrática de una nación.

Las nuevas generaciones de guerrilleros no hablan de rendiciones, de entrega de armas; hablan de transformaciones sociales. Y esa larga tradición insurgente, que iniciaron hombres como Guadalupe Salcedo, se transformó en el acervo revolucionario de la que es hoy la guerrilla más antigua de América. El crimen de Guadalupe Salcedo quedó en la impunidad. Debería, como otros magnicidios, ser declarado crimen de lesa humanidad. Y decir, con Neruda, “por esos nuestros, nuestros muertos, pedimos castigo”.

Alberto Acevedo

Fuente: Voz, 18 de junio de 2014

Lea en La Pluma:

Colombia: El asesinato de Guadalupe Salcedo: imaginarios alrededor de la pacificación y la muerte


 

Palabras clave:Colombia  1953  acuerdos  Guadalupe Salcedo  magnicidio  Ariporo  violencia oficial  Casanare  centro  campesinosColombia  guerrilleros  Laureano Gómez  ley  Enrique Santos Montejo  El Tiempo  guerrillas liberales  llano  Orocue  Memoria histórica  Junta militar  olvido  país  paz  reconciliación  

Actualizado ( Jueves, 03 de Marzo de 2016 14:51 )  

Otros artículos relacionados

Colombia : Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños...   

 Colombia: Manifiesto por la paz, hasta la última gota de nuestros sueños

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos... Leer / firmar manifiesto

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy37536
mod_vvisit_counterAyer85641
mod_vvisit_counterEsta semana37536
mod_vvisit_counterSemana precedente518459
mod_vvisit_counterEste mes1832982
mod_vvisit_counterMes precedente2282091

We have: 716 guests, 6 bots online
Tu IP es: 54.196.215.69
 , 
Hoy es el 25 de Feb de 2018