Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online
Inicio Articulos Cultura Educacion


¿Somos árabes?

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

aut_2217Bis1Me lo he pensado mucho antes de escribir este artículo por dos motivos. En primer lugar por el título, porque el pronombre empleado hace referencia a un grupo. ¿Acaso puedo escribir sobre nosotros? ¿Y quién es ese nosotros si ponemos en tela de juicio nuestra identidad? El nosotros tendría que ser sustituido por un yo para ser correctos. Pero si me pregunto si soy árabe, como era mi intención al principio, esto elimina el factor de la duda sobre la identidad colectiva. Parece como si el individuo quisiese salirse de su identidad, mientras que el objetivo es plantear la pregunta sobre esta misma identidad.

En segundo lugar, por el término “árabes”. ¿Es pertinente dudar hoy de la identidad árabe mientras vemos como se desintegra y se derrumba a manos de grupos sectarios, tiranos y ricos de nuestro convulso tiempo?

A pesar de mis dudas he decidido plantear mi pregunta. Somos testigos desde hace décadas de la decadencia del significado de arabidad, una arabidadque primero ha sido convertida en un juguete en manos de tiranos, antes de haber sido destruida por corrientes fundamentalistas. Las naciones que surgieron después de la Primera Guerra Mundial pierden su legitimidad ante el crecimiento de los bárbaros grupos sectarios, incluso Palestina, que ha sido el vínculo existencial entre los árabes, denostados a manos de tiranos.

Mi pregunta me resulta extraña.  He crecido a orillas de la lengua, la historia, la poesía y la prosa árabes, desde las novelas de Yoryi Zidan pasando por ‘Diwan al-Hamasa’ de AbiTamam y de la poesía de Imru al-Qais a los cuentos de Sherezade. Cuando la derrota en la Guerra de los Seis Días hizo mella en nuestra conciencia árabe y puso en evidencia la fragilidad de los cimientos levantados por los oficiales sobre los restos del pensamiento panarabista, vino Palestina y su causa a curar las heridas y darle al panarabismo un significado ético y combativo. Pero mi generación, mientras nos precipitábamos a abrazar la alternativa palestina,pasó por ver cómo Palestina hizo que nos diéramos de bruces con nuestros profundos problemas sociales. El Septiembre Negro de 1970 supuso el inicio de las preguntas, seguido rápidamente por el estallido terrible de la larga guerra civil libanesa en 1975. Con la ocupación israelí de Beirut en 1982 y su consiguiente retirada de las destructivas guerras internas, comenzó la ‘guerra de los campos de refugiados’ y Palestina descubrió que estaba sola, convirtiéndose el grito “estás solo” en emblema para todos los árabes al quedarse sin un liderazgo tras la derrota en la Guerra de los Seis Días.

Cuando echamos la vista atrás, desde un mar de sangre y de dolor en el que el levante árabe se ahoga, descubrimos que lo que queda de arabidad es su realidad literaria. Los creadores de la Nahda (el renacimiento), o lo que entendemos hoy por la Nahda, fueron un colectivo de lingüistas y literatos tales como Ahmad al-Shidiaq, Bader Shaker al-Sayyab, Mahmud Darwish, Nayib Mahfuz… El camino del levante oriental estaba condenado a un único ritmo, el de la literatura, que intentó encarnar lo árabe en la lengua y en la producción artística, mientras que en el resto de campos tales como la política, el pensamiento filosófico y social, el panarabismo fue presa del romanticismo de Michel Aflaq y de Zaki al-Arsuzi o de las oraciones de MahmudAlhuseiri y del pensamiento influenciado por el fascismo, lo que permitió a los oficiales estirar su significado y convertir la vida de los árabes en una pesadilla de retórica y represión que alcanzó su cota con el trágico fracaso del nasserismo en la contienda bélica de 1967.

El nasserismo, con sus herederos, se disolvió en patéticas formas caricaturescas llegando la era saudí, quien condujo el liderazgo del mundo árabe al abismo ¡y combatió la arabidad en nombre del islam!

Con la disolución de la arabidad de los oficiales tuvo lugar algo parecido con los proyectos nacionalistas regionales que estaban enfrentados con lo árabe, como el nacionalismo libanés basado en el mito fenicio, o el nacionalismo egipcio faraónico o el nacionalismo geográfico sirio. Con la caída del panarabismo cayeron también estas llamadas nacionalistas más pequeñas. Los estados se desintegraron a nivel sectario y religioso, y en lugar de convertirse el país en un estado nación, los países colapsaron y las naciones se desintegraron aumentando las llamadas a la división convirtiéndose el oriente árabe en el escenario de juego del viejo y nuevo colonialismo.

La imagen del árabe osciló entre la nostalgia por el pasado perdido y la vida en un presente roto. Abrimos la ventana del pasado para huir del presente, pero en lugar de los liberadores Saladino o Baibars, nos vino lo contrario, los que abrieron el camino a los mamelucos a corrientes fundamentalistas. Caímos muertos y presos a manos de Gengis Kan y Tamerlán y vimos hordas de nuevos mongoles arrasando con nuestros países, convertidos en un agujero negro de sectarismo y fundamentalismo.

Buscamos la imagen de lo árabe y sólo encontramos“sal que se amontona en las ciudades de sal”1, o sectas gobernadas por extranjeros, o fuerzas de ocupación israelíes, o estadounidenses, o rusas, o iraníes, o turcas que dividen nuestros países a fuego y dibujan las fronteras según sus intereses.

Ya nadie tiene una identidad nacional en los países árabes, ni si quiera  quienes en países como Egipto, Líbano o Iraq aseguran que su identidad todavía es fuerte. Saben que están viviendo una fragmentación sectaria e ideológica, y saben que mienten.

Los israelíes han denominado a los palestinos de 1948 como árabes israelíes para evitar que se los llame palestinos. Quizás los únicos árabes que quedan hoy sean los palestinos en su continua desgracia, no por la superioridad palestina en la formación de su identidad, sino porque su enemigo ocupante ha hecho que se olviden de sus pequeñas identidades. Lo que más temor nos infunde a día de hoy es que el fuego de las pequeñas identidades árabes arrase con ellos, acabando así con su lucha.

La crisis de identidad árabe adopta hoy la forma del desastre que acampa en la tierra de los árabes. El panarabismo, a pesar de todo, fue la única posibilidad que tenía nuestra región de superar el pasado otomano y el pesado legado colonial, sin embargo no fue capaz de cristalizar los mecanismos de eseavance y los requisitos intelectuales, políticos, económicos y sociales, cayendo así presa de sí misma, antes de caer presa de sus enemigos. Su incapacidad para afrontar la continua Nakbafue el indicador de su ineptitud para crear un ejército moderno que defendiese la nación, limitándose los ejércitos a la protección de las instituciones opresoras y al sometimiento de la sociedad.

Pero somos árabes, porque no podemos ser otra cosa, a no ser queaceptemos por nosotros mismos la humillación y aceptemos ser esclavos de las fuerzas extranjeras coloniales que nos manipulan.

Si así fuese, implicaría la necesidad de redefinir el significado de panarabismo como vínculo cultural, político y económico que sólo podrá renovarse a través de la libertad y la democracia. Una arabidad plural, abierta a la diversidad  lingüística y cultural, basada en la ciudadanía, la igualdad y la secularización del estado, en la que su horizonte sea la libertad y la independencia.

Desde aquí podemos empezar, rompiendo definitivamente con el panarabismo  tirano, romántico y fascista, tratando de re-crear naciones, a pesar del sufrimiento, del dolor y de la desesperación.

N. d. l. T
[1] Referencia a la pentalogía de Abderramán Munif "Ciudades de sal".

Elias Khoury إلياس خوري

Original: هل نحن عرب؟

Fuente : Tlaxcala, 16 de febrero de 2018

 

Artículos de Elias Khoury publicados por La Pluma

 



Palabras clave:Árabes  Elias Khoury  

Actualizado ( Miércoles, 21 de Febrero de 2018 20:58 )  

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy32224
mod_vvisit_counterAyer68736
mod_vvisit_counterEsta semana406682
mod_vvisit_counterSemana precedente626607
mod_vvisit_counterEste mes1805781
mod_vvisit_counterMes precedente2540693

We have: 570 guests, 7 bots online
Tu IP es: 54.166.160.105
 , 
Hoy es el 22 de Jun de 2018